hervor

(redireccionado de hervores)
También se encuentra en: Sinónimos.

hervor

(Del lat. fervor.)
1. s. m. Acción y resultado de hervir un líquido con un solo hervor tendrá bastante. ebullición, cocción, efervescencia
2. Estado de ánimo de gran excitación o grado de máxima intensidad con que se manifiesta una cosa el hervor con que acompañó sus palabras nos resultó inusitado. agitación, ardor, celo, intensidad, viveza
3. hervor de la sangre Erupción cutánea leve y pasajera no es más que un hervor de la sangre, no se preocupe.
4. dar un hervor Hervir por breve tiempo le he dado un hervor al agua.
5. faltarle a alguien un hervor coloquial, despectivo Estar algo chiflado o demostrar poco juicio.

hervor

 
m. Acción y efecto de hervir.
fig.Fogosidad, entusiasmo.
Alzar el hervor un líquido. Empezar a hervir.

hervor

(eɾ'βoɾ)
sustantivo masculino
1. ebullición de un líquido Cuando el agua dé el primer hervor, agregar la pasta.
2. celo y ardor característico de los jóvenes Está en todo el hervor de la adolescencia.
Sinónimos

hervor

sustantivo masculino
1 ebullición.
Ebullición se emplea más en el lenguaje técnico.
Traducciones

hervor

kochen

hervor

koken

hervor

ferver

hervor

gotować

hervor

종기

hervor

Koka

hervor

SM
1. [de agua, leche] → boiling
dar un hervor a algoto boil sth once
alzar el hervor o levantar el hervorto come to the boil
2. (popular, emocional) → ardour, ardor (EEUU)
Ejemplos ?
Y llegará tal vez el triste día En que del Etna imites los furores, Y con fuertes hervores Consigas derretir tu nieve fría, Que en torrentes bajando El ancho valle inunde, Y destrucción por él vaya sembrando.
Yo escribí con ingenio facinoroso en los hervores de la niñez, más ha de veinte y cuatro años, los que llamaron sueños míos, y precipitado, les puse nombres más escandalosos que propios.
¿Acaso el viento que deforma en sus hervores las húmedas tibiezas del desierto agitándose al entrar en los oasis de un gemido incierto...?
Irrevocable andanza que no busca más su tierra, porque no hay tierra para esa andanza que no quiere tierra, sino guadaña, tajo que corte con los hervores de la semilla, aunque con ello se tire al rictus de las alquimias que van tramando la vida degollada...
Y al arrullo soñoliento de monótonos hervores, he charlado largamente con los rústicos pastores y he buscado en sus sentires algo bello que decir...
No concierne sólo a México, cuyos adelantos, de fuerza propia y empuje indígena, despiertan simpatía vehemente en cuantos, por ser de pueblos de América, ven con orgullo fraternal la inteligencia exuberante, investigadora e impaciente de sus hijos, y la prisa con que–acallados ya los naturales hervores de pueblo primerizo, criado a pechos duros de madre preocupada–se dan los naturales de la tierra a utilizar y multiplicar las excelencias pasmosas de su suelo.
La veía como antaño, sin tocas ni sayal, sin vejez, sin arrugas, alegre, reidora, vistiendo de brocatel rameado, tapando la boca con el abanico de marfil; la veía alzar el pie en un minueto de Palacio, y el pie calzaba estrecho zapatito de tafilete azul, y la media era calada, de torzal... ¡Oh juventudes, venenos vitales, hervores de la sangre, fermentos de la fantasía!
Pero las llamas siguen y los calores crecen; prosigue la luz en las hornillas y su trinar de lumbres matizando distintos amanezcos con chimeneas eléctricas murmuran pútridas sus hervores de atole con el dedo.
Joseíto, que, como acabamos de decir, tenía la modestia de creer a pies juntillos lo que los espejos mejor azogados le decían, había tenido buen cuidado de hurtar el corazón a todo serio escarceo amoroso por temor a no ser debidamente correspondido, y vista habíale dado va a la edad anatematizada por el poeta sin sufrir quebrantos de mayor cuantía en sus amorosas andanzas, y arribar esperaba a la en que la sangre aminora sus hervores sin tener que llorar los desdenes de hembra alguna, cuando quiso su mala o buena suerte que se tropezase un día manos a boca con la Niña de Porcelana, al ver a la cual púsose intensamente pálido, y...
No pocos sentían revivir en sí antiguos hervores cada vez que, desde el tramo de camino que sesgaba la finca de Ferrier, veían a la muchacha afanarse, joven y ligera, en los campos de trigo, o gobernar el cimarrón de su padre con una destreza digna en verdad de un auténtico hijo del Oeste.
Monja fracasada por estar ya pasadita de edad cuando le vinieron los hervores monásticos, quiso hacer de su casa un simulacro de convento, en el sentido decorativo de la palabra; de su vida algo como un apostolado, y toda, toda ella se dio a los asuntos de iglesia y sacristía, a la conquista de almas a la mayor honra y gloria de Dios, mucho aconsejar a quien lo hubiese o no menester, ya que no tanto a eso de socorrer pobres y visitar enfermos.
Y él, mientras esto sucedía, estaba abocinado en el suelo hecho un ovillo, sin rebullirse ni alentar siquiera, imaginándose ya arrebatado a los infiernos y dando hervores en las calderas de pez, alcrebite y plomo, donde se rehogan los comerciantes por amor, las viejecitas que azuzan y los administradores que desuellan.