herejía

(redireccionado de herejías)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con herejías: herejes

herejía

1. s. f. RELIGIÓN Doctrina contraria a los dogmas de una religión que nace en el seno de la misma la Iglesia condena las herejías. apostaría, disma, sacrilegio
2. RELIGIÓN, SOCIOLOGÍA Opinión o creencia contraria a los principios establecidos como válidos en cualquier doctrina, ciencia o arte.
3. coloquial Desacierto que se comete al realizar una acción que estropea o deteriora la belleza de una cosa no cometas la herejía de teñirte el pelo. dislate, disparate, despropósito
4. coloquial Daño o molestia causados sin mala intención a un ser más débil ya vale de hacerle herejías al pobre chaval.
5. Insulto, palabra injuriosa contra una persona. injuria, insulto, ofensa

herejía

 
f. teol. y rel. Doctrina contraria a los dogmas de la Iglesia. Fueron abundantes durante los primeros años del cristianismo: maniqueísmo, arrianismo, etc.
fig.Sentencia errónea contra los principios de una ciencia o arte.
fig.Palabra gravemente injuriosa.

herejía

(eɾe'xia)
sustantivo femenino
1. religión ideología opuesta a las doctrinas de fe establecidas por una religión Afirmar que Cristo no es Dios es una herejía para el cristianismo.
2. pensamiento o idea contraria a las reglamentaciones de cuestiones científicas, artísticas y sociales una herejía contra una teoría física
Sinónimos

herejía

sustantivo femenino
Traducciones

herejía

heretgia

herejía

αίρεση

herejía

heresy

herejía

herezo

herejía

hérésie

herejía

eretnek

herejía

heresie, ketterij

herejía

heresia

herejía

herezija, krivoverstvo

herejía

kätteri

herejía

eresia

herejía

ересь

herejía

herezja

herejía

Ерес

herejía

异端

herejía

異端

herejía

kætteri

herejía

이단

herejía

SF
1. (Rel) → heresy
2. (= trampa) → dirty trick
3. (= injuria) → insult
4. (Andes, Méx) → silly remark, gaffe
Ejemplos ?
Vuestra impiedad, vuestras herejías, vuestras blasfemias, vuestros crímenes horrendos, han traído sobre nuestra tierra las plagas del Señor.
Ni menos gloria consiguió por el mismo motivo Ireneo, mártir invicto y Obispo de la iglesia de Lyón, quien refutando valerosamente las perversas opiniones de los orientales diseminadas merced a los gnósticos por todo el imperio romano, «explicó, según San Jerónimo, los principios de cada una de las herejías y de qué fuentes filosóficas dimanaron»(18).
Y, en verdad, el conocimiento y ejercicio de esta saludable ciencia, que fluye de las abundantísimas fuentes de las diversas letras, Sumos Pontífices, Santos Padres y Concilios, pudo siempre proporcionar grande auxilio a la Iglesia, ya para entender e interpretar verdadera y sanamente las mismas Escrituras, ya para leer y explicar más segura y útilmente los Padres, ya para descubrir y rebatir los varios errores y herejías...
Los apóstoles, de acuerdo con la palabra y las enseñanzas del Maestro y aunque El mismo les concedió el don de hacer milagros(9), sacaron de los libros divinos un gran medio de acción para propagar por todas las naciones la sabiduría cristiana, vencer la obstinación de los judíos y sofocar las herejías nacientes.
Bien valdrá dos duros. ¿Quiere usted que la juguemos a cara o sello? -¡Hombre, no hable usted herejías! -interrumpió Tamarite-. Bésela usted para que Dios lo perdone.
¡Oh, qué vi de calvinistas arañando a Calvino!, y entre estos estaba el principal Josefo Escalígero, por tener su punta de ateísta y ser tan blasfemo, deslenguado y vano y sin juicio. Al cabo estaba el maldito Lutero, hinchado como un sapo y blasfemando, y Melactón comiéndose las manos tras sus herejías.
A ninguno de ellos, ciertamente, sino al filósofo. Allí todo es obra de apriorismo, y de un apriorismo que rebosa en herejías. Causan verdaderamente lástima estos hombres, de los que el Apóstol diría: «Desvaneciéronse en sus pensamientos..., pues, jactándose de ser sabios, han resultado necios»(18); pero ya llegan a molestar, cuando ellos acusan a la Iglesia por mezclar y barajar los documentos en forma tal que hablen en su favor.
Tal ha sido constantemente la costumbre de la Iglesia, apoyada por el juicio unánime de los Santos Padres, que siempre han mirado como excluido de la comunión católica y fuera de la Iglesia a cualquiera que se separe en lo más mínimo de la doctrina enseñada por el magisterio auténtico. San Epifanio, San Agustín, Teodoreto, han mencionado un gran número de herejías de su tiempo.
Asístaos con su virtud Jesucristo, autor y consumador de nuestra fe; y con su auxilio e intercesión asístaos la Virgen Inmaculada, destructora de todas las herejías, mientras Nos, en prenda de nuestra caridad y del divino consuelo en la adversidad, de todo corazón os damos, a vosotros y a vuestro clero y fieles, nuestra bendición apostólica.
18 Porque lo primero, cuando os juntáis en la iglesia, oigo que hay entre vosotros disensiones; y en parte lo creo. 19 Porque preciso es que haya entre vosotros aun herejías, para que los que son probados se manifiesten entre vosotros.
semejantes costumbres perversas, errores y herejías, padecen persecución los que quieren vivir piadosamente en Cristo, aunque ninguno les atormente ni aflija el cuerpo; porque la padecen, no en el cuerpo, sino en el corazón.
Pero donde empezaban mis herejías anticientíficas era al declarar que tamaños portentos me parecían mucho más asombrosos después que la mano del hombre completaba en ellos, con la forma artística, el trabajo oculto y paciente de las fuerzas creadoras.