gualda

gualda

(Del germ. *walda, hierba empleada para teñir de amarillo.)
s. f. BOTÁNICA Planta herbácea anual de hojas enteras lanceoladas, flores amarillas en espigas compactas y fruto capsular, que se cultiva para extraer un colorante amarillo. reseda
NOTA: Nombre científico: (Reseda luteola.)

gualda

  (del ing. weld)
f. bot. Hierba de la familia resedáceas (Reseda luteola), de tallos ramosos, hojas enteras, amarillas y frutos capsulares.
Traducciones

gualda

Gualda

gualda

Gualda

gualda

Gualda

gualda

Gualda

gualda

SF (= planta) → dyer's greenweed, reseda
Ejemplos ?
ALCARRIA ALTA: Abanades, Ablanque, Alaminos, Alarilla, Alcolea del Pinar, Algora, Almadrones, Anguita, Archilla, Argecilla, Balconete, Barriopedro, Brihuega, Bujalaro, Canredondo, Cañizar, Carrascosa de Tajo, Casas de San Galindo, Castejón de Henares, Castilblanco, Castilmimbre, Cifuentes, Ciruelas, Cogollor, Copernal, Espinosa de Henares, Esplegares, Fuentes de la Alcarria, Gajanejos, Gárgoles de Abajo, Gárgoles de Arriba, Gualda...
Era a la hora en que su carro iza Febo del mar con empapado pelo, y la Aurora con gualda flor tapiza en todo derredor el alto cielo; y las estrellas, con azul pelliza, cansadas de danzar, se ponen velo; cuando junto a París un día pasando mostró de su virtud gran prueba Orlando.
De esa colina en la escondida falda, Donde entre brezos de color pajizo Tiende la hierba trenzas de esmeralda Con que a sus solas sus alfombras hizo, Donde con flores de carmín y gualda Corona vuestro espejo movedizo, Hay una puerta en el hendido casco De los doblados lomos de un peñasco.
Cimas invencibles, peñas escarpadas no oprimidas nunca de extranjera planta, donde cada roca, donde cada braña un esfuerzo inspira y un recuerdo guarda; tierra venturosa, tierra veneranda, cuna de valientes, núcleo de la patria: mientras en civiles luchas enconadas sus antiguas fuerzas pierde nuestra España; mientras la bandera de carmín y gualda por sus propios hijos ve despedazada: mientras las naciones antes tributarias con siniestros ojos miran nuestra infamia.- en tus hondos valles, en tus cumbres altas en tus claros ríos, en tus costas bravas, todo cuanto alienta, todo cuanto canta, todo cuanto puede conmover las almas, selvas, mares, fuentes, aves, flores, auras, dicen a mi oído:- «¡Patria!
Un gozquejo sarnoso la seguía importunando su marcha acrobática; temerosa la niña se evadía con precisión perfecta y matemática. Se deslizó por la pendiente gualda igual que un saltamontes malherido.
Sacia la muerte sus enojos fieros, y los pendones de color de gualda bordados de girones y agujeros, alfombra son al pie de los guerreros que hieren a los siervos por la espalda.
Un cuidado a la diosa más cercano y un luto doméstico angustia, el de su Memnón perdido, a quien en los frigios campos gualda lo vio, sucumbiendo de Aquiles por la cúspide, su madre.
Aquí la verde pera con la manzana hermosa, de gualda y roja sangre matizada, y de color de rosa la cermeña olorosa tengo, y la endrina de color morada; aquí de la enramada parra que al olmo enlaza melosas uvas cojo; y en cantidad recojo, al tiempo que las ramas desenlaza el caluroso estío, membrillos que coronan este río.
Admirarás del rio en la ribera pintados bosques de carmin y gualda que viven en eterna primavera; Y de la sierra hasta la oscura falda verás tenderse la feraz campiña desde el alto balcon de la Giralda.
I Al encorvar el Plata la gigantesca espalda y al sacudir las hebras de su espumosa crin, cuando recoge el cielo su brillantina gualda, y ensangrentadas chispas coronan el cénit; Cuando la mente vuela sobre flotante nube y el huracán arrulla con su potente voz, envuelto en el incendio que en espirales sube, quisiera pensamientos tan grandes como Dios, Para cantar, henchido de inspiración sublime, de un pueblo de valientes su inmenso porvenir; para pulsar mi lira que de entusiasmo gime y a par de la tormenta por los espacios ir.
No aprenderá la lana a teñirse con mentidos colores; por sí mismo el carnero en los prados mudará su vellón, ya en suave púrpura, ya en amarilla gualda; con solo pastar la hierba, se vestirán de escarlata los corderillos.
Aquí la verde pera con la manzana hermosa, de gualda y roja sangre matizada, y de color de rosa la cermeña olorosa tengo, y la endrina de color morada; aquí de la enramada parra que al olmo enlaza melosas uvas cojo; y en cantidad recojo, al tiempo que las ramas desenlaza el caluroso estío, membrillos que coronan este río.