hagiográfico

(redireccionado de hagiográficas)

hagiográfico, a

adj. RELIGIÓN De la hagiografía.
Traducciones

hagiográfico

agiografico
Ejemplos ?
550 – Roma o Constantinopla, c. 634) fue un monje sirio, autor de obras hagiográficas sobre los padres del desierto y sobre san Juan el Limosnero.
Este blasón fue aprobado el 25 de setiembre de 1989 y publicado en el DOGC nº 1.205 de 11 de octubre del mismo año. Se trata de armas arqueológicas de vasalleje y advocativas hagiográficas.
Vemos la imagen de San José enmarcada en un par de columnas salomónicas y otras dos estriadas, con tres esculturas hagiográficas y dos gárgolas con figuras mitológicas.
Además los textos más fidedignos en rigor científico como las investigaciones hagiográficas de los bolandistas conocidas como Acta Sanctorum son aceptados como válidos históricamente para entender su culto primario como personaje histórico.
Las crónicas hagiográficas cuentan que a la hora de su muerte aparecieron dos arcos muy brillantes y de diferentes colores que formaban una cruz en el cielo.
Son 27, representan a santos, escenas hagiográficas y pasajes evangélicos, y se distribuyen en una mazonería de tres cuerpos más banco, cuatro calles y dos entrecalles, con guardapolvos perimetral.
Según el jesuita Delehaye, en Las leyendas hagiográficas, en el Medioevo se conocía un mito que hablaba de las torturas sufridas por Clemente y Agatángelo: En los últimos interrogatorios, Agatángelo contestó al juez que se admiraba de su resistencia: Arrestados nuevamente, fueron devueltos a Ancira, donde sufrieron torturas (lapidación).
En estos casos súfí se considera que es el santo o wali (plural awliya) por excelencia, aunque dentro de esta denominación algunos distinguen una jerarquía que es encabezada por el polo o qutb, los asistentes o awtad, los ayudantes o abdal, los solitarios o afrad y otro sinfín de grados o estaciones, tal y como explican las obras hagiográficas y las obras dedicadas a la santidad en el Islam, la walaya.
A su vez el mítico viaje influirá sobre otras narraciones hagiográficas difundidas por toda Europa occidental, como las narraciones viajeras de Saint-Malo en Bretaña o san Amaro en España.
Dos testimonios medievales sobreviven de este relato, ajeno a las grandes compilaciones hagiográficas: uno portugués y otro castellano, entre los que no hay relaciones textuales.
Obras poéticas: Oratio in nocte, De cuculo, Certamen Veris et Hiemis, De clade lindisfarnensis monasterii, etc. Obras hagiográficas: De sanctis Eboracensis Ecclesiae y Vita sancti Willibrordi.
Siendo la suya una pintura esencialmente religiosa, destinada tanto a conventos, para los que trabajó con frecuencia proporcionándoles extensas series hagiográficas, como para las iglesias y la devoción privada, su naturalismo consistirá en infundir a los relatos hagiográficos la inmediatez de lo cotidiano.