hacedor

(redireccionado de hacedores)

hacedor, a

1. adj./ s. Que hace, en especial Dios para los cristianos, Dios es el sumo hacedor.
2. s. ADMINISTRACIÓN Persona que administra una hacienda.

hacedor, -ra

 
adj.-s. Que hace alguna cosa.
Encargado de administrar una hacienda.

hacedor, -ra

(aθe'ðoɾ, -ɾa)
abreviación
que hace alguna cosa Los artistas son hacedores de mundos.

hacedor, -ra


sustantivo masculino-femenino
persona o ser que hace alguna cosa Descubrieron que era un hacedor de embustes y estafas.

hacedor


sustantivo masculino
denominación usada para referirse a Dios como creador de todo lo que existe las maravillas del Hacedor
Traducciones

hacedor

doer, maker

hacedor

SM/F (gen) → maker (Literat) → poet
el (Supremo) Hacedorthe Creator, the Maker
Ejemplos ?
Pero no pensaban, no hablaban ante los de la Construcción. Los de la Formación, sus Hacedores, sus Vivificadores. Y su muerte fue esto: fueron sumergidos; vino la inundación, vino del cielo una abundante resina.
Si solo se atiende a los contenidos temáticos de las asignaturas en los niveles de educación básica, acaso se creen eruditos o máquinas sabias, hacedores de textos, pero no seres humanos comprometidos con la transformación solidaria de la sociedad.
12 Porque todos lo que sin ley pecaron, sin ley también perecerán; y todos los que en la ley pecaron, por la ley serán juzgados: 13 Porque no los oidores de la ley son justos para con Dios, mas los hacedores de la ley serán justificados.
De la opinión de los platónicos, que piensan que a los ángeles los crió Dios, pero que los ángeles son los que crían los cuerpos humanos El filósofo Platón quiso que los dioses menores que crió el sumo Dios fuesen hacedores de los demás animales, recibiendo del Señor la parte inmortal, y de ellos la mortal.
Domina sobre ellas el aire, el cual, en cuanto es el peso del agua que el peso de la tierra más ligero, tanto es él más pesado que el fuego; allí también las nieblas, allí aposentarse las nubes ordenó, y los que habrían de conmover, los truenos, a las humanas mentes, 55 y con los rayos hacedores de relámpagos los vientos.
Y por cuanto Porfirio, por amor de la purificación del alma, dice que debe huirse de todo lo que es cuerpo, opinando asimismo con su maestro Platón y con los demás platónicos que los que vivieren disoluta y torpemente vuelven a los cuerpos mortales para pagar sus penas (aunque Platón dice que también pasan a los cuerpos de las bestias, y Porfirio solamente a los de los hombres) síguese necesariamente que confiesen que estos dioses a que ellos desean les tributemos adoración como a progenitores y autores nuestros, no son otra cosa que unos fabricadores y arquitectos de nuestras cadenas y cárceles, y no nuestros hacedores, sino crueles carceleros que nos encierran en miserables y horrendos calabozos, y nos ponen gravísimas e insufribles prisiones y cadenas.
La recreación a la que todos debemos accedernos ha de permitir modificar actitudes pasivas y de simples espectadores para convertirnos en actores conscientes, capaces de apreciar que el valor del esfuerzo colectivo es superior a la simple agregación de las acciones individuales y que tiene vigor inquebrantable porque es el aliento imperecedero del poder popular donde todos somos protagonistas principales de la cultura, si por ella entendemos el cultivo del hombre por sí mismo y la imagen que de sí y de su tiempo crea y hereda convirtiéndonos en hacedores de la historia.
50 Pequeño había un abismo, ensenado en curvos arcos, grato descanso de Escila, adonde ella se retiraba del hervor del mar y del cielo, cuando muchísimo en mitad de su orbe el sol era y mínimas desde su vértice hiciera las sombras. Éste la diosa previamente lo malogra, y con venenos hacedores de portentos 55 lo inquina.
Luego, cuando pude escaparme hasta ellos, comencé a enterarme de las historias que las personas les narraban para que les dieran formato de carta. Era como encontrarme con hacedores de mundos.
vamos, vamos al Cementerio, sino vamos a Punta Lara, eran las conversaciones entre los carceleros, los, los hacedores de todo esto, él cuando fue separado de esa fila de la muerte, fue llevado a un calabozo y ese día miércoles, que fue separado, vino a verlo alguien, que él solamente le vio sus zapatos muy lustrados, un pantalón impecable y una cadena de oro muy grande, que le dijo poniéndole un dedo sobre la frente, así que usted es Guido Carlotto y él le dijo sí...
Ahora, desde mi punto de vista, y de muchos otros pensadores socialistas, y desde muchos no sólo pensadores, sino hacedores, quiero decir desde la realidad misma, pues, desde la praxis.
Era muy aficionado a las artes el soberano, y favorecía con gran largueza a sus músicos, a sus hacedores de ditirambos, pintores, escultores, boticarios, barberos y maestros de esgrima.