Ejemplos ?
Moribundo, se dirige al camerino de Paula para matarla pero, oculto tras unos trastos, la escucha hablar bien de él, por lo que deja el arma que portaba en el suelo y se queda mirando al vacío (se supone que muere).
Esto incluyó enviar amigos comunes a visitarla (para hablar bien de ella) como flores y cartas rogándole a Vivien que reconsiderara su decisión.
La disputa entre la familia Alighieri y Adimari nació cuando Argenti le pidió a Dante, su vecino de casa ir al juez y hablar bien de él a fin de sacarlo de ciertos problemas judiciales.
Durante una detención de Alan, Chelsea empezó a fijarse en su abogado y hablar bien de él, lo cual llevó a Charlie a tener un ataque de celos, y debido a eso se separaron un tiempo.
John respondió rápidamente "Después de lo que el maldito Noel Gallagher dijo sobre mí no puedo hablar bien de Oasis, él es solo un pajero, y parece Parker de los Thunderbirds".
Uno sobresale en el ditirambo, otro en los elogios, éste en las canciones destinadas al baile, aquél en los versos épicos, y otro en los yambos, y todos son medianos fuera del género de su inspiración, porque es ésta y no el arte la que preside a su trabajo. En efecto, si supiesen hablar bien, gracias al arte, en un sólo género, sabrían igualmente hablar bien de todos los demás.
Entre otras cosas se estableció como norma el hablar bien de los patrocinadores ante el público y la prensa, o cumplir con determinados formalismos de etiqueta.
Amarlos de corazón 3. Respetarlos debidamente, y hablar bien de ellos, tanto en su presencia como estando ausentes 4. Obedecerlos con prontitud 5.
Al parecer, Howard está teniendo problemas en la compañía, mientras Chad sigue siendo exitoso, por lo que promete hablar bien de él.
Era lo que afirmaba Salustio (Guerra de Catilina, 3): «Es hermoso obrar bien con el estado, sin embargo no carece de sentido hablar bien de él además.
En ese panorama, el ex-presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, hizo numerosos llamados a «hablar bien de México», aunque numerosos periodistas y miembros de algunos partidos políticos criticaron esta postura al considerar que el problema de la violencia no es simplemente de percepción o que es un intento de coartar la libertad de expresión.