habituar

(redireccionado de habituados)
También se encuentra en: Sinónimos.

habituar

v. tr. y prnl. Hacer que una persona se acostumbre a una cosa no se habitúa a su nuevo empleo. aclimatar, acostumbrar, familiarizar desacostumbrar
NOTA: Se conjuga como: actuar

habituar

 
tr.-prnl. Acostumbrar o hacer que alguno se acostumbre a una cosa.

habituar

(aβi'tuaɾ)
verbo transitivo
1. hacer que una persona adquiera determinada conducta como un hábito En la escuela lo habituaron a levantar la mano antes de hablar.
2. hacer que una persona deje de considerar molesta o extraña a una cosa Su madre lo habituó al trato con los animales de granja.

habituar


Participio Pasado: habituado
Gerundio: habituando

Presente Indicativo
yo habitúo
tú habitúas
Ud./él/ella habitúa
nosotros, -as habituamos
vosotros, -as habituáis
Uds./ellos/ellas habitúan
Imperfecto
yo habituaba
tú habituabas
Ud./él/ella habituaba
nosotros, -as habituábamos
vosotros, -as habituabais
Uds./ellos/ellas habituaban
Futuro
yo habituaré
tú habituarás
Ud./él/ella habituará
nosotros, -as habituaremos
vosotros, -as habituaréis
Uds./ellos/ellas habituarán
Pretérito
yo habitué
tú habituaste
Ud./él/ella habituó
nosotros, -as habituamos
vosotros, -as habituasteis
Uds./ellos/ellas habituaron
Condicional
yo habituaría
tú habituarías
Ud./él/ella habituaría
nosotros, -as habituaríamos
vosotros, -as habituaríais
Uds./ellos/ellas habituarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo habituara
tú habituaras
Ud./él/ella habituara
nosotros, -as habituáramos
vosotros, -as habituarais
Uds./ellos/ellas habituaran
yo habituase
tú habituases
Ud./él/ella habituase
nosotros, -as habituásemos
vosotros, -as habituaseis
Uds./ellos/ellas habituasen
Presente de Subjuntivo
yo habitúe
tú habitúes
Ud./él/ella habitúe
nosotros, -as habituemos
vosotros, -as habituéis
Uds./ellos/ellas habitúen
Futuro de Subjuntivo
yo habituare
tú habituares
Ud./él/ella habituare
nosotros, -as habituáremos
vosotros, -as habituareis
Uds./ellos/ellas habituaren
Imperativo
habitúa (tú)
habitúe (Ud./él/ella)
habituad (vosotros, -as)
habitúen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había habituado
tú habías habituado
Ud./él/ella había habituado
nosotros, -as habíamos habituado
vosotros, -as habíais habituado
Uds./ellos/ellas habían habituado
Futuro Perfecto
yo habré habituado
tú habrás habituado
Ud./él/ella habrá habituado
nosotros, -as habremos habituado
vosotros, -as habréis habituado
Uds./ellos/ellas habrán habituado
Pretérito Perfecto
yo he habituado
tú has habituado
Ud./él/ella ha habituado
nosotros, -as hemos habituado
vosotros, -as habéis habituado
Uds./ellos/ellas han habituado
Condicional Anterior
yo habría habituado
tú habrías habituado
Ud./él/ella habría habituado
nosotros, -as habríamos habituado
vosotros, -as habríais habituado
Uds./ellos/ellas habrían habituado
Pretérito Anterior
yo hube habituado
tú hubiste habituado
Ud./él/ella hubo habituado
nosotros, -as hubimos habituado
vosotros, -as hubísteis habituado
Uds./ellos/ellas hubieron habituado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya habituado
tú hayas habituado
Ud./él/ella haya habituado
nosotros, -as hayamos habituado
vosotros, -as hayáis habituado
Uds./ellos/ellas hayan habituado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera habituado
tú hubieras habituado
Ud./él/ella hubiera habituado
nosotros, -as hubiéramos habituado
vosotros, -as hubierais habituado
Uds./ellos/ellas hubieran habituado
Presente Continuo
yo estoy habituando
tú estás habituando
Ud./él/ella está habituando
nosotros, -as estamos habituando
vosotros, -as estáis habituando
Uds./ellos/ellas están habituando
Pretérito Continuo
yo estuve habituando
tú estuviste habituando
Ud./él/ella estuvo habituando
nosotros, -as estuvimos habituando
vosotros, -as estuvisteis habituando
Uds./ellos/ellas estuvieron habituando
Imperfecto Continuo
yo estaba habituando
tú estabas habituando
Ud./él/ella estaba habituando
nosotros, -as estábamos habituando
vosotros, -as estabais habituando
Uds./ellos/ellas estaban habituando
Futuro Continuo
yo estaré habituando
tú estarás habituando
Ud./él/ella estará habituando
nosotros, -as estaremos habituando
vosotros, -as estaréis habituando
Uds./ellos/ellas estarán habituando
Condicional Continuo
yo estaría habituando
tú estarías habituando
Ud./él/ella estaría habituando
nosotros, -as estaríamos habituando
vosotros, -as estaríais habituando
Uds./ellos/ellas estarían habituando
Sinónimos

