héroe


También se encuentra en: Sinónimos.

héroe

(Del lat. heros, herois < gr. heros, semidiós.)
1. s. m. Hombre que ha realizado alguna hazaña valerosa desde que salvó a aquel niño, es un héroe en su pueblo. campeón, quijote
2. Hombre ilustre y célebre por sus grandes hechos.
3. CINE, LITERATURA Protagonista de una obra literaria o cinematográfica el héroe de la novela que estoy leyendo se parece a ti. estrella, figura, protagonista, star
4. MITOLOGÍA Hijo de un dios y un hombre, entre los antiguos Aquiles y Hércules eran héroes. semidios, superhombre, titán
NOTA: En plural: f:heroína

héroe

 
m. Varón ilustre por sus hazañas o virtudes.
Protagonista o personaje importante de un poema épico, de una leyenda, etc.
Semidiós.

héroe, heroína

('eɾoe, eɾo'ina)
sustantivo masculino-femenino
1. persona venerada por realizar proezas con gran valentía los héroes de la patria
2. cine literatura teatro personaje principal de una trama literaria, teatral o cinematográfica La heroína de esta película es mi actriz favorita.
3. personaje mitológico hijo de un dios y un hombre Hércules era un héroe.

héroe, heroína

('eɾoe, eɾo'ina)
sustantivo masculino-femenino
1. persona venerada por realizar proezas con gran valentía los héroes de la patria
2. cine literatura teatro personaje principal de una trama literaria, teatral o cinematográfica La heroína de esta película es mi actriz favorita.
3. personaje mitológico hijo de un dios y un hombre Hércules era un héroe.
Sinónimos

héroe

sustantivo
2 semidiós.
Se refiere a los de la antigüedad clásica.
sustantivo masculino
3 protagonista, galán, estrella.
Cuando se trata de una obra de teatro, el héroe es el personaje principal.
Traducciones

héroe

hero

héroe

Held

héroe

héros

héroe

herói

héroe

hrdina

héroe

helt

héroe

sankari

héroe

heroj

héroe

ヒーロー

héroe

영웅

héroe

held

héroe

helt

héroe

bohater

héroe

hjälte

héroe

วีรบุรุษ

héroe

kahraman

héroe

anh hùng

héroe

英雄

héroe

Герой

héroe

英雄

héroe

SMhero
Ejemplos ?
Deméter, divina entre diosas, parió al generoso Pluto en placentero abrazo con el héroe Yasio en un fértil campo en el rico país de Creta.
Pero, de todos modos, a pesar de ello, sentimos que una razón de justicia histórica siempre obligará a personificarlo en nuestro héroe nacional.
Recordó el capitán las palabras de su subordinado. Al abandonar el sitio, contempló estremecido la soledad de la estatua del héroe.
Y vi como el amigo se escondió tras la conveniencia; el héroe se volvió energúmeno; el santo cayó en la hipocresía; el sabio se llenó de oro; los soñadores afilaron los dientes; el compañerismo se despilfarró en ebriedades; el ideal se volvió exhibicionismo.
Uniéronse, por primera vez, concitados por el Héroe que pronto sería nacional, los campesinos y gauchos de los pagos más distantes para venir sobre Montevideo y reducirlo.
Lincoln: digno empléo De noble vida de entusiasmo llena. Traicion horrible su puñal afila; Sucumbe el héroe de inmortal memoria, Cierra sus ojos, ¡ay!
No a él ningún héroe en la guerra se comparará cuando los frigios llanos manen de teucra sangre, y las troicas murallas tras asediar en prolongada guerra, 345 del perjuro Pélope las devaste el tercer heredero.
En aquellos actos, generalmente ateridos de frío protocolo oficial, no es al Blandengue mismo a quien en la intención se rinde pleito homenaje, sino al pueblo oriental presente, que dispuso personificar en el Héroe sus máximas glorias y para expresarlo en voces eternas le dio en bronce consagratorio el lugar históricamente más eminente del suelo nacional.
No de otro modo, _Mazzepa_, el héroe de Byron, contó una noche a Carlos XII, debajo de otro árbol, la terrible historia de sus lecciones de equitación.
- Creo que aquella mujer que está de cuerpo presente en el fondo del cuadro era el alma y la vida de este fraile que agoniza contra el suelo; creo que, cuando ella murió, él se creyó también muerto, y murió efectivamente para el mundo; creo, en fin, que esta obra, más que el último instante de su héroe o de su autor (que indudablemente son una misma persona), representa la profesión de un joven desengañado de alegrías terrenales....
Sin novedad alguna que de notar sea, transcurrieron otros quince días, y llegó aquel en que nuestro héroe debía de abandonar el lecho, bien que con orden terminante de no moverse de una silla y de tener extendida sobre otra la pierna mala.
Los demás agonizaban silenciosamente. - ¡Viva García de Paredes! -exclamaron entonces los españoles, rodeando al héroe moribundo. - Celedonio....