hiel


También se encuentra en: Sinónimos.

hiel

(Del lat. fel.)
1. s. f. FISIOLOGÍA Líquido orgánico segregado por la vesícula biliar, especialmente el de los animales. bilis, colina
2. Amargura o mala intención de una persona cuando habla destila hiel. acritud, amargor, odio, resentimiento
3. s. f. pl. Adversidades o sucesos desfavorables las hieles de la vida. penas, disgustos, pereza, pesadumbre
4. hiel de la tierra BOTÁNICA Centaurea menor, planta herbácea.

hiel

 
f. Bilis: echar uno la h.
fig. Trabajar con exceso.
fig. Amargura, aspereza.
No tener uno hiel.fig. Ser sencillo y de genio suave.
pl. Adversidades, disgustos.

hiel

(je'l)
sustantivo femenino
1. fisiología fluido amarillento y amargo segregado por la vesícula biliar Para algunos, la hiel de gallina tiene propiedades curativas.
2. sentimiento de gran aflicción y animosidad Se puede percibir hiel en su discurso.
Sinónimos

hiel

sustantivo femenino
1 bilis.
3 disgusto, aflicción, adversidad, pena.
En esta acepción, hiel se emplea generalmente en plural: las hieles de la vida.
Traducciones

hiel

bile, gall

hiel

Galle

hiel

amer

hiel

fiele

hiel

gal

hiel

Gall

hiel

hiel

hiel

SF
1. (Anat) → gall, bile
echar la hielto sweat blood, slog away
2. (= amargura) → bitterness
no tener hielto be very sweet-tempered
3. hieles (= adversidades) → troubles, upsets

hiel

f. bile; gall.
Ejemplos ?
Era exclusivamente cantor de sus propios sentimientos; parecía insensible a todo atractivo humano y mojaba la pluma en la hiel de los desengaños para trazar así, con caracteres de fuego, sus más amargas concepciones.
Sus rimas tenían todo el atractivo de la adolescencia, todo el tibio perfume de la juventud que aún no ha sido combatida por el huracán de las pasiones ni apurado la hiel de los desengaños y del infortunio.
Abascal, viendo el giro que tomaba el proceso, y para quitarse de engorros y compromisos, resolvió desprenderse de un batallón que tan general odiosidad se había conquistado, y entre gallos y media noche embarcó a esos pichoncitos sin hiel y se los mandó de regalo a los insurgentes de Chile, que harta sarna tuvieron que rascar con ellos.
1º Primero: habló siete palabras en la cruz: rogó por los que le crucificasen; perdonó al ladrón; encomendó a San Joán a su Madre, y a la Madre a San Joán; dixo con alta voz: (Sitio); y diéronle hiel y vinagre; dixo que era desmanparado; dixo: (acabado es); dixo: (Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu).
La pérdida de todo cuanto en mi patria amaba, que obró en mi ser de modo que aún hoy su acción no acaba, que hundió en la hiel y el lodo con insistencia brava lo en cuanto yo fundaba mi fe y mi porvenir, sin luz mis horizontes dejó en la Patria mía, me convirtió en desmontes sus campos de alegría, me echó encima sus montes, su suelo se me hundía, y ya no más quería que ir lejos a morir.
—A ver —dijo el Juez—, un vaso de agua para que se refresque. —Uno de hiel te haría yo beber, infame. Un negro petiso púsosele al punto delante con un vaso de agua en la mano.
Una canción que el alma me penetra como un escalofrío, una balada rebosante de hiel: triste es su letra, pero es mucho más triste su tonada.
Jóven, lleno de ilusiones En su primavera espira, Él por sus sueños delira, Y ella delira por él. ¡Se muere!… y por solo alivio De eterno dolor profundo, Quedará sola en el mundo Con un recuerdo de hiel.
Y al mar se echó; y bogando, bogando día y noche y una semana y otra, y cuatro y todo un mes, y dos… y más, sufriendo ya de su gente, (falta de su tenaz constancia e incontrastable fe), murmuraciones, quejas, audacias, rebeldías, y aun luchas a que había la fuerza que oponer, tras de razones, ruegos, promesas y castigos, y de una congojosa navegación después, y haber comido en ella su pan con hez de acíbar y haberle remojado con lágrimas y hiel...
Arrugas quita sin tasa, y desto yo soy testigo, a una vieja como un higo alisó con una pasa. Hace tan raro jabón con el sebo y con la hiel, que hará mano de papel una mano de tejón.
¡Cruel! ¿Temiste que ventura tanta me matase a tus pies, si su dulzura con venenosa hiel no iba mezclada? ¿Cómo esas dos ideas enemigas de destierro y de amor hiciste hermanas?
Tomó Preciosa el dedal y la mano de la señora tenienta, y dijo: -Hermosita, hermosita, la de las manos de plata, más te quiere tu marido que el Rey de las Alpujarras. Eres paloma sin hiel, pero a veces eres brava como leona de Orán, o como tigre de Ocaña.