guija

(redireccionado de guijas)
También se encuentra en: Sinónimos.

guija

(Del ant. aguija < lat. vulgar [petra] aquilea < aquileus, aguijón.)
1. s. f. Piedra lisa y pequeña que está en las orillas de los ríos o arroyos. callao
2. BOTÁNICA Planta leguminosa anual, de flores blancas, azules o lilas y fruto con semillas comestibles. almorta

guija

 
f. Piedra pelada y chica que se encuentra en las orillas de los ríos y arroyos.
Almorta.
Sinónimos

guija

sustantivo femenino
Traducciones

guija

galet

guija

1 SF (= piedra) → pebble; (en camino) → cobble, cobblestone

guija

2 SF (Bot) → vetch
Ejemplos ?
Durante el siglo XIX se producía «trigo cebada, algarroba, avenas, guijas, garbanzos, aceite y vino», manteniéndose así mismo ganado lanar, cabrío y bestias de labor.
Castellano: abejaquilla, alvehón, arvejana, arvejones, arvejón, chícharos menores de España, conejitos, cuchillejo, garbaneta, guijas, guisantera, guisantes silvestres, pelailla, presulillo, présule zorrero.(el número entre paréntesis indica las especies que tienen el mismo nombre en España) Terminología descriptiva de las plantas Historia de la Botánica Características de las fabáceas AFPD.
El día principal de la celebración se realiza el 'refresco' invitación a todos los asociados y la tradicional entrega de regalos a los animales mejor cuidados, recuerdo de la época en que la competencia entre las diferentes yuntas de mulas por ver cual era elegida como la mejor. Se come el típico 'puñao' compuesto principalmente de candeal, guijas y garbanzos tostados.
La necrópolis de la Edad del Hierro de "El Raso" (Candeleda. Ávila) "Las Guijas, B". Junta de Castilla y León (1997) Celtas y Vettones.
Sin olvidar las omnipresentes gachas o puches, elaboradas con harina de guijas o almortas; así como las migas, las judías con perdiz, el atascaburras (para los días de nieve), el pisto manchego y el arroz con liebre.
De los nudos, con esto, más suaves, Los dulces dos amantes desatados, Por duras guijas, por espinas graves Solicitan el mar con pies alados: Tal redimiendo de importunas aves Incauto meseguero sus sembrados, De liebres dirimió copia así amiga, Que vario sexo unió y un surco abriga.
Halléme en un lugar favorecido de naturaleza por el sosiego amable, donde sin malicia la hermosura entretenía la vista (muda recreación), y sin respuesta humana platicaban las fuentes entre las guijas y los árboles por las hojas, tal vez cantaba el pájaro, ni sé determinadamente si en competencia suya o agradeciéndoles su armonía.
Ya de la nieve de las cumbres fluye el sonoro torrente; ya por las guijas murmurando huye la bullidora fuente; ya estallan flores y hojas de cada rama en los hinchados broches; ya canta el ruiseñor largas congojas en el silencio de las tibias noches; ya la brisa que enerva, pasa, engendrando en lánguidos arrullos, pintadas mariposas en la yerba, rosas en los capullos; ya con tiernos balidos llama el cordero a la paciente oveja; ya vienen a buscar junto a tu reja las golondrinas sus antiguos nidos; ya, en el cenit suspenso el sol, la lluvia de oro de luz derrama en el espacio inmenso.
V Como la mediación de esta montaña, nace un torrente que se derrumba en sabanas de plata hasta bajar a la llanura, donde, refrenando sus ímpetu, se desliza silencioso entre las guijas y las flores, para ir a confundir sus rizadas ondas con las ondas del Jawgior.
A distancia de un cuarto de legua de Sotomayor, pequeña villa fundada por el capitán del mismo apellido, no lejos de la Aguada existía un bosque en una extensa llanura; cuadro que merece describirse ya por lo agradable de su conjunto, ya porque en todas y en cada una de sus partes, se mostraba la naturaleza tropical, con toda la exquisita frescura y la vigorosa lozanía que la distinguen. Circundaba el bosque un riachuelo, cuyos cristales se quebraban sobre menudas guijas.
Mas los gemelos hermanos, todavía no celestes estrellas, ambos conspicuos, en caballos que la nieve más cándidos ambos eran portados, ambos, blandiéndolas por las auras de sus astas batían las guijas con trémulo movimiento.
Tenia aquel castillo Todo en redor del monte en que se alzaba Un frondoso y ameno parquecillo Donde una arroyo limpio murmuraba; Y entre guijas bullendo, Por entre árboles mil serpenteando, Ya en remansos sus aguas deteniendo, Ya por cuestas sus aguas despeñando, El parque por do quier iba cubriendo De gruesos chopos ó de cesped blando Dando al par su corriente cristalina Música y sombra á la mansion vecina.