historiador


También se encuentra en: Sinónimos.

historiador, a

s. HISTORIA, OFICIOS Y PROFESIONES Persona que está especializada en el estudio de la historia. cronista, historiógrafo

historiador, -ra

 
m. f. Persona que escribe historia.

historiador, -ra

(istoɾja'ðoɾ, -ɾa)
sustantivo masculino-femenino
professions persona preparada profesionalmente par el estudio de la historia Algunos historiadores son pesimistas con respecto a la gran crisis política actual.
Sinónimos

historiador

, historiadora
sustantivo
Traducciones

historiador

historian

historiador

storico

historiador

مُؤرِّخ

historiador

historik

historiador

historiker

historiador

Historiker

historiador

historiantutkija

historiador

historien

historiador

povjesničar

historiador

歴史家

historiador

역사가

historiador

historicus

historiador

historiker

historiador

historyk

historiador

historiador

historiador

историк

historiador

historiker

historiador

นักประวัติศาสตร์

historiador

tarihçi

historiador

sử gia

historiador

历史学家

historiador

историк

historiador

歷史學家

historiador

SM/F
1. (= estudioso) → historian
historiador(a) de arteart historian
2. (= cronista) → chronicler, recorder
Ejemplos ?
Guillermo Cortés Domínguez, editor del Ciberdiario de Nicaragua, el historiador Miguel Angel Herrera C., del Instituto Histórico Centroamericano de Nicaragua, tuvo la gentileza de elaborar la siguiente reseña sobre Ricardo Contreras, para nosotros.
Recalco este dato que no ha sido consignado todavía por ningún historiador nacional: la elección de Larrañaga verifícase estando Artigas lejos y casi en guerra abierta con Sarratea, y fue este último el que recibió la orden del gobierno de Buenos Aires para llevarlo a cabo.
Francisco Joaquín Muñoz, fue a Bolivia en 1834 como Jefe de la primer misión diplomática que el nuestro le enviara, misión que, dicho sea de pasada, ha estudiado magistralmente el historiador Pivel Devoto, en publicación de la Revista del Instituto Histórico y Geográfico.
Dos años más tarde, en la “Introducción” puesta a su ejemplar “Diario de Juventud” iniciado como se sabe el 26 de setiembre de 1843, Mitre escribía la página que leeremos enseguida reveladora de su insatisfacción con la propia obra de historiador hasta entonces realizada (pero aún no entregada a la divulgación) y de las razones – por cierto que de alta probidad – que habían venido determinándolo a permanecer en el silencio, a la postergación sin plazo de su público debut.
Aquí, el Historiador debe concretarse a examinar los hechos en sí y después ver por qué se produjeron tratando de reunir el mayor número de antecedentes que puedan contribuir a explicárselos, sin importarse mucho ni poco por la crítica que se le pudiera hacer”.
Pero, lo sabe como saben estas cosas los pueblos, hasta que suena la hora del historiador que, para llegar hasta las verdades esenciales de un suceso, - las verdades que enseñará después en grandes síntesis – se interna con mano crispada de dudas en el examen de los millares de documentos que el diario vaivén del mismo va dejando apilados en los archivos.
El historiador de mañana – ya hoy puede asegurarse – no referirá este hecho como que vislumbramos como de realización próxima, atribuyéndolo a motivos derivados de la Conferencia Panamericana que actualmente funciona en Bogotá.
Si el historiador de mañana es además de veras comprensivo y dotado de la capacidad suficiente para no dejarse influir por la verdad formal de los documentos oficiales (válvulas de escape o puentes de plata de mucho uso útil)...
En cuato al merito de la Carta, el lector imparcial encontrara en ella, el mismo recto criterio y honradez que caracterizaron a los escritos del docto bibliógrafo y eminente historiador.
El primero que ha observado este rasgo es el historiador mexicano Carlos Pereira; en su obra “La huella de los Conquistadores”, en la que demuestra notablemente que sólo en el período inicial el tesoro y la vigilancia real preparan las expediciones.
El estudio práctico de las leyes, la lectura de sus glosadores, la inteligencia oscura e incompleta de algún poeta o historiador latino, he aquí el caudal intelectual de nuestros antiguos letrados: he aquí los títulos en que apoyaban su renombre de literatos.
Narancio : Montevideo, septiembre de 1993 : El doctor Felipe Ferreiro : El Profesor, el Historiador y el Académico :Hace ya bastante tiempo se pensó en el Instituto la posibilidad de estudiar y difundir su propia historia y para ello era punto de importancia el dar a conocer la bibliografía de sus miembros de número fallecidos que pasan hoy el centenar.