Ejemplos ?
Electroterapia: alteraciones cutáneas, procesos infecciosos o inflamatorios locales, fragilidad capilar, fiebre, tumores, hipersensibilidad o hiposensibilidad cutánea, osteoporosis, fracturas, afecciones del S.N.C (como miopatía, esclerosis múltiple,…), tromboflebitis, zona carotidea, paciente con marcapasos, cardiopatías, área cardiaca, en la espalda o abdomen de mujeres embarazadas.