gusanillo

(redireccionado de gusanillos)

gusanillo

1. s. m. Labor menuda que se hace en algunas telas.
2. Hilo o alambre arrollado en espiral.
3. el gusanillo de la conciencia coloquial Los remordimientos.
4. matar el gusanillo coloquial 1. Beber aguardiente en ayunas. 2. Comer un poco para calmar el hambre: tomaré un aperitivo para matar el gusanillo.

gusanillo

 
m. Dim. de gusano.
Cierto género de labor menuda que se hace en los tejidos de lienzo y otras telas.
Hilo, esp. de oro, plata y seda, ensortijado para formar con él ciertas labores.
Matar el gusanillo. Satisfacer momentáneamente el hambre.
Traducciones

gusanillo

SM
1. (= hambre) me anda el gusanilloI feel peckish
cómete una manzana para matar el gusanillohave an apple to keep you going
2. (= interés) → bug
le entró el gusanillo de la gimnasiahe caught the keep-fit bug, he got hooked on keep-fit
3. (= espiral) → spiral binding
encuadernado en gusanillospiral bound
4. el gusanillo de la concienciathe prickings of conscience
Ejemplos ?
Pero como los gusanillos continuaban metiéndose en algunas, Juanito seguía matando insectos, ya que no gorriones, y repetía: -De nada sirven, a no ser para dañar.
Con dos vigorosas remadas lanzó la canoa sobre la greda, y mientras sujetaba la embarcación al piquete, sus dos silenciosos acompañantes saltaban a tierra, la que a pesar de la oscuridad se distinguía bien, por hallarse cubierta de miríadas de gusanillos luminosos que hacían ondular el piso con sus fuegos rojos y verdes.
¿Y qué diremos de los animales irracionales, a quienes no se les concedió facultad de considerar sobre este punto, contando desde los más corpulentos y desaforados dragones hasta los más pequeños e imperceptibles gusanillos e insectos?
Y si las elecciones de los días valen para estos ejercicios por causa de que la posición de las estrellas domina sobre todos los cuerpos terrenos animados o inanimados, según la diversidad de los momentos de los tiempos, consideren cuán innumerables son las producciones que debajo de un mismo punto de tiempo nacen o salen de la tierra o empiezan a crecer, y, con todo, tienen tan diferentes fines, que a cualquier niño le obligan a que se ría y mofe de estas observaciones; porque ¿quién hay tan falto de juicio que se atreva a decir que todos los árboles, todas las plantas y hierbas, todas las bestias, reptiles, aves, peces, gusanillos e insectos participan, cada uno respectivamente, de diferentes momentos en su nacimiento?
La espada de la justicia, manejada por esas manos, es temible; ella suele dar palos de ciega, por la vincha que tiene en los ojos, pero los gusanillos tienen buena vista y, a sabiendas, pegan, y fuerte, y siempre del lado que les conviene.
-Eso no es tan fácil como piensas, replicó el lobo, pues es preciso aguardar a que esté en él la reina. La reina llegó en este intermedio, la cual, lo mismo que el rey, tenía en su pico gusanillos para dar de comer a sus hijuelos.
Omnívoro, aceptará de inmediato todo tipo de presas vivas que le podamos ofrecer: artemia adulta, daphnias, tubifex, larvas de mosquito, gusanillos entre otros, como también alimento balanceado en escamas.
Cuando los que pescan con Esparavel andando por las orillas del agua, sea en el mar o en río descubren peces en algunos parajes de los muchos, en que suelen amontonarse como suele suceder, ya por haber allí algunos gusanillos u otros insectos que apetecen o bien porque los pescadores echan de propósito algunos cebos, que oportunamente los atraen, entonces logran sus mejores lances.
En este último estudio, monográficamente dedicado a Bermillo de Sayago, se señala la existencia en el mismo término del paraje de Valdebermillos, interpretado por los autores como 'valle de los gusanillos rojizos'.
La repostería jiennense posee los mismos elementos reposteros de la cocina andaluza, es decir mantecados, pestiños (denominados gusanillos), dulces de almendra, roscos, con y sin vino, los alfajores.
Este pez no es muy común en los acuarios domésticos, ya que no hay datos de su reproducción en cautiverio y no se ha adaptado al alimento balanceado de venta en los comercios del ramo, por lo que será preferible ofrecerle alimento vivo, como artemia salina adulta, daphnias, tubifex, gusanillos y larvas de mosquito.
Hijo de Francisco Legido Perez, militar natural de Yecla, Murcia y de Bárbara Díaz Vela, de Hellín, Albacete,España.Luego se mudan a Madrid, al barrio de Lavapies del centro de la capital española. De niño jugaba con gusanillos de seda.