Ejemplos ?
Según su propio testimonio, escribió: 1) Ocho libros contra todas las herejías; 2) Seis contra Nestorio, patriarca de Constantinopla; 3) Tres contra Pelagio (dos manuscritos mencionan también once libros contra Eutiques); 4) Un tratado sobre el milenarismo; 5) Otro sobre el Apocalipsis, sencillo comentario homilético que figura entre los escritos pseudo-agustinianos; 6) Una carta dirigida al Papa Gelasio I sobre su doctrina en materia de gracia; 7) De ecclesiasticis dogmatibus; 8) De scriptoribus ecclesiasticis, conocida con el nombre De viris illustribus, continuación de la homónima de san Jerónimo.
El valor homilético de la obra es evidente: con su "Comentario" Beato quería ofrecer material adecuado para la predicación del Apocalipsis.
Se afirma un modo de hacer teología más parecido al escolástico que al estilo kerigmático y homilético de Lutero; la metafísica reaparece en la teología protestante.
La halajá está directamente relacionada a la práctica de la ley judía. La hagadá comprende textos que no son legales, sino que tienen carácter exegético, homilético, ético, histórico y/o proverbial.
La compilación y transcripción de los contenidos de las hagadot implicó para los estudiosos hebreos un trabajo que abarca por lo menos 1500 años y que, considerando que el trabajo no fue completamente acabado y continúa aún a ritmo sostenido, bien puede llegar a traducirse en términos de una ciclópea tarea de hasta unos 2300 años. Lo esencial de una hagadá no es su posible contenido histórico sino su naturaleza homilético-dialéctica.
Bien es cierto también que el género epistolar y el homilético son muy próximos en esos siglos pero más aún lo es que Dionisio de Corinto afirma que recibió una carta.
La Predicación o sermón homilético, fue la principal forma de comunicar la fe utilizada por Cristo durante su ministerio terrenal, sus apóstoles continuaron utilizándola con grandes resultados, según ha quedado registrado en el libro de Hechos de los Apóstoles.
El Deuteronomio mantiene un estilo diferente a los otros libros de pentateuco, pues es una ley predicada. Por ello, se habla a una segunda persona con palabras de carácter homilético como escuchar, recuerda, hoy, teme al Señor..
Así se compusieron libros de sentencias no basados en fuentes árabes sino en compilaciones a partir de la tradición cristiana de dichos y hechos de personajes célebres de la antigüedad y de la historia o del exemplum homilético.