húsar

(redireccionado de húsares)

húsar

(Del fr. hussard < húngaro huszar, vigésimo.)
s. m. HISTORIA, MILITAR Soldado de un cuerpo de caballería ligera que vestía un uniforme copiado del ejército húngaro.

húsar

 
m. mil. Soldado de caballería ligera vestido a la húngara.
Traducciones

húsar

Husar

húsar

hussar

húsar

husaro

húsar

husaari

húsar

hussard

húsar

הוסרים

húsar

huszár

húsar

軽騎兵

húsar

huzaar

húsar

husar

húsar

husaria

húsar

hussardo

húsar

husar

húsar

ussaro

húsar

Husar

húsar

SMhussar
Ejemplos ?
Baldomero Espartero, Duque de la victoria y de Morella, Conde de Luchana, Grande de España de primera clase, Gentil hombre de Cámara con ejercicio, Caballero de la insigne órden del Toisón de Oro, Gran Cruz de la distinguida orden de Carlos III de las Militares de San Fernando, de San Hermenegildo, y de la Americana de Isabel la Católica y con el Gran Cordón de la órden Real de la Legión de honor de Francia, condecorado con otras cruces de distinción por acciones de Guerra, Capitán General de los Ejércitos Nacionales, en Gefe de los reunidos, Comandante General de la Guardia Real esterior de todas las armas y Coronel de honor del Regimiento de Caballería Húsares de la Princesa, etc...
Mauricio Baldivieso, que hicé curar en mi campamento, y despues supe ser uno de los principales insurgentes: ignoro si tuvieron alguna otra pérdida, que calculo indispensable por el vivo fuego que sufrieron en su dispersion. Luego que me hube situado para pasar la noche, mandé á un piquete de húsares al mando del alférez D.
Pero ellas me atrajeron la envidia de mis cohermanos de armas y en particular el grado de brigadier, que me confirió la misma junta, haciendo más brecha en el tal don Juan Ramón Balcarce, que además, había sido el autor para que no fuese en mi auxilio el cuerpo de húsares de que era teniente coronel, intrigando y esforzándose con sus oficiales en una junta de guerra, hasta conseguir que cediesen a su opinión, exceptuándose solamente uno, que en su honor debo nombrar: don Blas José Pico.
Lo cierto es que si las tropas del general Santacruz quedaron dueñas del campo, las del general Valdés se retiraron en orden y como obedeciendo a un plan estratégico que les permitió, a los pocos días, tomar la ofensiva con tal vigor que, desmoralizadas las fuerzas patriotas, apenas pudo llegar Santacruz al puerto de Ilo con ochocientos infantes, que reembarcó en la fragata Monteagudo y goleta Carmen, y cerca de trescientos húsares de la legión peruana al mando de los comandantes Aramburu y Soulange.
Sucesivamente se reunieron hasta 600 hombres a sus órdenes, en que había húsares, decididos y paisanos, y les dio sus lecciones constantemente, contrayendose en verdad a su instrucción y a entusiasmarles en los días que mediaron, con un celo digno de aprecio, pero ya empecé a entrever su insubordinación respecto del mayor general Díaz Vélez, y una cierta especie de partido que se formaba, habiendo llegado a término de escándalo la primera, aun a las inmediaciones de la tropa y paisanaje, que me fue necesario prudencia por las circunstancias y en particular por no descontentar a los últimos, que, como he dicho, tenían un gran concepto formado de él.
Y dando una irresistible carga a la bayoneta, sostenido por la caballería de Miller que acuchillaba sin piedad a los húsares de Fernando VII, sembró pronto el pánico en la división Monet.
Por desgracia, los soldados que la guardaban, arrastrados por el contagio de la funesta confianza de Belzu, habían abandonado su puesto, y mezclados con los rendidos llenaban en ese momento la plaza. Tan desierta estaba la barricada que los húsares tuvieron tiempo para derribar los adobes necesarios al paso de los caballos.
Los Jefes de Húsares y de Caballería ligera, pondrán los galones en figura de pico de loro, cuyo pico torcerá a la parte exterior del brazo.
A la verdad, que son cosa vieja las tales reglas en las comedias hace ya más de un siglo; reglas hasta ahora en todas partes menos en España: y a qué tiempo se le antoja a Moratín venirnos predicando las tales reglas en su Café: precisamente cuando ya van a ver su fin; y ahora que empezábamos a arreglarnos, volvamos otra vez a desandar lo andado, y a hacer comedias donde haya traidor, y si no séquito y comparsa de húsares a caballo, a lo menos, lo que viene a ser lo mismo, acompañamiento de ruleta y jugadores, comparsa de truenos, rayos, cte., y otras gracias de este jaez; pero examinemos un poco la pieza.
Teníamos maestranza; teníamos sanidad militar; teníamos parque; teníamos artillería; teníamos infantería de línea; teníamos dragones; teníamos húsares; y mismo aun las milicias departamentales estaban generalmente regimentadas.
Hallábase, como buen español, durmiendo siesta en la tarde del 7 de noviembre de 1815 cuando le avisaron que en la plaza de Santa Catalina estaba formado el regimiento de Extremadura en plena rebeldía contra sus jefes, y que la desmoralización se había extendido ya a los cuarteles de húsares y dragones.
Hallábase esa tarde de visita un anciano de exterior algo adusto, que tenía cerca de sí las muletas en que se apoyaba para caminar, y a quien el general me presentó como a un amigo y compatriota. Eraldon Manuel Barañao, nacido en la República Argentina, coronel de los Húsares del Rey en las campañas de Chile.