hipocresía

(redireccionado de hipocresías)
También se encuentra en: Sinónimos.

hipocresía

(Del gr. hypokrisia.)
s. f. Actitud del que finge o aparenta lo que no es o siente es evidente la hipocresía de su sonrisa. afectación, disimulo, doblez, falsedad, fingimiento franqueza, sinceridad

hipocresía

 
f. Fingimiento de cualidades o sentimientos, y especialmente de virtudes religiosas.

hipocresía

(ipokɾe'sia)
sustantivo femenino
simulación de buenos sentimientos o ideas que generalmente se oponen a los que se sienten realmente La hipocresía de los políticos es detestable.
Traducciones

hipocresía

лицемерие

hipocresía

hipocresia

hipocresía

Heuchelei

hipocresía

hipocrisy, hypocrisy

hipocresía

hipocrisía

hipocresía

hypocrisie

hipocresía

hypocrisie

hipocresía

النفاق

hipocresía

虚伪

hipocresía

虛偽

hipocresía

pokrytectví

hipocresía

hykleri

hipocresía

צביעות

hipocresía

偽善

hipocresía

위선

hipocresía

hyckleri

hipocresía

SFhypocrisy
Ejemplos ?
Así, basándonos en nuestra gran tradición histórica de milenios, reestructurar el sistema que nos rige; tomar, si es necesario, lo útil de otras experiencias humanas para forjar un ambiente libre de hipocresías, de corrupciones, de convencionalismo, de ambiciones y de intereses creados; la patria soñada por nuestros héroes.
Y si abundan aún por hoy, los adultos corruptos, llenos de convencionalismos, hipocresías, podredumbres, envidias e intereses creados (resultados de una educación antihumana y retrógrada) no permitamos que las nuevas generaciones, al llegar a la adultez, continúen por los caminos de quienes aún no se han liberado de su origen bestia.
En el reinado de la iniquidad y la mentira se clama por un verbo que fustigue a los criminales; mas, cuando el verbo truena sin hipocresías ni melosidades, entonces los más fervientes amigos de la verdad hacen los mayores aspavientos y fulminan las más ruidosas protestas.
Juzgado mediante nuestros estándares, descolla sobre todos los escritores de su época, no porque su genio literario fuese el más alto, sino porque su gran corazón latía por los pobres, porque hizo causa de las víctimas de la sociedad de su tiempo, y dedicó su pluma a dar a conocer sus crueldades y sus hipocresías.
Y vamos a hacer todo lo contrario de lo que ellos quieren que hagamos, vamos a hacer todo lo contrario de lo que ellos desean, porque vamos a hacer lo que el pueblo quiere, vamos a hacer lo que al pueblo conviene, no a los privilegiados, no a los cínicos y egoístas que han estado siempre defendiendo lo indefendible y que ahora preparan ya campañas pagadas por los geófagos, por los latifundistas y por los grandes intereses creados, campañas que cuestan millones de pesos, pero campañas que serán inútiles, porque una palabra honrada vale más que un millón de palabras falsas, porque una línea honrada vale más que un millón de líneas falsas, porque una idea sincera y una idea justa pueden más que todas las hipocresías y las falsedades del mundo.
Las Matemáticas, las Ciencias Naturales y la Industria nada envidian a los siglos pasados: sólo la Literatura y el Arte claman por que venga un soplo del antiguo mundo helénico a perfumar de ambrosía el Universo, a desvanecer las místicas alucinaciones del fanatismo católico y a rehabilitar la materia injustamente vilipendiada por las hipocresías del tartufo.
Así, en medio del caos producido por las formas sociales en tránsito entre las ideas que mueren y las que nacen: entre sucesos que palpitan, aunque no hayan emergido; entre actitudes que sucumben y que sólo dan paso a interrogantes sin respuesta precisa; entre la balumba de calumnias, de convencionalismos, de odios, de hipocresías, de egoísmos, de falsas posturas intelectuales, de comercialismo vacuo; en un mundo que está acabando y otro que se vislumbra, el arte ocupa el sitial destinado a reflejar este inquieto proceso del mundo que nos ha tocado vivir y colaborar a construir una nueva visión de la praxis.
Tal vez para el mundo de los adultos no existen otras formas de ser y de comportarse; quizá para ellos todo gire alrededor de las conveniencias y de las hipocresías, pero para mí y para los que son como yo, no son estas las maneras de pensar y de obrar.
Pero, ¿cuál sería el aplastamiento de su nariz cuando ella ls respondía sinceramente y sin hipocresías, por lo que no dudaron en calificarla de grosera, déspota, poco urbana y antisocial: “No me hacen falta elogios ni necesito alabanzas.
Todos los paliativos y todas las hipocresías del régimen capitalista puro, con sus instituciones de beneficencia, con sus casas de caridad, con sus ostentosos donativos de próceres filántropos por remordimiento y con sus lacrimosos sermones de piedad cristiana, no han podido nunca narcotizar los dolores del pueblo.
Así, en medio de caos producido por las sociedades en tránsito; entre ideas que mueren o ideas que nacen; entre sucesos que palpitan aunque no hayan emergido; entre actitudes que sucumben y que sólo dan paso a interrogantes sin respuesta precisa; entre la balumba de calumnias, de odios, de hipocresías, de exhibicionismos; naciendo de un mundo que acaba y de otro que se vislumbra, ha surgido una obra poética de magnitudes insospechadas.
¡Eso debe ser! ¡Libres de hipocresías y convencionalismos irracionales, subjetivos y estupidizantes! —Mas entonces viviríamos como animales...