Ejemplos ?
Muy pocos jóvenes oirán las guerras provocadas por los delitos de sus padres, y sabrán que los ciudadanos aguzaron contra sí mismos el hierro forjado para aniquilar a los temibles persas.
La casa era como todas las de su tiempo: un cañón de piezas al fondo y dos más haciendo ángulo recto con los extremos de aquél; las piezas bajas, con ventanas anchas y pesadas, rejas de hierro forjado a martillo, abiertas hacia el frente y el fondo, largos corredores con ladrillos húmedos y desiguales, y pilares de madera redondos sobre bases de piedra blanca...
Una vieja araña de hierro forjado llameaba alta y clara suspendida en la bóveda, iluminando las losas polvorientas, algunas de las cuales, ennegrecidas por las inscripciones, cubrían quizá tumbas; al fondo, en el lugar donde ciertamente debía reinar el altar, se encontraban a media altura en el muro pesebres y comederos, y en los rincones había apilados arreos y ronzales olvidados: el salón de baile era una cuadra.
Su estructura metálica, de 172 metros de longitud, contó con más de 543 toneladas de hierro forjado, fundido y laminado, acero, plomo y bronce.
También se construyeron residencias como el Club Libanés, la Casa Machicado, y las oficinas de la Bolivian Railway con ventanas y balcones elaboradas en hierro forjado.
La Concha de la Música A principios del siglo XX se construyó en el paseo de San Gregorio un pabellón de música de hierro forjado, que en los años cincuenta fue demolido.
En cuanto al estímulo predominante en fachadas como estas, la intensidad mejor percibida deriva de una gozosa profusión de hierro forjado, visible en bocallaves, balcones, rejas y llamadores, abundan en Oaxaca los barandales de balcón de historiados dibujos, de combinaciones diversas hechas con motivos sencillos, de balaustres retorcidos en varias formas, con curvas y contracurvas, y los remates de reja suntuosos.
C., cómo producir acero, mediante la fundición de hierro con una cantidad de carbono intermedia entre la presente en el hierro forjado y en el hierro fundido..
El Hotel Regina (Excelsior Régina Palace) fue construido en la colina de Cimiez en 1896 por el arquitecto Sébastien Marcel Biasini. La corona de hierro forjado del ala izquierda se llevó a cabo de acuerdo con los planes de François-Félix Gordolon.
Del conjunto de la fachada destacan las puertas de entrada, que en su parte superior presentan unas rejas caladas de hierro forjado, que representan dos serpientes que con sus colas forman las letras E y G (de Eusebi Güell), mientras que entre las puertas se sitúa otra celosía de hierro ornamentada con el escudo de Cataluña y un yelmo con un ave fénix, obra de Joan Oñós.
Con la Revolución industrial en el siglo XIX, los sistemas de celosía de hierro forjado fueron desarrollados para puentes más grandes, pero el hierro no tenía la fuerza elástica necesaria para soportar grandes cargas.
La sala de visitas está decorada con un artesonado de madera de roble revestido de pan de oro y ornamentos de hierro forjado, y vidrieras con representaciones de flores de loto y medallones con efigies de personajes literarios creados por William Shakespeare.