hipocausto

(redireccionado de hipocaustos)

hipocausto

(Del gr. hypokauston < hypo, debajo + kaio, quemar.)
1. s. m. HISTORIA Horno subterráneo para calentar las salas y habitaciones en las casas grecolatinas.
2. ARQUITECTURA, HISTORIA Habitación abovedada donde se ubicaba este horno subterráneo.
3. ARQUITECTURA, HISTORIA Sala de baño o habitación calentada por uno de estos hornos.

hipocausto

 
m. En los baños romanos, habitación que se caldeaba por debajo del pavimento.
Traducciones

hipocausto

ipocausto
Ejemplos ?
Desde los tiempos más antiguos se han empleado los caloríferos con el nombre de hipocaustos por los romanos y de hangs por los chinos.
San Epifanio está enterrado en ábside sur. La iglesia contiene un baptisterio calentado con hipocaustos. La iglesia fue destruida en el siglo VII y reemplazada por un pequeño edificio al sur.
Los hipocaustos calentaban solo el suelo de las habitaciones por debajo de las cuales pasaban. En la abadía de Saint-Gall de Suiza existe un hogar designado por la leyenda de este modo Caminus ad calefanciendum u hornillo del hipocausto que va a parar al Evaporatio fumi.
El problema fue que gran parte del solar se asienta sobre restos romanos, hipocaustos del siglo II, lo que dificultó la buena cimentación de los pilares.
En los trabajos de excavación se hallaron varias salas, que se identificaron con un caldarium y un tepidarium, los cuales poseían sendos hipocaustos y en el caso del tepidarium, una pequeña bañera o alveus.
A diferencia de otros hipocaustos romanos, el localizado en el costado septentrional del templo gótico tiene bóvedas de arista y muros enteramente de ladrillo y no de piedra.
Así lo prueban las numerosas tejas (tegulae) e ímbrices (imbrices) hallados en los trabajos arqueológicos; el ladrillo (later coctus) es abundante, como por ejemplo en los complejos termales, a la hora de levantar los pilares de los hipocaustos.
El sistema más común de calefacción son las llamadas glorias, basadas en los hipocaustos romanos, cuyo uso se vio favorecido por la escasez de madera y la abundante paja resultante de la cosecha.
Hacia el sector norte aparece un lienzo de muro que prolongándose fuera del área excavada iría en dirección también norte en conexión con otro segmento, del que apenas puede indicarse la función que desempeña, al igual que la del área que los circunscribe. A través de cinco escalones se accedía desde el patio a varias habitaciones, algunas con hipocaustos.
En ella se encontraron tres impresionantes mosaicos hipocaustos del siglo IV, restos de unas termas en bastante buen estado de conservación, pinturas en las paredes, y restos de cerámica del tipo terra sigillata (cerámica sellada por el fabricador romano).
Basándose en los hallazgos de Emilio Marcos Vallaure (nacido en esta parroquia en 1941) en la década de 1960 —un horno en la Venta del Gallo y tégulas, ladrillos y una inscripción, actualmente desaparecida, en la ería de Solavilla— y en los cinco hornos excavados por Otilia Requejo, también en la Venta del Gallo, Ramón Rodríguez Álvarez afirma que en el término parroquial habría existido un centro industrial de envergadura, dedicado a la fabricación de tejas, ladrillos y materiales para hipocaustos, relacionado con el VICUS VIARII de LUCUS ASTURUM, actual Lugo de Llanera, en la Asturias romana (según la hipótesis sostenida por la profesora Fernández Ochoa).
Las estancias más nobles tenían, por lo general, estucos con pinturas murales de decoraciones geométricas, vegetales o imitando mármoles. De las estructuras arqueológicas halladas, destacan por su abundancia y variedad los hipocaustos y los mosaicos.