himno

Búsquedas relacionadas con himno: elegia, soneto

himno

(Del lat. hymnus < gr. hymnos, himno.)
1. s. m. MÚSICA Composición musical emblemática de un estado, acontecimiento o asociación el campeón oyó emocionado el himno nacional de su país.
2. LITERATURA, MÚSICA Composición poética o musical solemne, de alabanza leyó una obra de himnos a la Virgen.
3. Cualquier manifestación oral o escrita en la que se ensalza o defiende una cosa o a una persona su discurso fue un himno a la paz. canto

himno

 
m. lit. En la Antigüedad, composición poética en honor de los dioses o héroes, o para celebrar un suceso memorable.
Composición poética en alabanza de Dios, de la Virgen o de los santos.
lit. y mús. Composición poética o musical de alabanza o entusiasmo; suele aplicarse a canciones patrióticas, religiosas, ideológicas, etc.
fig.Manifestación de entusiasmo.

himno

('imno)
sustantivo masculino
música producción poética o musical solemne y emblemática de un país u organización social o religiosa Cantamos el himno.
Traducciones

himno

Hymne

himno

anthem, hymn

himno

hymne

himno

inno, carme

himno

hymna

himno

hymne

himno

hymni

himno

himna

himno

国歌

himno

송가

himno

lofzang

himno

hymne

himno

hymn

himno

hino

himno

hymn

himno

เพลงสดุดี

himno

marş

himno

bài hát ca ngợi

himno

圣歌

himno

Химн

himno

SMhymn
himno nacionalnational anthem
Ejemplos ?
Sócrates se sentó, y cuando él y los otros convidados terminaron de cenar, se hicieron las libaciones y cantó un himno en honor del dios y después de todas las otras ceremonias religiosas ordinarias, se habló de beber.
El Capitán seguía silbando el himno de Riego, y aun creemos que el de Bilbao y el de Maella, con los iracundos ojos fijos en el techo de la alcoba, que no sabemos cómo no principió a arder o no se vino al suelo.
o desprecio con que sistemáticamente se abstenía de llevar la contraria a su ilustre primo, cruzó los brazos a lo filósofo, clavó la vista en el techo de la alcoba, y se puso a silbar el himno de Riego.
Entre el silencio repentino de la adoración, se alzó un canto celeste, sostenido por los registros más delicados del magnífico órgano eléctrico, oculto en la sala contigua. Eran muchas voces, afinadísimas, unidas en masa coral, elevando el himno, triunfal, glorioso: «¡Aleluya, aleluya!
ueridos Abuelas, Madres, Hijos: cuando recién veía las manos, cuando cantaban el himno, veía los brazos de mis compañeros, de la generación que creyó y que sigue creyendo en los que quedamos que este país se puede cambiar.
Procedió con extremo cuidado, para no dar con un himno mortuorio, y, a pesar de todo, el libro se abrió en una página que hablaba de la muerte y de la sepultura; pero, ¡quién cree en esas tonterías!
Juan de Mena, puede compararse por la sublimidad de concepción que desplegó en su Laberinto, al autor de la Divina Comedia; y Manrique, en su bíblica elegía a la muerte de su padre, fue como el cisne de la poesía patria que entona al perecer un himno inmortal.
Dejad que el oficio de difuntos se lea, que el cántico mortuorio se cante, un himno para tan regia muerta como muriera tan joven ...
Artículo 4°- Los símbolos nacionales son los que han presidido por más de cien años las luchas cubanas por la independencia, por los derechos del pueblo y por el progreso social: la bandera de la estrella solitaria; el himno de Bayamo; el escudo de la palma real.
¡Por Júpiter!, le interrumpió Cebes; me has hecho recordar que algunos, y entre ellos en último término Eveno, me han preguntado con motivo de las fábulas de Esopo, que has puesto en verso, y de tu himno a Apolo, ¿cómo se te ha ocurrido componer uno en tu vida?
La bandera nacional con los colores amarillo, azul y rojo; el himno nacional Gloria al bravo pueblo y el escudo de armas de la República son los símbolos de la patria.
Empecé por este himno al dios cuya fiesta se celebraba, pero en seguida reflexioné que para ser verdaderamente poeta no basta hacer discursos en verso, sino que es preciso inventar ficciones, y no ocurriéndoseme ninguna recurrí a las fábulas de Esopo y versifiqué las primeras que me acudieron a la memoria.