hipnótico


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con hipnótico: sedantes, zolpidem

hipnótico, a

(Del lat. hypnoticus < gr. hypnotikos, soñoliento < hypnos, sueño.)
1. adj. De la hipnosis o del hipnotismo al salir del estado hipnótico, no recordaba nada de lo que había sucedido.
2. adj./ s. m. FARMACIA Se aplica al medicamento que produce sueño a pesar de que se pasaba las noches en blanco, se negó a que le administraran hipnóticos. anestésico, somnífero

hipnótico, -ca

 
adj. Relativo al sueño o a la hipnosis.
m. med. Fármaco que puede producir o mantener el sueño.

hipnótico, -ca

(ib'notiko, -ka)
abreviación
1. que está relacionado con la hipnosis entrar en trance hipnótico
2. que causa gran asombro o atrae fuertemente la atención La mujer tenía una mirada hipnótica y sugerente.
3. medicina sustancia, medicamento que produce sueño una droga hipnótica
Sinónimos

hipnótico

, hipnótica
adjetivo y sustantivo
(medicina) somnífero.
Traducciones

hipnótico

hypnotic

hipnótico

ipnotico

hipnótico

hypnotique

hipnótico

منوم

hipnótico

hypnotic

hipnótico

催眠

hipnótico

催眠

hipnótico

최면

hipnótico

ADJ & SMhypnotic

hipnótico -ca

adj & m hypnotic
Ejemplos ?
Esta última peculiaridad conecta los estados místicos con ciertos fenómenos bien definidos de personalidad desdoblada, como son el discurso profético, la escritura automática o el trance hipnótico.
En 1921 sale al mercado el primer producto creado usando compuestos producidos por síntesis química, el Allonal, un analgésico e hipnótico hecho a base de barbitúricos.
Se ha temido que algunos anuncios presentaran mensajes ocultos, por ejemplo con los mensajes breves en flash o las bandas sonoras, que tuvieran un efecto hipnótico en los espectadores (debe comprar el coche, debe comprar el coche) La noción de que las técnicas de la hipnosis puedan ser utilizadas por los publicistas ahora está generalmente descartada, aunque los mensajes sexuales subconscientes son extremadamente comunes, extendiéndose desde el modelo de coche con prefijos de SX hasta la colocación sugerente de objetos en el revistas y carteles.
La Niña Chole reclinó sobre mi hombro la cabeza, suspiró débilmente, y sus ojos, sus hermosos ojos de mirar hipnótico y sagrado, me acariciaron románticos.
Pillsbury nunca fallaba, trascurrido muy poco tiempo me sumía en un profundo sueño, que continuaba hasta que era despertado por el proceso hipnótico inverso.
A veces en sueños solía ver la regordeta mano de su nana moviéndose en rítmicos semicírculos como para lograr un efecto hipnótico y lograr que la nena se durmiera.
Y así sucede á los pueblos que en sus encerronas y aislamientos hipertrofian en su espíritu colectivo la conciencia histórica á expensas de la vida difusa intra-histórica que languidece por falta de ventilación; el pensamiento naciona, trabajando hacia sí, acalla el rumor inarticulado de la vida que bajo él se extiende. Hay pueblos que en puro mirarse al ombligo nacional caen en sueño hipnótico y contemplan la nada.
El egipcio pareció darse cuenta del efecto que su súbita presencia causó sobre mi sensibilidad, porque cuando me marché "sentí" que él se me quedó mirando a la nuca, y aunque experimentaba una tentación violenta de volver la cabeza, no lo hice porque semejante acto hubiera sido confirmarle a Nassin su poder hipnótico sobre mí.
No podía haber elegido Morán una mujercita más adora­ble y de mayor incomprensión para la vida que él llevaba y que amaba por sobre todas las cosas. Su matrimonio fue un idilio casi hipnótico, en el que él puso todo su amor, y ella toda su deses­perada pasión.
Si esta noche cayese en un sueño hipnótico, tan duradero como el otro, y mientras tanto el transcurso del tiempo fuese hacia atrás en vez de hacia delante y me despertase otra vez en el siglo diecinueve, cuando dijese a mis amigos lo que había visto, todos y cada uno admitirían que el mundo de ustedes es un paraíso de orden, equidad, y felicidad.
Supóngase una vez más que Vd. hace de cloral, brional, el hipnótico que menos le irrite los nervios, y véngase_. Dije un momento antes que lo malo era la precedente carta.
Al lado de mi cama, con el vaso de Jerez en la mano que el Dr. Pillsbury prescribía al primer despertar de un sueño hipnótico, para despertar las aletargadas funciones físicas, estaba Sawyer.