honorar

(redireccionado de honoré)
Búsquedas relacionadas con honoré: Honoré de Balzac

honorar

 
tr. Honrar, ensalzar.

honorar


Participio Pasado: honorado
Gerundio: honorando

Presente Indicativo
yo honoro
tú honoras
Ud./él/ella honora
nosotros, -as honoramos
vosotros, -as honoráis
Uds./ellos/ellas honoran
Imperfecto
yo honoraba
tú honorabas
Ud./él/ella honoraba
nosotros, -as honorábamos
vosotros, -as honorabais
Uds./ellos/ellas honoraban
Futuro
yo honoraré
tú honorarás
Ud./él/ella honorará
nosotros, -as honoraremos
vosotros, -as honoraréis
Uds./ellos/ellas honorarán
Pretérito
yo honoré
tú honoraste
Ud./él/ella honoró
nosotros, -as honoramos
vosotros, -as honorasteis
Uds./ellos/ellas honoraron
Condicional
yo honoraría
tú honorarías
Ud./él/ella honoraría
nosotros, -as honoraríamos
vosotros, -as honoraríais
Uds./ellos/ellas honorarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo honorara
tú honoraras
Ud./él/ella honorara
nosotros, -as honoráramos
vosotros, -as honorarais
Uds./ellos/ellas honoraran
yo honorase
tú honorases
Ud./él/ella honorase
nosotros, -as honorásemos
vosotros, -as honoraseis
Uds./ellos/ellas honorasen
Presente de Subjuntivo
yo honore
tú honores
Ud./él/ella honore
nosotros, -as honoremos
vosotros, -as honoréis
Uds./ellos/ellas honoren
Futuro de Subjuntivo
yo honorare
tú honorares
Ud./él/ella honorare
nosotros, -as honoráremos
vosotros, -as honorareis
Uds./ellos/ellas honoraren
Imperativo
honora (tú)
honore (Ud./él/ella)
honorad (vosotros, -as)
honoren (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había honorado
tú habías honorado
Ud./él/ella había honorado
nosotros, -as habíamos honorado
vosotros, -as habíais honorado
Uds./ellos/ellas habían honorado
Futuro Perfecto
yo habré honorado
tú habrás honorado
Ud./él/ella habrá honorado
nosotros, -as habremos honorado
vosotros, -as habréis honorado
Uds./ellos/ellas habrán honorado
Pretérito Perfecto
yo he honorado
tú has honorado
Ud./él/ella ha honorado
nosotros, -as hemos honorado
vosotros, -as habéis honorado
Uds./ellos/ellas han honorado
Condicional Anterior
yo habría honorado
tú habrías honorado
Ud./él/ella habría honorado
nosotros, -as habríamos honorado
vosotros, -as habríais honorado
Uds./ellos/ellas habrían honorado
Pretérito Anterior
yo hube honorado
tú hubiste honorado
Ud./él/ella hubo honorado
nosotros, -as hubimos honorado
vosotros, -as hubísteis honorado
Uds./ellos/ellas hubieron honorado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya honorado
tú hayas honorado
Ud./él/ella haya honorado
nosotros, -as hayamos honorado
vosotros, -as hayáis honorado
Uds./ellos/ellas hayan honorado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera honorado
tú hubieras honorado
Ud./él/ella hubiera honorado
nosotros, -as hubiéramos honorado
vosotros, -as hubierais honorado
Uds./ellos/ellas hubieran honorado
Presente Continuo
yo estoy honorando
tú estás honorando
Ud./él/ella está honorando
nosotros, -as estamos honorando
vosotros, -as estáis honorando
Uds./ellos/ellas están honorando
Pretérito Continuo
yo estuve honorando
tú estuviste honorando
Ud./él/ella estuvo honorando
nosotros, -as estuvimos honorando
vosotros, -as estuvisteis honorando
Uds./ellos/ellas estuvieron honorando
Imperfecto Continuo
yo estaba honorando
tú estabas honorando
Ud./él/ella estaba honorando
nosotros, -as estábamos honorando
vosotros, -as estabais honorando
Uds./ellos/ellas estaban honorando
Futuro Continuo
yo estaré honorando
tú estarás honorando
Ud./él/ella estará honorando
nosotros, -as estaremos honorando
vosotros, -as estaréis honorando
Uds./ellos/ellas estarán honorando
Condicional Continuo
yo estaría honorando
tú estarías honorando
Ud./él/ella estaría honorando
nosotros, -as estaríamos honorando
vosotros, -as estaríais honorando
