Ejemplos ?
Por ejemplo, cuando se asienta los miles de niños que eran sacrificados cada veinte días en sus fiestas, o mitotes, en gratitud a los ciclos de la naturaleza, se sobre interpreta, pues “niños” era el nombre de cariño o reverencial con el que se designaba a los teonanacatl u hongos “alucinantes”, por lo cual, lo ingerido en esta comunión prehispánica eran los vegetales así nombrados y no seres humanos: carnita de energía; afectivamente “pipiltzin”: reverendos niños y mejor: teopiltzin: hijo del Teotl.
No se diría sino que en el siglo xvii, en que la educación de la mujer estuvo descuidadísima, porque tal era la condi- ción sociológica de nuestros pueblos todos, tuvimos, en Amé- rica, epidemia de pM etisas anónimas. Húbolas entre nosotros en Bogotá, y en Quito y en fin, las poetisas anónimas bro- taban espontáneamente, como los hongos.
Les fue dada una gran cantidad de mantas de todo género, vestiduras de mujer, piedras ricas de jade engarzadas en oro, mucho cacao, hongos para la meditación, algodón, flores de vainilla negras, plumas de mucha hermosura, las mejores y mas grandes, en fin, lo mejor de los tesoros del gran TLATOANI.
Las tendencias depravadas, que habían crecido por doquier y oscurecido en tan larga medida a las mejores, ahora se marchitaban como hongos de un sótano al aire libre, y las más nobles cualidades mostraron una repentina exuberancia que transformó a los cínicos en panegiristas y por primera vez en la historia humana tentó a la humanidad a enamorarse de sí misma.
390 Finalmente con sus vipéreas plumas la Éfira Pirénide, alcanza: aquí los antiguos divulgaron que en la edad primera mortales cuerpos de unos pluviales hongos habían nacido.
del 19 de febrero de 1919) Hecho y Fantasía (Fact and Fancy) (Publicado febrero de 1917) Fiesta (Festival) Hongos de Yuggoth (Fungi from Yuggoth) (Escrito de 1929 a 1930) El Jardín (The Garden) Halloween en las Afueras (Hallowe'en in a Suburb) (Publicado marzo de 1926) La Casa (The House) Líneas sobre el General Robert E.
Envuelve a la población y la ciñe con fulgores de mieses, una variedad infinita de plantas leguminosas, de algarrobos y faicales; de plantas crasas como los tunales y zarzales; de plantas parasitarias humícolas, como los hongos.
Mejor que haberos lanzado por esas calles y paseos de Dios, ostentando vergonzosamente hongos y convirtiendo en figle la trompeta de la chamberga fama, hubiera sido para todos que, mientras hombres de algún valor social os dejaran formar a su retaguardia, hubierais echado el domingo a cales 7 .
La hetera de lugar es menos exigente, pedigüeña y antojadiza que las Coras, las Baruccis, las Paivas y otras famosas heteras parisinas; pero aquéllas son solas, se diría que nacieron como los hongos, y la lugareña tiene un diluvio de parientes, que se lanza y abate sobre la casa y la hacienda del mantenedor enamorado, como bandada de langostas hambrientas y voraces.
Ahora tú, reino vegetal, ven y pon en el festín tus hongos, tus trufas, tus espárragos, tus coliflores, tus berzas diferentes, y no escatimes ni la raíz profunda, ni el grano en leche de que tanto gustan príncipes y potentados.
Los hongos se asoman como orejas de perro pequinés y se pierden estas callambas entre un griterío tumultuoso de animales salvajes y una garrulería interminable de la naturaleza.
Y la sagaz corneja también llama la lluvia con voz llena, y se pasea a solas por la arena; y por la llama del olio y vil candil, si centellea, las siervas que, mandadas de su ama, velan de noche e hilan su tarea, conocen el llover, porque producen las mechas unos hongos que relucen.