hamadríade

(redireccionado de hamadríades)

hamadríade

(Del gr. hamadryas < hama, juntamente + dryas, árbol.)
s. f. MITOLOGÍA Ninfa de los bosques que nacía con un árbol y moría con él.

hamadríade

 
m. zool. Primate catarrino cinocéfalo, de la familia cercopitécidos (Comapithecus hamadryas), considerado sagrado en el antiguo Egipto.
Ejemplos ?
En cuanto a su vida social, el hamadríades forma grupos familiares dirigidos y defendidos por un macho alfa, único autorizado a reproducirse, algún macho subadulto, varias hembras (15 como máximo) y sus crías de corta edad.
Los hamadríades viven en ambientes más secos que el resto de babuinos (denominados colectivamente "babuinos de sabana"), pero necesitan beber con cierta frecuencia, por lo que los grupos no se alejan nunca de una fuente de agua.
Mientras que entre los hamadríades sólo el macho dominante se aparea (peleando a menudo con los intrusos y mordiendo a las hembras que muestren interés por ellos), en el caso de los babuinos de sabana todos los machos pueden aparearse a priori con las hembras.
Suelen diferenciarse de los babuinos silvestres porque adoptan un pelo grisáceo y un tamaño mayor que los salvajes gracias a su alimentación más abundante durante la infancia. Los babuinos, en concreto los hamadríades, tuvieron un papel más importante en el Antiguo Egipto.
Eran llamadas Dríades (Δρυάδες), Hamadríades (Ἁμαδρυάδες) o Adríades (Ἀδρυάδες), de δρῦς, que significa no sólo 'roble' sino también cualquier árbol silvestre que crece majestuoso.
Aunque tanto el nombre de este personaje como el de su padre han evolucionado a la forma castellana «Dríope», provienen de dos palabras distintas en griego antiguo: el nombre del padre es Δρύοψ (Driops); el de la hija, Δρυόπη (Dríope). Dríope se hizo compañera de las Hamadríades, ninfas de los árboles.
Al ir Dríope a ofrecer un sacrificio a las Hamadríades, sus antiguas compañeras, en un templo dedicado a Apolo y construido por Anfiso, ellas la raptaron y la unieron a su grupo.
Pero seguramente la más hermosa es la bella Égloga de las hamadríades, cuya pompa cromática y lujo sensorial anuncia el de la escuela prebarroca de los poetas antequerano-granadinos.
Entonces el dios 'De la Arcadia bajo los helados montes' dice, 'entre las hamadríades muy célebre Nonacrinas, 690 náyade una hubo; las ninfas Siringe la llamaban.
1 Del collado heliconio oh cultivador, de Urania el vástago, que arrebatas a la tierna virgen hasta su hombre, oh Himeneo Himen, oh Himen Himeneo, 5 ciñe tus sienes de flores de la suave oliente mejorana, el flámeo coge alegre: aquí, aquí ven, en tu níveo pie llevando lúteo el zueco, 10 y, despertando en este risueño día, las nupciales canciones entonando con voz tintinante, golpea la tierra con los pies, con la mano agita la pínea tea, 15 puesto que Junia con Manlio, cual la que el Idalio honrando vino al frigio juez, Venus, buena ella, con buena ave, se casa la virgen, 20 radiante como con sus floridos ramilletes el mirto asiano, los que las Hamadríades diosas por juego para sí nutren con rorante humor.
Bajo el rey tal Pomona vivió, que la cual, ninguna entre las latinas Hamadríades ha honrado con más pericia los huertos ni hubo más estudiosa otra del fruto del árbol, 625 de donde posee el nombre.
En medio de la batalla, Glozelle apuñala a Miraz para hacer creíble su mentira y dejar libre el camino al gobierno. En la batalla intervienen los árboles ya despiertos (dríades y hamadríades) que aterraron a los telmarinos.