hipercrítica

hipercrítica

s. f. Crítica exagerada, minuciosa y especialmente rigurosa.
Ejemplos ?
La incorporación de Diderot y D'Alembert transformó por completo el proyecto, pasando de ser una simple traducción a la creación de una obra de mucho mayor amplitud destinada a la vulgarización de los conocimientos de la época, con trabajos inéditos y numerosos grabados, desde una perspectiva laica, burguesa e hipercrítica.
Juan Carlos Guerra. Donostia (1924) Tradición apócrifa y tradición hipercrítica en la balada tradicional vasca.I. Las falsificaciones de cantos populares en Europa, ensayo de tipología.
El cuestionamiento a la historicidad de san Expedito es ya muy antiguo, y en realidad se había retirado del culto en 1969, pero puesto que muchos de los retirados en ese momento de hipercrítica documental luego volvieron a incluirse (como los Cuatro Santos Coronados y otros), es conveniente fijarse más bien en la edición última, que no sólo es la vigente, sino más moderada en sus criterios históricos.
Su postura hipercrítica en el terreno de las ideas y de la literatura le granjeó no pocos enemigos y le metió en variopintas polémicas periodísticas.
Ha sido destacado su papel como «gran amiga del pueblo de Israel». También se la ha caracterizado como «hipercrítica» respecto al mundo Islámico.
Estos autores, a partir del denominado Grupo de los Tres (Baroja, Azorín y Maeztu), comenzaron a escribir en una vena juvenil hipercrítica e izquierdista que más tarde se orientará a una concepción tradicional de lo viejo y lo nuevo.
A pesar de ello, la personalidad hipercrítica de Yaten es aquí más bien un alarde, ya que pronto se muestra su actitud ingenua, y que la mayoría de sus comentarios sardónicos son en tono de broma, llegando incluso a pedir disculpas.
logra de forma considerable, manipular y controlar a su familia, y a su esposa, Lucille (Jessica Walter), quien es igual de manipuladora como materialista, e hipercrítica de cada uno de los miembros de su familia.
El diario Los Angeles Times escribió: "La total atmósfera del film es sorprendentemente amable con todos, mucho más fatalista que hipercrítica y ciertamente no burlona.
Además de diversos trabajos de traducción de textos hebreos al latín o al castellano, estudios histórico-exegéticos o sobre Historia del Arte, discursos, conferencias y pastorales, algunos publicados en revistas y folletos, es autor, entre otros, de los siguientes libros: Guía ilustrada de la catedral de Sevilla (1930); Traducción de la obra de Giovani Papini Los operarios de la viña (1931); Crítica e hipercrítica en la Biblia (Discursos leidos ante la Academia Sevillana de Buenas Letras)(1932); Sobre el seminario diocesano (1938); El libro nupcial: loque deben saber y hacer los que se casan (1941); El tesoro de las indulgencias (1951).
La aplicación de este método ha podido dar la impresión de una crítica exagerada (hipercrítica) o de una especie de corriente iconoclasta que se abatiera sobre la devoción del pueblo hacia los santos, sin embargo, para la ciencia hagiográfica es inadmisible la aceptación crédula y acrítica de todas las historias y tradiciones populares referentes a los santos, pues, según ella, se corre el riesgo de confundir religión con superstición.
Aunque en general se considera que los hermanos Sátiro I y Seleuco I gobernaron conjuntamente, los partidarios de la hipercrítica se basan en la ausencia de tal precisión en Diodoro para emitir la hipótesis de que Seleuco era un usurpador, y que este nombre nunca fue usado en la dinastía.