herrero

(redireccionado de herreros)

herrero

(Del lat. ferrarius, herrero.)
1. s. m. OFICIOS Y PROFESIONES Persona cuyo oficio es forjar el hierro tan sólo en la cerrajería se conservan herreros forjadores.
2. herrero de grueso Persona que trabaja exclusivamente en obras gruesas como balcones, arados u otras semejantes.

herrero -ra

 
m. f. Artesano que trabaja el hierro.

herrero, -ra

(e'reɾo, -ɾa)
sustantivo masculino-femenino
professions persona cuyo oficio es trabajar el hierro dándole formas El herrero forjó las sillas de hierro que colocamos en el jardín.
Traducciones

herrero

forgeron

herrero

ferreiro

herrero

حداد

herrero

kowal

herrero

铁匠

herrero

鐵匠

herrero

Kovář

herrero

נפח

herrero

鍛冶屋

herrero

대장장이

herrero

Smed

herrero

/a SM/Fblacksmith, smith
en casa del herrero (cuchillo de palo)there's none worse shod than the shoemaker's wife
herrero/a de gruesofoundry worker
Ejemplos ?
29º Item, dijeron que por cuanto los oficiales sastres y calceteros y herreros y zapateros en el usar de sus oficios y llevar precios por las obras que hacen...
la agrícola y recria de ganados, fabricacion de yeso, el molino harinero de que se ha hecho mérito y otro de la misma clase, tres, herreros, el cual uno de los cuales trabaja muy bien de armero y cerragero.
Juan, residente en corte, estéril de cuerpo, seguro en Italia, hombre de males, baldado de bienes, de buena ley con señores, mal pagado de ellos, censurón de figuras, escritor de flores, condenado a perpetua dieta y vestir bayeta, malquisto con las damas por dar menos, amigo de fregonas y gente mantenida, aborrecedor de faldellines y galas por caras, enemigo de dueñas vírgenes y vírgenes dueñas, de frailes casamentones y visitones, de beatas, terceras y terceros, de mercaderes, de ermitaños y de toda gente hipocritona, de calvos, de zurdos, de lindos, de antojones, de sastres duplicones, de doncellas cecinas, de necios porfiones, de viejas afeitadas, de herreros por vecinos...
¡Qué concepto tan desfavorable formarán los demás pueblos de nuestros comerciantes, cuando sepan que, puestos en el empeño de influir sobre un proyecto económico relativo al comercio del país, no encontraron gremio a quien asociarse, o que se dignase tomar parte en su demanda sino el de los herreros y zapateros!
Pues bien; el que en el Cielo es Júpiter; en el aire, Juno; en el mar, Neptuno; en las partes inferiores del mar, Salacia; en la tierra, Plutón; en la parte inferior de la tierra, Proserpina; en los domésticos hogares, Vesta en las fraguas de los herreros...
14 Y llevó en cautiverio á toda Jerusalem, á todos los príncipes, y á todos los hombres valientes, hasta diez mil cautivos, y á todos los oficiales y herreros; que no quedó nadie, excepto los pobres del pueblo de la tierra.
Jeremías 24 1 MOSTROME Jehová, y he aquí dos cestas de higos puestas delante del templo de Jehová, después de haber trasportado Nabucodonosor rey de Babilonia á Jechônías hijo de Joacim, rey de Judá, y á los príncipes de Judá, y á los oficiales y herreros de Jerusalem, y haberlos llevado á Babilonia.
Mineros (de las minas de carbón), carboneros, herreros, forjadores, fundidores, fogoneros, deshollinadores y demás trabajadores expuestos a inhalación de polvos de carbón de hulla, grafito y antracita.
33ª Qué ocupaciones de Artes mecánicos hay en el Pueblo, con distinción, como Albañiles, Canteros, Albéytares, Herreros, Sogueros, Zapateros, Sastres, Perayres, Tejedores, Sombrereros, Manguiteros, y Guanteros, etc., explicando en cada Oficio de los que huviere el número que haya de Maerstros, Oficiales, y Aprendices; y qué utilidad le puede resultar, trabajando meramente de su oficio, al día a cada uno.
IV Podrá ser que me valgan: ansia firme de producir el bien de cualquier modo; más que afán ateniense de lucirme, furor de semidiós de hacerlo todo; más que la pretensión de redimirme, la de bruñir y honrar mi propio lodo; ¡y el fervor masculino, temerario de hurgar mi corazón, no el diccionario!… : V ¡Y me valieron ya!…gran llamarada me llenó de saber sin más estudio: templó mis fibras, afiló mi espada, con sólo cuatro gotas de preludio; y aunque las cuatro en si no valen nada, las dejo como están, no las repudio. ¡Para dar sus mazazos más certeros, sólo escupen sus palmas los herreros!
Ya la puerta del departamento se abría, como enorme boca negra, en bostezo de abismo, y por ella se precipitaba una irrupción de hombres de torva catadura, negros de hollín, con trazas de herreros o mineros, que gritaban cosas horribles para los ricos, y, apoderándose del maletín, esparcían su contenido sobre la vía, entre carcajadas e insultos.
Labradores que llevaban en sus botas tierra del suelo natal, y herreros cuya piel iba a dar al nuevo mundo una muestra del humo de Inglaterra; en el poco espacio del entrepuente habían encontrado medio de amontonarse muestras de todas las edades y estados.