habituar

pronominal
2 acostumbrarse, avezarse, hacerse, adaptarse, hacer callos, criar callos. desacostumbrar.
Hacer callos y criar callos se refieren al hecho de habituarse al trabajo, al maltrato o a los vicios.
Traducciones

habituar

habituer

habituar

abituare

habituar

A. VTto accustom (a to)
B. (habituarse) VPR habituarse ato become accustomed to, get used to
Ejemplos ?
Y si todo es signo y vivimos envueltos, rodeados, manipulados, obligados, dirigidos, habituados, necesitados de los signos, la Semiótica se convierte en un instrumento crítico para la educación liberadora que transforme al homo sapiens en el neo sapiens sapiens del siglo XXI.
El resultado probó severamente a Venezuela el error de su cálculo, pues los milicianos que salieron al encuentro del enemigo, ignorando hasta el manejo del arma, y no estando habituados a la disciplina y obediencia, fueron arrollados al comenzar la última campaña, a pesar de los heroicos y extraordinarios esfuerzos que hicieron sus jefes, por llevarlos a la victoria.
Estos principios son muy superiores a las vulgares ideas que han formado hasta ahora un comercio de factoría y corretaje; pero no por eso son menos ciertos; y si a pesar de ellos se insiste en que la saca de numerario que haga el extranjero es un verdadero mal, responderé que estamos tan habituados a él, que debemos ya perderle el miedo: ¿Qué extracción de plata puede haber mayor a la que sufrimos perpetuamente?
LAS REPERCUSIONES DE LOS PACTOS EN LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA La práctica de los pactos sociales, las distintas modalidades que adoptan, no es un hecho pasajero, sino algo que tiende a constituirse como normal por lo menos en tanto que duren la crisis económicas. Es una negociación articulada que trastoca completamente el concepto de convenios al que estamos habituados.
Otras muchas veces tenemos consciencia de haber soñado, pero nos es imposible precisar el qué, y en general nos hallamos tan habituados a la experiencia de que los sueños sucumben al olvido, que no rechazamos como absurda la posibilidad de haber soñado, aunque al despertar no poseamos el menor recuerdo de ello.
Un instante, uno solo, cundió el pánico entre los tripulantes; pero después se impuso el ánimo esforzado de aquellos hombres habituados a disputar casi todos los días la existencia a las olas en las más trágicas lides.
Hoy, cuando la conducción lectora se centra en la práctica social de los textos escritos a los cuales, niños y niñas suelen estar habituados (letreros, carteles, anuncios, cómics, canciones, adivinanzas, acertijos, trabalenguas, cuentos, revistas, periódicos, etcétera) y se arranca de lo más viable: su nombre y el de los demás, el profesorado se angustia porque le da la impresión de no poder hacerlos aprender a leer al escapárseles de la mano, en dispersión incontrolable, las palabras que constituyen tales textos.
Hasta ahora el magisterio nacional y el público en general se han encontrado habituados a cambios aparentes que popularmente devienen en irónicas expresiones: “Nomás cambian los nombres” “en el fondo es lo mismo”, “la misma gata pero revolcada”.
Habíamos corrido todo el día en el gimnasio, éramos sanos, los firmes dientes estaban habituados a romper la cáscara del coco y triturar el confite de Córdoba, el sábalo había tenido un éxito de respeto, debido a su edad; sin embargo, ¡jamás vencimos la córnea defensa paquidérmica del asado de tira!
Mejor dicho (conviene ser exactos), aquel menaje de obreros habituados a la vida sórdida y angustiada, en que si no falta el pan del todo, no hay nunca de sobra; reñido con el jabón y el aseo, en la promiscuidad y estrechez del domicilio, creía firmemente que eso de rapar a los chicos es una manía de burgueses metidos a filántropos que distraen el aburrimiento inventando molestias a cambio de problemáticos beneficios.
No hay que esperar que decida ya nada de plano y arbitrariamente, sin Cortes no resolvieron los negocios arduos de los príncipes españoles allá en los antiguos tiempos de la monarquía, y esta justísima regla de conducta no he de olvidarla yo en mi condición presente, y cuando todos los españoles estén ya habituados a los procedimientos parlamentarios.
En efecto, siempre que en la relación social entre dos personas se halle una de ellas investida de cualquier poder, que imponga a la otra determinadas precauciones en la expresión de sus pensamientos, se verá obligada esta última a deformar sus actos psíquicos, al exteriorizarlos; o dicho de otro modo: a disimular. La cortesía socal que estamos habituados a observar cotidianamente no es en gran parte sino tal disimulo.