gustoso

(redireccionado de gustosas)
También se encuentra en: Sinónimos.

gustoso, a

1. adj. Que tiene buen sabor este guiso te ha quedado muy gustoso. sabroso
2. Que hace una cosa con gusto o satisfacción asistiré a tu fiesta muy gustoso.
3. Que causa gusto o placer los masajes me resultan muy gustosos. agradable

gustoso, -sa

 
adj. Sabroso.
Que hace con gusto una cosa.
Agradable, que causa gusto en algún aspecto.

gustoso, -sa

(gus'toso, -sa)
abreviación
1. persona que realiza con agrado, de buena gana, con placer alguna cosa Lo atenderé gustoso.
2. alimento insípido que tiene sabor intenso, placentero, agradable Nunca antes había comido una pizza tan gustosa.
Sinónimos

gustoso

, gustosa
adjetivo
sabroso, apetitoso, bueno, rico.
Se refieren a cosas que poseen sabor intenso o muy agradable.

gustoso:

apetitosoapetecible, sabroso, grato, contento, placentero, complacido, entretenido, suculento, encantado, exquisito, rico,
Traducciones

gustoso

gerne

gustoso

ADJ
1. (= complacido) → gladly
lo hizo gustosohe did it gladly
acepto gustoso su ofrecimientoI gladly accept your offer
2. (= sabroso) → tasty
3. (= agradable) [lectura] → enjoyable; [sensación] → pleasant, pleasing
Ejemplos ?
Si ya con plácidas glosas tu pecho nunca se embriaga, aún hay canciones gustosas, con que a las tiernas esposas el aura nocturna halaga.
Como aquel príncipe protegía mucho la agricultura y tenía prohibido molestar a los pájaros, también las flores, las aves y los insectos quisieron demostrar su contento: las rosas y las azucenas dieron sus más tiernas y olorosas hojas para llenar el colchón que con destino a la cama tejieron los gusanos de seda y cubrieron de caprichosos dibujos las hormigas, tarea que se les encomendó por ser muy laboriosas y que desempeñaron sirviéndoles de pinceles sus antenas cubiertas de polen, que gustosas les habían proporcionado las flores...
Y ciertamente, el colmo de la infelicidad es no solamente delectarse en las cosas vergonzosas, antes incluso gustosas para el corazón.; cuando aquello que fue vicio deviene en costumbre, ya ningún remedio es posible.
El inmenso Océano nos llama; busquemos a través de sus olas los campos venturosos y las islas florecientes donde la tierra, sin ser arada, produce todos los años abundancia de espigas, y la viña no podada florece con la mayor lozanía; donde las ramas del olivo jamás engañan las esperanzas concebidas, y los dulces higos adornan el árbol que los sustenta; allí mana la miel del hueco de la encina, y se desprenden de los altos montes con grato rumor los cristalinos arroyos; allí el rebaño vuelve del pasto con las ubres hinchadas, y las cabras se ofrecen gustosas a tas manos que las ordeñan; no aúlla por la tarde el oso en torno del redil, ni se ven montones de tierra por las víboras levantados.