harto

(redireccionado de hartos)
También se encuentra en: Sinónimos.

harto, a

(Del lat. fartus, relleno.)
1. adj. Que está saciado no me ponga más carne, estoy harto. ahito, repleto, saciado ávido, necesitado
2. Que está cansado de hacer una cosa estoy harto de trabajar. aburrido, cansado, fastidiado, hastiado entretenido
3. adv. Bastante, sobrado no te quejes, que harto bien te tratan. asaz poco
4. adj. Méx., Chile, Cuba Que tiene o hay mucho o gran cantidad de alguna cosa.
5. adv. Muy, mucho por desgracia, estos sucesos son harto frecuentes.

harto, -ta

 
adj.-s. Repleto, que ha comido mucho.
adj. Bastante o sobrado.
adv. Bastante: h. ayunarás.

harto, -ta

('aɾto, -ta)
abreviación
1. que ha satisfecho el apetito de comer y beber Después del festín, quedaron hartos.
2. que está cansado o molesto con alguien o algo por una situación recurrente Me tienes harto con tus idas y venidas.
Sinónimos

harto

adverbio
bastante*, sobrado, asaz.
Por ejemplo: harto caro le ha salido el viaje.

harto

, harta
Traducciones

harto

otrávený

harto

træt

harto

kyllästynyt

harto

à bout

harto

biti sit svega

harto

うんざりして

harto

싫증이 난

harto

lut lei

harto

ha fått nog av

harto

เบื่อ

harto

chán ngấy

harto

A. ADJ
1. (= cansado) → fed up
¡ya estamos hartos!we've had enough!we're fed up!
¡me tienes harto!I'm fed up with you!
estar harto de algo/algnto be tired of sth/sb, be fed up with sth/sb, be sick of sth/sb
estaban un poco hartos de tanta publicidadthey were a bit tired of all the publicity, they were a bit fed up with o sick of all the publicity
está harto de su jefehe's fed up with o sick of his boss
estar harto de hacer algoto be tired of doing sth, be fed up of doing sth, be sick of doing sth
está harto de no tener dinerohe's tired o fed up o sick of not having any money
estar harto de que + SUBJUNto be fed up with + ger, be sick of + ger
estamos hartos de que lleguen siempre tardewe're tired of o fed up with o sick of them arriving late
2. (= lleno)
harto de algostuffed with sth
3. (= mucho)
3.1. (frm) ocurre con harta frecuenciait happens very often o very frequently
tienen hartas razones para sentirse ofendidosthey have plenty of reasons to feel offended
3.2. (LAm) → plenty of, a lot of
usaste harta harinayou used plenty of o a lot of flour
hartos chilenosplenty of o a lot of Chileans
ha habido hartos accidentesthere have been a lot of o plenty of accidents
B. ADV
1. (con adjetivo)
1.1. (frm) → very, extremely
una tarea harto difícila very difficult task, an extremely difficult task
1.2. (LAm) → very
llegaron harto cansadosthey were very tired when they arrived
2. (LAm) (con adverbio) → very
lo sé harto bienI know that very well o all too well
3. (LAm) (con verbo) → a lot
te quiero hartoI love you a lot
dormí harto anocheI slept a lot last night
C. PRON (LAm) hace harto que no lo veoit's been a long time since I saw him
-¿queda leche? -sí, harta"is there any milk left?" - "yes, lots"
falta harto para llegarthere's still a long way to go
Ejemplos ?
Por otra parte los indios, vista la perdición de sus chacras, ayudados de sus usos y abominaciones antiguas, dieron en comerse todas las aves, cuyes y carneros que tenían, aunque era cuaresma, diciendo que se acababa el mundo y querían morir hartos.
Y como la voluntad no era algo animal, sino sólo característico de los grandes humanos, buscaba y rebuscaba la forma para ponerles trabas y desesperar a los AZTECAS, que hartos de tantos contratiempos, quizás abandonarían los altos fines que HUITZILOPOCHTLI les había ordenado.
-¿Te pega? -Me curte muy duro cuando no le junto hartos pesos y cuando toma chicha, y también cuando se me rasga la ropa. Ayer me jartó a totes.
Las mariposas de mil colores parecían hojas de árboles marchitos por el otoño que desfallecidas caían como mareadas por el caluroso bochorno. Hartos pues, de tanta sequía, de tanto desear agua y sufrir el calorón, se reunió toda la animalidad de aquellos llanos y sierras en un claro del bosque cercano que sucumbía de marchitez y entonces decidieron que para remediar su situación debía seleccionarse a alguno de ellos con el propósito de pedir que TLALOCTLI cayera.
De noche, a la hora de marcharse, los caballos, hartos de avena hasta las narices, tuvieron dificultades para entrar en los varales; daban coces, se encabritaban, los arreos se rompían, sus amos blasfemaban o reían; y toda la noche, a la luz de la luna, por los caminos del país pasaron carricoches desbocados que corrían a galope tendido, dando botes en las zanjas, saltando por encima de la grava, rozando con los taludes, con mujeres que se asomaban por la portezuela para coger las riendas.
Si se lo preguntáis a los prohombres de esos ocho partidos, y más como la respuesta ha de ser pública, todos os contestarán que son acérrimos fueristas y cada uno de ellos os dirá que su respectivo partido es el más amante de Bizkaya, el más entusiasta y sincero defensor de sus derechos e intereses. Pero, ¡ah, infelices: cuán hartos estamos de tanta farsa!
La sociedad limeña, que hartos motivos tenía para aborrecer a los talaveras, acabó de exaltarse con este suceso, y personas respetables fueron donde el virrey con la querella.
La Biblia contiene las palabras que calman y confortan; los versos del Salmo XCI, «Te cubrirá con sus alas poderosas; en seguridad estarás bajo su abrigo», le cantan en la memoria; el Salvador, con la cabeza aureolada y los brazos abiertos camina ahora sobre las agitadas olas negras del océano de sus pensamientos y dice las palabras suaves que le derraman en el alma una divina paz inefable: «Bienaventurados los que tengan hambre y sed de justicia porque ellos serán hartos...».
Y para eso amamos con falsedad, compramos lujos y amistades, hacemos perjuicios y daños, nos burlamos del mundo, de este mundo del que estamos hartos, del que despreciamos..
Y chocan los mundos diversos, las ideas opuestas, los pensamientos inútiles, los sentimientos cobardes, los deseos hartos, las traiciones sacras, las mentiras televisadas, las componendas de altura, las promesas diseñadas, la dignidad planificada, las libertades falsas, las esperanzas absurdas, las risotadas demócratas, la pachanga mítica, las revoluciones cóncavas, los guajolotes difundidos para exhibir descaros hasta transformarlo todo en vértigo incansable de humos sin final y polvos sin magia...
Y hemos escuchado a ancianos, y ancianas cansados, hartos de toda una vida de trabajo, de lucha y ser arrojados a un rincón, como si fueran un estorbo, una basura, y todavía allá arriba tal vez les dan una limosna, toda una vida viendo el mismo México de abajo, jodido, despreciado, humillado ´´hasta morir si es preciso´´ dijeron.
Oh, Memio: bien a mí, boca arriba, y largo tiempo todo ese cipote lentamente me hiciste mamar. Pero, por cuanto veo, en parejo caso estuvisteis, pues de un nada menor capullo hartos estáis.