hilera


También se encuentra en: Sinónimos.

hilera

1. s. f. Conjunto de personas, animales o cosas colocadas una tras otra o una junto a otra los policías formaban una hilera acordonando la zona siniestrada. cadena, fila, hila, ringlera, ristra
2. METALURGIA Instrumento formado por una lámina de acero con pequeños agujeros, que sirve para convertir los metales en alambre.
3. TEXTIL Hilo o hilaza fina.
4. TEXTIL Cada uno de los pequeños discos de hierro, vidrio o ágata a través de los cuales se hacen pasar las hebras de seda antes de cruzarlas.
5. TEXTIL Órgano esencial de una línea de hilado que permite obtener filamentos continuos.
6. ARQUITECTURA Disposición de las columnas de un pórtico en una sola fila.
7. CONSTRUCCIÓN Madero de la armadura de cubierta que forma el caballete del tejado. parhilera
8. MILITAR Formación de soldados uno detrás de otro. desfile, línea
9. ZOOLOGÍA Órgano de las arañas formado por unos apéndices alrededor de su ano, con el que segregan el líquido que, al secarse, se convierte en hilo.
10. hilera recta CONSTRUCCIÓN La de adoquines dispuesta en mitad de la calzada, a partir de la cual el pavimento se halla dispuesto en pendiente transversalmente hasta la acera.

hilera

 
f. Formación en línea de un número de personas o cosas.
Hilo o hilaza fina.
arq. Parhilera.
inform. Cadena de caracteres, generalmente alfanuméricos, aunque puede contener símbolos de significado especial.
pl. zool. Órganos situados en el abdomen de la araña, por donde esta segrega su hilo para la construcción de las telarañas.

hilera

(i'leɾa)
sustantivo femenino
1. organización de personas o cosas puestas en fila, una detrás de otra Los niños se formaron en hilera para dar el paseo.
2. aparato usado para transformar en hilo a los metales La hilera mediante una punta con diamante corta el metal.
3. zoología órgano de los animales hiladores que expele la sustancia que se convierte en su tela la hilera de una araña

hilera

(i'leɾa)
sustantivo femenino
serie de personas o cosas que se encuentran alineadas una tras otra La gente aguardaba entrar al concierto en una hilera larguísima.

hilera

(i'leɾa)
sustantivo femenino
1. organización de personas o cosas puestas en fila, una detrás de otra Los niños se formaron en hilera para dar el paseo.
2. aparato usado para transformar en hilo a los metales La hilera mediante una punta con diamante corta el metal.
3. zoología órgano de los animales hiladores que expele la sustancia que se convierte en su tela la hilera de una araña

hilera

(i'leɾa)
sustantivo femenino
serie de personas o cosas que se encuentran alineadas una tras otra La gente aguardaba entrar al concierto en una hilera larguísima.
Sinónimos

hilera

sustantivo femenino
fila, ringlera, hilada, ringla, cola.
Cola se utiliza si se trata de personas que esperan vez.
Traducciones

hilera

صَفّ

hilera

řada

hilera

række

hilera

Reihe

hilera

rivi

hilera

red

hilera

hilera

hilera

rij

hilera

rad

hilera

rząd

hilera

fila

hilera

ряд

hilera

rad

hilera

แถว

hilera

sıra

hilera

hàng

hilera

,

hilera

ред

hilera

hilera

שורה

hilera

SF
1. (= fila) (gen) → row, line (Mil) → rank, file (Arquit) → course (Agr) → row, drill
2. (Cos) → fine thread
Ejemplos ?
Iba casi pisándole los talones, pero, cuando dobló a su vez el recodo, no vio al Conejo por ninguna parte. Se encontró en un vestíbulo amplio y bajo, iluminado por una hilera de lámparas que colgaban del techo.
Vio el horno ardiente de la fábrica donde, soplando, le habían dado vida; recordó que hacía un calor sofocante en aquel horno estrepitoso, lugar de su nacimiento; que mirando a sus honduras le habían entrado ganas de saltar de nuevo a ellas, pero que, poco a poco, al irse enfriando, se fue sintiendo bien y a gusto en su nuevo sitio, en hilera con un regimiento entero de hermanos y hermanas, nacidas todas en el mismo horno, aunque unas destinadas a contener champaña y otras cerveza, lo cual no era poca diferencia.
Durante algún tiempo el jovencito cingalés rapó barbas en medio de la calle; luego, mediante algunas monedas de plata, echó al conserje del Bazar de los Sederos, y un día se le vio instalar su sillón frente mismo a la tienda de Mahomet, y poner en hilera, sobre una mesita de cerezo, sus cortantes navajas.
Solos, dos agentes de policía paseaban cerca de la parada de coches de caballos y, por la calzada iluminada apenas por las farolas de gas que parecían moribundas, una hilera de vehículos cargados con legumbres se dirigía hacia el mercado de Les Halles.
Casaca corta sin solapa, y abrochada por una hilera de botones tendidos, forro, pantalón, y botines azul turquí, chaleco blanco, cuello y vueltas celestes.
Acullá se veían acurrucadas en hilera cuatrocientas negras destejiendo sobre las faldas el ovillo y arrancando uno a uno los sebitos que el avaro cuchillo del carnicero había dejado en la tripa como rezagados, al paso que otras vaciaban panzas y vejigas y las henchían de aire de sus pulmones para depositar en ellas, luego de secas, la achura.
El pueblo refunfuñaba, y poniendo cara de vinagre agachó la cabeza y pasó por el aro; mientras que los hombres de palacio, satisfechos de su coraje para imponer la ley a la chusma, se pusieron, como dice la copla del coup de nez, ::«en la nariz el pulgar ::y los demás en hilera, ::y...
Los hachones de viento eran ya los solos que nos alumbraban en tan penoso paso, y el ver su rojizo y ondulante resplandor, que abultaba las sombras de la montaña; los rudos semblantes y los toscos miembros de los guías y la larga hilera que formaba la caravana, trepando aquellos recuestos, y el oír los agudos gritos con que nos llamábamos unos a otros, y las maldiciones y reniegos de los que tropezaban, y los alaridos y palabrazas con que nos animaban y se animaban a sí mismos los hombres de la montaña, y los jayanes de las portantinas, y la hora y el sitio a donde con tanta fatiga nos dirigíamos, formaban un todo satánico y aterrador, que no parecía escena de este mundo.
Las casuchas se tocaban, y era tan reducido el espacio que mediaba entre una hilera y la de enfrente, que en verano solían tender una cuerda desde un tenducho al opuesto; toda la calle olía a pimienta, azafrán y jengibre.
(Alicia había ido a la playa una sola vez en su vida, y había llegado a la conclusión general de que, fuera uno a donde fuera, la costa inglesa estaba siempre llena de casetas de bano, niños jugando con palas en la arena, después una hilera de casas y detrás una estación de ferrocarril.) Sin embargo, pronto comprendió que estaba en el charco de lágrimas que había derramado cuando medía casi tres metros de estatura.
Dentro de su cuerpo una tensión misteriosa le asfixiaba, retorciéndole fibra por fibra; de su enemigo ahora sólo distinguía la doble hilera brillante de los blancos dientes; y, de pronto, al sentir el frío acero rozando su piel, un dolor tan atroz, como si fuera un dolor de muelas en el corazón, le paralizó la respiración.
Subió la amplia escalera recta, con balaustrada de madera, que conducía al corredor pavimentado de losas polvorientas al que daban varias habitaciones en hilera, como en los monasterios o las posadas.