guerrera


También se encuentra en: Sinónimos.

guerrera

s. f. INDUMENTARIA Y MODA, MILITAR Chaqueta del uniforme militar, ajustada y abrochada hasta el cuello los militares deben llevar correctamente abrochada la guerrera. casaca

guerrera

 
f. Chaqueta de uniforme ajustada y abrochada hasta el cuello.
Sinónimos

guerrera

sustantivo femenino

guerrera:

casacasahariana, uniforme, chaqueta, chaquetón, tabardo, zamarra, cazadora,
Traducciones

guerrera

guerriera

guerrera

Warrior

guerrera

Warrior

guerrera

Войн

guerrera

战士

guerrera

戰士

guerrera

戦士

guerrera

전사

guerrera

Warrior

guerrera

นักรบ

guerrera

SF (= chaqueta) → combat jacket (Mil) → military jacket; (= abrigo) → trench coat
Ejemplos ?
Bastábales por lo mismo declarar – como lo hicieron – la nulidad absoluta de los actos cumplidos bajo la presión de la violencia concretada en la conquista guerrera, nulidad cuyo reconocimiento tenía que producir el retorno a un estado anterior.
De manera que, aparte de la ignorancia política y guerrera que podamos tener, es decir, la ignorancia de si nos conviene o no la guerra, etcétera, tenemos esta ignorancia mucho más básica, la ignorancia de lo que es Marruecos.
Y, como si esta nación famosa estuviese destinada a servir constantemente de ejemplo a los otros pueblos, la exaltación de los Medici y el restablecimiento de las letras, hicieron caer de golpe y tal vez para siempre, esa reputación guerrera que la Italia parecía haber recobrado hace algunos siglos.
Son las próximas hermanas las que te proclaman primera en el decoro familiar, después de heroica y guerrera, hospitalaria y maternal.
Pero las ruinas más bellas de México no están por allí, sino por donde vivieron los mayas, que eran gente guerrera y de mucho poder, y recibían de los pueblos del mar visitas y embajadores.De los mayas de Oaxaca es la ciudad célebre de Palenque, con su palacio de muros fuertes cubiertos de piedras talladas, que figuran hombres de cabeza de pico con la boca muy hacia afuera, vestidos de trajes de gran ornamento, y la cabeza con penachos de plumas.
El gordo visionario de la Galaxia Perruna, fue el primero en ser rasguñado por la multitud guerrera de gatos que aparecieron por todos los rincones de la tierra y le pusieron una argolla en el pescuezo para controlarlo en su poder.
Tú irás a adornar el vestíbulo del hotel en París, enorme vaso etrusco que ostentas en tus bajorelieves hermosa procesión de sátiros y de ninfas, y por sobre las cabezas de carnero que forman tus asas, las orquídeas del trópico, enredarán sus tallos florecidos de níveas mariposas vegetales, salpicadas de violado y de púrpura; os cruzaréis en guerrera panoplia sobre la partesana...
Posterior al tiempo de los seísmos excesivos y de los cataclismos originados en un día y una noche terriblemente penosa, la clase guerrera vuestra, toda a la vez, se ocultó bajo la tierra, y la tierra insular de la Atlántida, de forma similar, debajo de la mar desapareció; por ello ahora es intransitable e inescrutable la salida por aquél piélago de fango, de poca profundidad, que es un auténtico impedimento que la tierra insular produjo al asentarse.
Posterior al tiempo de los seísmos excesivos y de los cataclismos originados en un día y una noche terriblemente penosa, la clase guerrera vuestra, toda a la vez, se ocultó bajo la tierra y la tierra insular de la Atlántida, de forma similar, debajo de la mar desapareció; por ello ahora es intransitable e inescrutable la salida por aquél piélago de fango, de muy poca profundidad, que es un auténtico impedimento que la tierra insular produjo al asentarse..." - Traducción al castellano desde el Griego, Georgeos Díaz-Montexano (2000-2006).
Y si es tomarlo tu intención primera, antes al menos de llevarlo a Francia, esta mi afligida alma libera de su corteza ya podrida y rancia.» «Déjalo libre --dijo la guerrera-- y tú grazna y lamenta mi ganancia; y no me ofrezcas dar corcel o escudo, que ya como botín por míos saludo; »que, aunque tuvieses potestad de darlo, no es trueque el que me ofreces que conviene.
Él, numen sacro de la Patria, él era quien enfrenaba el paso del río en la pradera, lamentando el cantar de Garcilaso, o en la guerrera trompa vibraba el himno triunfador de Herrera; él, quien el áureo brillo y de los cielos la innarrable pompa trasladó sobre el lienzo de Murillo, y dando a Cano su fecundo soplo, como del barro Dios, del mármol rudo héroes formaban al golpe del escoplo.
Y casi sin mirarla, leyó: «Pepa de mis ojos: Cuando recibas esta carta ya estaré yo camino de Sivilla, y dentro de na estaré más repinturero que un loro, con mis calzones encarnaos y mi guerrera azul turquí.