guiñada


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con guiñada: alabeo

guiñada

1. s. f. Acción de guiñar un ojo los jugadores se hacían señas con rápidas guiñadas. guiño
2. NÁUTICA Desvío brusco de la proa del barco a un lado o a otro del rumbo a que se navega.

guiñada

 
f. Acción de guiñar.
mar. Desvío de la proa del buque hacia un lado u otro del rumbo a que se navega.
Sinónimos

guiñada

sustantivo femenino
Traducciones

guiñada

bat, blink, wink, yaw

guiñada

SF
1. (= guiño) → wink
2. (Aer, Náut) → yaw
Ejemplos ?
Lo que más quiero yo también es que no se altere el orden, y pueden contar conmigo. Se retiró don Pedro, y una guiñada de los dos amigos significó claramente: -¡Un infeliz, hombre!
Bruscamente Magdalena dejó de reír, volvien­do la mirada con sorpresa a Morán. La madre y Marta cambiaron entre ellas una guiñada.
Aquí no hay puesto que yo pueda alquilarle por que el bongo navega por la cuenta del señor, que quiere ir solo». Pero Santos Luzardo, sin más prenda y sin advertir la significativa guiñada del bonguero, le permitió embarcarse.
En la proa un relámpago continuo nos indicaba que el enfurecido oleaje aumentaba en intensidad fatigando al barquichuelo, que se enderezaba a cada guiñada con gran trabajo.
Un día ella caminaba a mi lado. El sol le daba de frente. Para poder mirarse hacía una gran guiñada. El otro ojo muy abierto parecía haber visto la alegría.
Era del todo imposible acabar, no una conversación, sino una frase, sin que tía Ignacia se la cortara con algún responso; cualquier inocente guiñada topaba, a la fija, con los ojos, medio zarcos por la vejez, pero relucientes todavía y siempre furibundos, de la tía.
¿Qué había de extraño que en el tendal, donde trabajaban, mixturados, hombres y mujeres, corriese, de vez en cuando, una mirada rápida, una guiñada de ardiente deseo, seductora en su brutalidad?
Morán puso a Inés en antecedentes de ciertos números y palabras cabalís­ticas que enunciados como al descuido delante de Magdalena, advertían a ésta de la complici­dad de su interlocutor; y gracias a ellos la joven tuvo ocasión de ponerse bellamente pálida, la tarde en que Inés, hablando de su marido, contó ante los Iñíguez que había encontrado "veinti­cuatro" huevos de tal cual culebra... Magdalena, casi espantada, fijó sus ojos en Inés, y ésta le hizo una imperceptible guiñada.
Pierden tiempo. Nadie les mira, ni oye. —Melgarejo ha de haber caído prisionero —comenta el asistente con otra guiñada. —Sí..., lo vide...
En diez y ocho del dicho salimos deste paraje y había salido Cristóbal de Heredia con algunos soldados a ver si había entrada al río Salado; yendo en su demanda halló que no se podía entrar por la mala traza de la tierra e no haber podido aquel descubrir agua ninguna; y así envió al Real a Francisco López de Ricalde y Jusepe Rodríguez, y él con los demás compañeros pasó adelante; e vueltos los dichos al Real dijeron al Teniente de Gobernador que por ningún caso podían pasar de allí adelante, porque el río no se hallaba; que debía de dar gran guiñada al Poniente...
No respetaba a nadie; contradecía, sin vacilar un instante, a los más ricos burgers; se apoderó del sagrado sillón, que desde tiempo inmemorial había sido el trono del ilustre Ramm Rapelye; llegó a tanto su audacia que palmeó la espalda de este notable burger, se bebió un ron y le hizo una guiñada, algo enteramente increíble.
Rumiñahui, interrumpiendo, dio estas órdenes de prisa: «Cien chasquis y cien soldados y cien diestros en la pista, con alas en calcañares vuelen en torno al Pichincha; »y, ya veis que aún no anochece, mañana al rayar el día estarán en mi presencia atados Chaloya y su hija». Con imperiosa guiñada un jefe da la consigna, y oficiales y soldados alzan su arma y su mochila.