hiedra

(redireccionado de hiedras)
También se encuentra en: Sinónimos.

hiedra

(Del lat. hedera, hiedra.)
1. s. f. BOTÁNICA Planta trepadora de la familia de las araliáceas, de hojas perennes pecioladas, flores en umbelas y fruto en bayas negras, que vive adherida a las paredes o a los árboles por medio de zarcillos.
2. hiedra común BOTÁNICA La que crece alrededor de los árboles o sobre las paredes, utilizada en jardinería, y de cuyo tronco se extrae una gomorresina usada como excitante.
3. hiedra terrestre BOTÁNICA Planta labiada tendida, perenne, con hojas acorazonadas con grandes dientes redondeados en el margen, gruesas, flores axilares en grupillos separados, azules, que es usada en medicina.
NOTA: Nombre científico: (Glechoma hederacea.)

hiedra

 
f. bot. Planta de la familia de las araliáceas (Hedera helix), trepadora, que vive adherida a las paredes o a los árboles mediante zarcillos, de hojas perennes y bayas negras.
Hiedra terrestre Pequeña planta de flores violáceas, de la familia labiáceas.

hiedra

('jeðɾa)
sustantivo femenino
botánica planta trepadora de hojas perennes de color verde oscuro, flores hermafroditas y fruto en bayas negras Los pueblos antiguos hicieron de la hiedra un símbolo de eternidad.
Traducciones

hiedra

ivy

hiedra

lierre

hiedra

edera

hiedra

břečťan

hiedra

efeu

hiedra

Efeu

hiedra

muratti

hiedra

bršljan

hiedra

ツタ

hiedra

담쟁이덩굴

hiedra

klimop

hiedra

eføy

hiedra

bluszcz

hiedra

hera

hiedra

плющ

hiedra

murgröna

hiedra

ไม้เลื้อยชื่อต้นไอวี่

hiedra

cây thường xuân

hiedra

常春藤

hiedra

常春藤

hiedra

SFivy
Ejemplos ?
Desde Los Barrancos hasta Caudé se erigen las mejores tierras de labor: próximo al río el regadío, abrevado por el agua que se recogía en las azudes y se canalizaba en estrechas acequias ganadas a la tierra; más lejano el secano, pequeñas parcelas multicolores separadas por ribazos y medianiles. Por el norte de la población se extienden Las Lomas, hasta las Hiedras, a un nivel superior al pueblo.
Estos espacios protegidos se incluyen además en la Red Natura 2000 como Zonas de Especial Conservación, sumándoseles las zonas denominadas Barranco de las Hiedras-El Cedro, Barranco Madre del Agua y Barranco de Icor.
Su decoración se basó en las casas de campo inglesas y sus paredes estaban cubiertas por hiedras y espejos, los cuales le daban un efecto de amplitud.
Se cree que el topónimo Unzué deriva precisamente de esta lengua, de (h)untz une, que significa en lengua vasca 'sitio de hiedras'.
Cubiertos por el musgo y las hiedras se levantan los muros de piedra de la antigua aldea gallega de A Barca, a orillas del río Miño, mientras espera un nuevo propietario que la resucite, tal como hacen miles de aldeas abandonadas en España.
La vista aplico por unas tenaces hiedras que hacían maridaje con los sauces, y lentamente movían cuantos verdes corazones, cuando el viento los irrita, temerosamente laten, vistosamente palpitan.
La dulzura de esa sensación penetraba así sus deseos de antaño, y como granos de arena bajo ráfaga de viento, se arremolinaban en la bocanada sutil del perfume que se derramaba sobre su alma. Abrió las aletas de la nariz varias veces, fuertemente, para aspirar la frescura de las hiedras alrededor de los capiteles.
“Hemos vencido y mío es” exclama la náyade, y toda ropa lejos lanzando, en mitad se mete de las ondas y al que lucha retiene y disputados besos le arranca y le sujeta las manos y su involuntario pecho toca, y ahora por aquí del joven alrededor, ahora se derrama por allá; 360 finalmente, debatiéndose él en contra y desasirse queriendo, lo abraza como una serpiente, a la que sostiene la regia ave y elevada la arrebata: colgando, la cabeza ella y los pies le enlaza y con la cola le abraza las expandidas alas; o como suelen las hiedras entretejer los largos troncos 365 y como bajo las superficies el pulpo su apresado enemigo contiene, de toda parte enviándole sus flagelos.
Vosotras también, de flexible pie las hiedras, vinisteis y, a una, las pampíneas vides, y vestidos de esa vid los olmos, 100 y los fresnos y las píceas, y de su fruto rojeciente cargado el madroño, y dúctiles, del vencedor los premios, las palmas, y recogido su pelo y de erizada coronilla el pino, grato de los dioses a la madre, si realmente el Cibeleio Atis se despojó en ella de su ser humano y de endurecerse hubo en aquel tronco.
Mientras estas cosas hablamos, un chico espectacular, de vides y hiedras coronado, ora Bromio, otras veces Lieo y Evio confesándose, en un canastillo uvas ofreció y poemas del dueño suyo con agudísima voz interpretó.
Y es entonces un gótico castillo de altivas torres de musgosas piedras en cuyo muro gris crecen las hiedras teatro de nuestro amor santificado.
Alegra mi desierto con ruido de vivir cuyo concierto pueda sonarte a coro de angelillos... Ya ves que entre las hiedras encubierto hay un nido minúsculo en mi huerto con siete pajarillos...