hez


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con hez: hertz

hez

(Del lat. fex, fecis.)
1. s. f. Conjunto de partículas sólidas depositadas en el fondo de un recipiente que contiene un líquido en el que esas partículas estaban en suspensión eliminar las heces del caldo. poso, sedimento
2. Cosa despreciable o inútil allí se condensaban las heces sociales. escoria
3. s. f. pl. FISIOLOGÍA Residuos de la comida que, después de hecha la digestión, expele el cuerpo por el ano. excrementos
NOTA: En plural: heces

hez

 
f. Poso o sedimento de algunos líquidos.
fig.Lo más vil y despreciable: la h. de la sociedad.
pl. Excrementos.

hez

('eθ)
sustantivo femenino
1. poso de una sustancia líquida depositada en el fondo de su continente La hez del vino añade a éste sabores deseados.
2. grupo de personas que representa lo más despreciable de una sociedad la hez de los delincuentes
Sinónimos

hez

sustantivo femenino
lía, pie, zupia, madre, solera, sedimento*, turbios.
Lía se utiliza generalmente en plural; las lías del vino; pie, zupia, madre y solera, se dicen especialmente de los que hace el vino; turbios, especialmente de los que hace el aceite.
heces
Traducciones

hez

изпражнения, утайка

hez

ekskremento

hez

matière fécale, lie

hez

feces

hez

SF
1. heces (Med) → faeces, feces (EEUU); [de vino] → lees
2. (frm) (= escoria) → dregs, scum
la hez de la sociedadthe dregs o scum of society
Ejemplos ?
Ejemplos:: ḫeib, ḫeiba (/xeib-/) 'feo, fea':: tuil, tuila 'alto, alta': amin, amina 'fiel (m.), fiel (f.)' Sin embargo, al igual que sucede en español no todos las substantivos acabados en -a son palabras femeninas, también hay nombres masculinos acabados an -a, Ejemplos:: baba 'padre'; ḫa (hermano); ma(i) 'agua'; ḫra 'hez';Formación del plural.
Una clase despreciada. Es como la hez de todas las castas. Se compone de todos los que han violado las leyes religiosas o civiles.
Los individuos de la hez del pueblo y los esclavos, cuando morían eran echados a una especie de muladares llamados puticuli o culirue.
21 Oye pues ahora esto, miserable, ebria, y no de vino: 22 Así dijo tu Señor Jehová, y tu Dios, el cual pleitea por su pueblo: He aquí he quitado de tu mano el cáliz de aturdimiento, la hez del cáliz de mi furor; nunca más lo beberás: 23 Y ponerlo he en mano de tus angustiadores que dijeron á tu alma: Encórvate, y pasaremos.
Los montes de los alrededores (Baldecabrones y en especial Sierra La Hez) que llega hasta Arnedillo gozan de gran variedad de fauna y flora, desde pequeños roedores como la ardilla común y conejos hasta especímenes mayores como el jabalí, el corzo, y el ciervo.Abunda el bosque espeso, donde predominan hayas y chopos.
Empieza refiriéndose a "los fundadores de las primeras noblezas del mundo", es decir aquellos a quienes "el vuelo de la inteligencia y la fuerza del corazón los levantaron al primer peldaño en esa alta gradería que los hombres han fabricado para ponerse unos sobre otros", aunque luego nota que la nobleza sale de la plebe y vuelve a ella, por lo que formula una pregunta retórica: "Cuántos descendientes de reyes componen hoy la hez del pueblo en las naciones de la tierra?".
Para acabar, asocia la homosexualidad al crimen; toda una serie de asesinatos manifestarían, según Tardieu, la relación de los homosexuales con «la hez del mundo más vil», al que «van a buscar la satisfacción de sus deseos monstruosos».
Dos: inesivo ban / ben, sublativo ra / re, dativo nak / nek, etc. Tres: alativo hoz / hez / höz, superesivo on / en / ön, etc. Cinco: nominativo plural k / ok / ak / ek / ök, etc.
Pozaldez pertenece a la Denominación de Origen de Rueda, siendo una actividad que se ha venido realizando tradicionalmente, como así lo recuerda su nombre Pozal de Hez (abundancia de vino).
Las zonas no cultivadas están pobladas por matorral y plantas aromáticas, como el tomillo. De entre los árboles, destacan las encinas, los robles y las hayas, sobre todo a medida que se va ascendiendo por Sierra la Hez.
La barricada había perdido su encanto; el soldado ya no veía detrás de ella al «pueblo», sino a rebeldes, a agitadores, a saqueadores, a partidarios del reparto, a la hez de la sociedad; con el tiempo, el oficial se había ido entrenando en las formas tácticas de la lucha de calles: ya no se lanzaba de frente y a pecho descubierto hacia el parapeto improvisado, sino que lo flanqueaba a través de huertas, de patios y de casas.
Ello es que al predicho paso se dirigieron con preferencia sus miras de defensa, sin embargo que no desatendían los otros, pues allí pusieron hasta fuerzas marítimas al mando de un canalla europeo, que con dificultad se dará más soez, pues parece que la hez se había ido a refugiar en aquella desgraciada provincia.