Uds./ellos/ellas estarían honorando
Ejemplos ?
Description de la fête du 3 juin, par Marie-Olympe de Gouges, París, société typographique aux Jacobins Saint-Honoré, junio de 1792.
Eros fue descubierto el 13 de agosto de 1898 por Gustav Witt desde el observatorio Urania de Berlín, Alemania, e independientemente la misma noche por Auguste Honoré Charlois desde el observatorio de Niza, Francia.
La ciudad —capital de la Monarquía de Julio de Luis Felipe I— era el centro mundial de la cultura y muchos de los mayores artistas del mundo vivían allí: Victor Hugo, Honoré de Balzac y Heinrich Heine, entre los escritores.
Después de la muerte de su madre, vivió con su padre en un piso arriba de Pavillon des Singes en la calle Saint-Honoré, una pudiente área de París.
Dostoyevski terminó sus estudios de Ingeniería en 1843 y, después de adquirir el grado militar de subteniente, se incorporó a la Dirección General de Ingenieros en San Petersburgo. En 1844, Honoré de Balzac visitó San Petersburgo.
Nótese que los hermanos Grimm escribieron muchos cuentos que ya habían sido contados por Perrault, pero aun así, fueron tan importantes para este género literario, que André Jolles dijo al respecto: El fue pródigo en verdaderos maestros de la literatura: Nathaniel Hawthorne (1804-1864), Edgar Allan Poe (1809-1849), Henry Guy de Maupassant (1850-1893), Gustave Flaubert (1821-1880), Liev Nikoláievich Tolstói (1828-1910), Mary Shelley (1797-1851), Antón Chéjov (1860-1904), Machado de Assis (1839-1908), Arthur Conan Doyle (1859-1930), Honoré de Balzac (1799-1850), Henri Beyle "Stendhal" (1783-1842), José Maria Eça de Queirós (1845-1900) y Leopoldo Alas "Clarín" (1852-1901).
En 1810 Lagrange comenzó una revisión completa de la Mécanique analytique, pero sólo pudo completar unos dos tercios antes de su fallecimiento en 1813, acaecido en su casa parisina del 128 de la calle Saint Honoré (Faubourg).
En Europa el lesbianismo se convirtió en un tema casi exclusivo de la literatura francesa en el siglo XIX, basándose en la fantasía masculina y el deseo de impresionar los valores morales burgueses. Honoré de Balzac, en La chica de los ojos de oro (1835), usó el lesbianismo en su historia sobre tres personas que describía la degeneración de París, y lo repitió en La prima Bette y Séraphîta.
Kremer-Marietti, Angèle. L'Anthropologie positiviste d'Auguste Comte, Librairie Honoré Champion, Paris, 1980. Kremer-Marietti, Angèle.
Séneca es uno de los pocos filósofos romanos que siempre ha gozado de gran popularidad (al menos en la Europa continental; en el mundo anglosajón no fue sino hasta el siglo XX cuando la figura de Séneca se rescató del olvido), como lo demuestra el hecho de que su obra haya sido admirada y celebrada por algunos de los pensadores e intelectuales occidentales más influyentes: Erasmo de Rotterdam, Michel de Montaigne, René Descartes, Denis Diderot, Jean-Jacques Rousseau, Francisco de Quevedo, Thomas de Quincey, Dante, Petrarca, San Jerónimo, San Agustín, Lactancio, Chaucer, Juan Calvino, Baudelaire, Honoré de Balzac...
El movimiento realista está iniciado y representado entonces por Honoré de Balzac (La comedia humana) y Stendhal (Rojo y negro), que se imponen como tarea la descripción en sus obras de la estructura de la nueva sociedad francesa de su época.
"Quiero explicar cómo una familia, un pequeño grupo de seres humanos, se comporta en una sociedad, desarrollándose para dar lugar al nacimiento a diez o a veinte individuos que parecen, a primera vista, profundamente diferentes, pero que el análisis muestra íntimamente ligados los unos a los otros", dirá Zola en el prefacio de la primera novela de la saga, que sigue, aunque solo en parte, el modelo de Honoré de Balzac en la Comedia humana.