guarida

(redireccionado de guaridas)
También se encuentra en: Sinónimos.

guarida

1. s. f. Cueva o abrigo donde se guarecen los animales salvajes el hurón encontró la guarida de conejos. cubil, madriguera
2. Refugio donde se encuentra protección su casa es una guarida de parientes gorrones. asilo
3. Sitio al que se va, o en el que se está, con frecuencia para aislarse no quiere que nadie entre en su guarida mientras escribe. rincón
4. Lugar en el que se reúnen malhechores. madriguera

guarida

 
f. Cueva o espesura donde guarecen los animales.
Amparo o refugio para ponerse en seguridad.
fig.Paraje o parajes donde se concurre con frecuencia.

guarida

(gwa'ɾiða)
sustantivo femenino
lugar donde se refugian o esconden ciertos animales Los cazadores encontraron la guarida de los osos.
Sinónimos

guarida

sustantivo femenino
1 manida, cubil, madriguera, osera, lobera, raposera, topera, cado (Aragón), cao (Aragón).
Cubil se refiere principalmente a las fieras; madriguera es cueva estrecha y profunda, donde se guarecen animales pequeños, como el conejo; cado equivale a madriguera. Hay numerosos nombres especialmente derivados de los distintos animales: osera, lobera, raposera, topera, etc.
2 amparo, refugio, asilo.
En este sentido, guarida se toma a mala parte: guarida de ladrones, de contrabandistas,etc.

guarida:

madrigueranido, refugio, caverna, cueva, asilo, amparo, cubil, antro, abrigo,
Traducciones

guarida

covile, covo

guarida

Lair

guarida

Lair

guarida

Lair

guarida

은신처

guarida

SF
1. [de animales] → den, hideout; [de persona] → haunt, hideout
2. (fig) → refuge, shelter; (= amparo) → cover
Ejemplos ?
Luego que llegaron a los altos montes y penetraron en sus más intrincadas guaridas, he aquí que las cabras monteses se precipitan de las fragosas cumbres, mientras por otro lado los ciervos cruzan corriendo el llano y abandonan los montes, huyendo reunidos en polvoroso tropel.
En el mismo vestíbulo y en las primeras gargantas del Orco tienen sus guaridas el Dolor y los vengadores Afanes; allí moran también las pálidas Enfermedades, y la triste Vejez, y el Miedo, y el Hambre, mala consejera, y la horrible Pobreza, figuras espantosas de ver, y la Muerte, y su hermano el Sueño, y el Trabajo, los malos Goces del alma.
Ya por tercera vez se han llenado de luz los cuernos de la luna desde que arrastro mi existencia por las selvas, entre las desiertas guaridas de las fieras, observando desde una roca cuándo asoman los gigantes Cíclopes, y temblando al ruido de sus pisadas y de su voz.
Después de un largo silencio, que sólo interrumpía el chirrido de la hoja al resbalar sobre la pulimentada madera, el joven exclamó, dirigiéndose a su servidor, como si no hubiera escuchado una sola de sus palabras: —Iñigo, tú que eres viejo, tú que conoces las guaridas del Moncayo, que has vivido en sus faldas persiguiendo a las fieras, y en tus errantes excursiones de cazador subiste más de una vez a su cumbre, dime: ¿has encontrado, por acaso, una mujer que vive entre sus rocas?
y esperaban todos q.e la obra concluiría en brebes días – pero todo sucedió al contrario, y solo se vieron ambiciones innobles y hombres profanos en política, y en la guerra salir de sus guaridas á tratar de colocarse los Laureles q.e á otros correspondían p.a ello no perdonaron medios protegiendo el vicio y persiguiendo la virtud; de aquí la cabulas, q.e aún subsisten y q.e estas aflixiran a Vm.
Allí, mares vastos divisando, lagrimantes los ojos, a su patria se dirigió, afligida, de este modo, con la voz, tristemente: “Patria, oh, mi creadora, patria, oh, mi engendradora, 50 yo cuán desgraciado te he abandonado, como a sus dueños los huidores sirvientes suelen, y del Ida a los bosques llevé mi pie, para, cabe la nieve y de las fieras las heladas guaridas, estar, y de ellas en todos los escondites entrar, furibunda.
39(39-1) ¿CAZARAS tú la presa para el león? ¿Y saciarás el hambre de los leoncillos, 40(39-2) Cuando están echados en las cuevas, O se están en sus guaridas para acechar?
Jesús ha dicho: Las zorras tienen sus guaridas y los pájaros tienen sus nidos, pero el hijo de la humanidad no tiene ningún lugar para poner su cabeza y descansar.
Si este libro apreciáble, distinto de la Monacología latina, se hubiera publicado años ha en España, podria haber sido de suma utilidad para la religion y buenas costumbres; mas ya cuando salga a luz, si de salir tiene, le considero inútil é impertinente, en no saliendo luego luego; porque al paso que llevan, todas estas castas de alimañas van á perecer, sin que quede piante ni mamante; por la razon sin réplica de que les van quitando el cebo, y todo animal, sea el que fuere, vive de lo que come. Item: les van tambien quitando las guaridas, de suerte que se van quedando como gazapos en soto quemado.
¿Vivís en guaridas de fieras o en salvajes bosques, para gozaros derramando sangre?» Apenas dicho esto, cesó la espesa lluvia de piedras, retiráronse los perros y se calmó la tempestad.
8.20. Dícele Jesús: Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza.
Y toma la tierra, incendia las guaridas de sus verdugos, y sobre las humeantes ruinas clava, con puño firme, la bandera de los libres, la gloriosa bandera roja.