hediondo

(redireccionado de hediondos)
También se encuentra en: Sinónimos.

hediondo, a

(Del lat. vulgar foetibundus.)
1. adj. Que huele mal cada verano tienen que sufrir un río hediondo cerca de su casa. fétido, maloliente, pestilente
2. Que causa repugnancia. asqueroso, obsceno, repugnante decoroso
3. Que es molesto o fastidioso. cargante, incordiante, insoportable, insufrible atractivo, simpático
4. s. m. BOTÁNICA Arbusto leguminoso de flores amarillas, hojas compuestas y fruto en vainillas negras, que despide un olor desagradable y crece en la península Ibérica.
NOTA: Nombre científico: (Anagyris foetida.)
NOTA: También se escribe: hediento

hediondo, -da

 
adj. Que arroja de sí hedor.
fig.Sucio, repugnante, obsceno.
Molesto, enfadoso.
m. bot. Arbusto de la familia papilionáceas (Anagyris foetida), de olor desagradable. Tiene las hojas trifoliadas y las flores amarillas. El fruto es una legumbre.

hediondo, -da

(e'ðjondo, -da)
abreviación
1. aromático que desprende un olor desagradable e intenso En matadero había un olor hediondo a carne podrida.
2. que repugna en lo físico o en lo moral una conducta hedionda
Sinónimos

hediondo

, hedionda
Traducciones

hediondo

ADJ
1. (= maloliente) → stinking, foul-smelling
2. (= asqueroso) → repulsive
3. (= sucio) → filthy
4. (= obsceno) → obscene
5. (= inaguantable) → annoying, unbearable
Ejemplos ?
uando el "Caballo Verde" salió del puerto de Santa Isabel, el noble anciano, apoyado de codos en la pasarela del paquete, cargado de negros hediondos y pirámides de bananas, me dijo al mismo tiempo que miraba entristecido cómo la isla de Fernando Poo empequeñecía a la distancia: -¡Cómo ha cambiado todo esto!
Ya no es México esa porción de tierra que limitan el Bravo y el Suchiate; es la Compañia de los Borgia, escarbada y convertida en lodazales rojizos y hediondos.
Escurríme en las cárceles y acaricié a la infancia prostituida por la justicia, al pensamiento encadenado en las bartolinas y vi cómo miriadas de insectos chicos comen la carne de insectos grandes. Forcé cuarteles y vi en sus cuadras humillaciones, brutalidades, vicios hediondos, una academia de asesinato.
Asesino de Miss Cavell; asesino sin entrañas de mujeres estupendas, :imponentes, sobrehumanas: :superiores al estrago, superiores a su carne femenina, :superiores a la muerte, :como santas, como diosas; que cruzaban impasibles bajo el fuego formidable :de tus hórridos cañones, por la zona pestilente de tus gases asfixiantes, - :tan hediondos como tu alma,- :sin más yelmo que sus tocas, sin más armas de defensa que una cruz atada al brazo; arrastradas al fragor de la contienda, - como madres que buscaran a sus hijos a través de los tizones de un incendio-, conducidas al fragor de la contienda :-¡oh, sonámbulas sublimes!- :por el ¡ay!
-Si se tiene la estupidez de seguir siendo mercero -prosiguió el Presidente-; si no se sabe desbastarse; si se toman las cuentas del champaña por facturas de vino de pasto, como esos Rogron han hecho esta noche, lo mejor es quedarse en casa. -Son hediondos-dijo Julliard-.
Arrojados por los rincones había montones de títeres inválidos y despintados, herencia de un titiritero fracasado amigo de los Irzubeta, cajas diversas con soldados de plomo atrozmente mutilados, hediondos bultos de ropa sucia y cajones atiborrados de revistas viejas y periódicos.
Después que a todos instruyó en la maña, y fue de hombres y damas conocida; matamos suma de carneros viejos; pues tienen más hediondos los pellejos.
Consejas extrañas. Cuentos atrevidos. Relatos macabros. Cacas históricas. Líos hediondos. Historias risibles. Qué aquí... Que allá...
Este calavera es detestable, porque el cura liberal y despreocupado debe ser el más timorato de Dios, y el mejor morigerado. No creer en Dios y decirse su ministro, o creer en él y faltarle descaradamente, son la hipocresía o el crimen más hediondos.
lumínicos de sol, perseguidos, confundidos, sollozados, derruidos, maldecidos, pisoteados que sabemos mirar los infinitos, aunque hediondos de calumnias los arqueros prisioneros de antifaces pretenden impedir las alas abiertas a los cielos que liberen al ser enajenado en sus prisiones heredadas por máscaras sagradas de egoísmos.
Por él habíanle cortado el gaznate en redondo; su voz, o mejor, un silbido sordo y apagado, se escapaba por la llaga, y el aire de sus pulmones hacía subir la sangre a borbotones, a la superficie de su enorme herida, Panthia, cerrando esta herida con la esponja: «Esponja, amiga mía, le decía, tú que has nacido en el mar, guárdate de pasar por las orillas.» Terminada esta operación, levantan la cama que me tenía sepultado, y poniéndose con las piernas abiertas, frente a mi cara, empezaron a desaguar hasta inundarme y dejarme empapado de hediondos orines.
No sé si tú sabrás que su población se compone en su mayor parte de malasios infieles, de chinos hediondos y de budistas cuya indecencia llega a extremos que no puedes imaginarte.