hechicero

(redireccionado de hechiceras)
También se encuentra en: Sinónimos.

hechicero, a

1. adj./ s. OCULTISMO Se aplica a la persona que practica la hechicería los hechiceros se reunieron alrededor del dolmen. brujo, mago, medium, nigromante
2. adj. Que hechiza o cautiva por su hermosura nunca podré olvidar sus ojos hechiceros. cautivador, encantador, fascinador, seductor

hechicero, -ra

 
adj.-s. Que practica la hechicería.
fig.Que por su hermosura o buenas prendas hechiza o cautiva.

hechicero, -ra

(eʧi'θeɾo, -ɾa)
abreviación
que atrae de manera irresistible Tiene una sonrisa hechicera.

hechicero, -ra


sustantivo masculino-femenino
1. persona que realiza actos de magia en perjuicio de una persona La hechicera maldijo la descendencia de la familia real.
2. persona que hace predicciones y curaciones haciendo uso de poderes ocultos Un hechicero lo curó de su enfermedad con remedios naturales.

hechicero, -ra

(et∫i'θeɾo, -ɾa)
sustantivo masculino-femenino
1. occultism persona que realiza maleficios Con la ayuda de un hechicero le hizo hacer lo que ella quería.
2. persona que hace predicciones, invoca espíritus y hace curaciones el hechicero de una tribu
Sinónimos

hechicero

, hechicera
adjetivo y sustantivo
1 brujo, mago, mágico, encantador, nigromante, nigromántico, taumaturgo*, hada*.
Hada no es persona humana, sino ser sobrenatural femenino; connota hermosura (aunque transitoriamente puede adoptar apariencias feas), y su influencia es siempre benéfica.
Traducciones

hechicero

wizard, magic, sorcerer

hechicero

černokněžník

hechicero

troldmand

hechicero

Hexenmeister

hechicero

μάγος

hechicero

velho

hechicero

sorcier

hechicero

čarobnjak

hechicero

魔法使い

hechicero

마법사

hechicero

tovenaar

hechicero

trollmann

hechicero

feiticeiro

hechicero

trollkarl

hechicero

พ่อมด

hechicero

büyücü

hechicero

phù thủy

hechicero

男巫士

hechicero

מכשף

hechicero

/a
A. ADJ
1. [rito, poder] → magic, magical
2. [labios, ojos] → enchanting, bewitching
B. SM/F (= brujo) → sorcerer/sorceress, wizard/witch; [de tribu] → witch doctor
Ejemplos ?
Antes, mis doce campanadas hacían alzarse a los espectros de sus tumbas, y a las hechiceras, barnizadas de untos fríos, salir como cohetes, cabalgando en esta escoba, por la chimenea.
Nuestro salón campestre, en una noche de baile, es una cosa encantadora: aquel conjunto de bellezas, así humanas como rústicas y de artificio; aquel enjambre de mujeres hechiceras, arrastrando el lujo y la vaporosidad de sus trajes y prendidos entre el otro lujo exuberante de la vegetación, a media noche, a la luz misteriosa que producen los destellos del gas quebrándose en el verde follaje de los árboles; los ecos de la invisible orquesta, el ambiente, la...
X Entra a ceñir tus lauros, y contigo los bravos campëones que fueron el terror del enemigo: ya os espera la ansiosa muchedumbre, collados coronando hasta la cima e hinchendo inquieta los vecinos valles; de la opulenta Lima ledos hollad las alfombradas calles: cada privado hogar con puerta ornada por vistosa flotante colgadura, cual rostro amigo, sonreír procura a vuestra fausta victoriosa entrada: al son del atambor y los marciales pomposos instrumentos y al excelso clamor de las campanas, que cuentan vuestra gloria al firmamento, por los arcos magníficos triunfales pasad con frentes del laurel ufanas: ved de hechiceras vírgenes hermosas coronados balcones y ventanas...
Y en corolas hechiceras, y en pletóricas anteras, y en estilos diminutos, y en finísimos estambres van buscando los enjambres las esencias de los frutos.
Pero su malvada madrastra era hechicera, había visto marcharse a los dos hermanitos, había seguido sus pasos a hurtadillas, como hacen las hechiceras, y había echado yerbas encantadas en todas las fuentes de la selva.
Madrugan por su parte las hechiceras cursis en estado honesto, y lavan y planchan el vaporoso vestido de indiana con el que a la tarde, entre dos luces, han de parecer ladys o princesas en el salón...
Mis almas enamoradas y mil hechiceras sombras, que en mis flores encantadas se albergaban del calor, de sus cálices salían a la luna, y sobre alfombras de musgo y césped venían a sentarse en mi redor.
Y esto lo dice el periodista porque presume, o sabe, o quiere hacer creer que concurrieron a los salones espléndidos de la encantadora marquesa del Rábano o de la Colifor, la seductora baronesa de la Ortiga, la adorable condesa del Pámpano, las hechiceras señoritas de Azafrán, la interesante viuda de Mogol, el opulento banquero Potosí, el ilustre diplomático vizconde del Tornasol, el mimado poeta Aljófar, el lisonjero folletinista que lo cuenta, Jarabe, y el artista sublime más en boga en el regio coliseo, si de Madrid se trata.
¡Ah! dijo, viene hacia aquí, ya veo a una de las dos hechiceras: la otra no puede escapárseme. Pero ¡cuál fue su asombro cuando la vio acercarse a la fuente, quitarse la piel; cuando la cubrieron sus dorados cabellos y se mostró más hermosa que ninguna de las mujeres que había visto en el mundo!
Y aunque milenios bailotean sus años sobre los minutos que sienten tus pasos y aunque las princesas danzan sus semánticas y aunque los pastores retañen sus flautas mis estatuas de marfil no se doblegan –inmóviles aladas– y persisten encantadas y hechiceras alargándome a destiempo el duro goce de sentir el cesto fiel de tu venida que me ofrece su manzana y blanca sidra para hacer en plenitud de hogaza insomne el cálido pan nuestro, de cada noche.
Al largo cielo en fin eres deudora de tal beldad y gracias hechiceras, que de toda ciudad reina y señora y verdadero Paraíso fueras, si el odiado sonante Terremoto tal vez no fuese a visitar tu suelo: tu sola plaga, y humillante coto que poner quiso a tu soberbia el Cielo.
mi amigo el artista Francisco Laso CANTO PRIMERO Entre cuantas beldades, ora en prosa han sido celebradas, ora en rima, fue la mayor Doña Cristina Llosa, flor la más bella del jardín de Lima; que esta insigne ciudad, madre famosa de hechiceras beldades de alta estima, nunca engendró ni engendrará ninguna que tantas gracias y atractivos una.