grueso

(redireccionado de gruesos)
También se encuentra en: Sinónimos.

grueso, a

(Del lat. grossus, grueso.)
1. adj. Que es gordo o grande se puso muy gruesa con el embarazo. gordinflón, gordo, rechoncho, voluminoso, corpulento delgado, esbelto, flaco
2. Que tiene un ancho superior al normal este hilo es muy grueso. fuerte, recio
3. s. m. Magnitud más pequeña de un cuerpo en tres dimensiones mide el grueso de la tabla antes de comprarla. dimensión, grosor, volumen
4. Conjunto de cosas que forma la parte principal de otra el grueso del ejército participó en la contienda. bloque, núcleo
5. ARTES GRÁFICAS Trazo más fuerte y ancho de la letra.
6. en grueso loc. adv. Al por mayor, en conjunto.

grueso, -sa

 
adj. Corpulento, abultado.
Grande.
Poco agudo.
m. Una de las tres dimensiones de los cuerpos.
Espesor o cuerpo de una cosa.
Parte principal y más fuerte de un todo.
Trazo ancho y entintado de una letra.
En grueso. loc. adv. Por junto, por mayor.

grueso, -sa

('gɾweso, -sa)
abreviación
1. flaco que es gordo y/o voluminoso Este niño está muy grueso.
2. que tiene un espesor mayor al normal cordón grueso
Sinónimos

grueso

sustantivo masculino

grueso

, gruesa
adjetivo
corpulento, abultado, voluminoso, gordo*, adiposo, graso, obeso, cipote, rechoncho.
«El hombre grueso lo es por constitución; el gordo lo es por haber adquirido carnes. No se dice del niño que nació gordo, sino grueso
José Joaquín de Mora

grueso:

pesadoespesor, recio, abultado, corpulento, gordinflón, gordinflas, grosor, craso, rollizo, amplio, gordo, cuerpo, espeso, grande, obeso, voluminoso,
Traducciones

grueso

dik

grueso

سميك, سمين

grueso

дебел

grueso

corpulent, gruixut

grueso

tìlnatý, tlustý

grueso

tyk

grueso

dika

grueso

paks

grueso

تنومند

grueso

paksu

grueso

בעל בשר

grueso

debeo

grueso

kövér, vastag

grueso

bayak, tebal

grueso

þykkur

grueso

太い, 弉

grueso

두껍다

grueso

biezs

grueso

dik

grueso

tykk

grueso

gruby

grueso

grosso

grueso

gros, trupeş

grueso

debel

grueso

korpulent, tjock

grueso

-nene

grueso

şişman

grueso

огрядний

grueso

béo tốt

grueso

, 奘 (zàng)

grueso

หนา

grueso

A. ADJ
1. (= obeso) [persona] → stout, thickset
2. [jersey, pared, libro, tronco] → thick; [intestino] → large; [mar] → heavy
3. (= basto) [tela, humor] → coarse
B. SM
1. (= grosor) → thickness
2. (= parte principal) → main part, major portion; [de gente, tropa] → main body, mass
el grueso del pelotón (en carrera) → the pack, the main body of the runners
va mezclado con el grueso del pasajehe is mingling with the mass of the passengers
3. (Com) en gruesoin bulk

grueso-a

a. heavy; thick.

grueso -sa

adj thick
Ejemplos ?
Todo, todo exactamente como siempre; el sol de fuego, el aire vibrante y solitario, los bananos inmóviles, el alambrado de postes muy gruesos y altos que pronto tendrá que cambiar...
Vehementes sospechas tuvo de entrambos: mostrolo con recato discreto cuando, diciéndole que contra su persona maquinaban Dolabela y Marco Antonio, dijo: "No hago caso de hombres gruesos, colorados y guedejudos; estos pálidos y flacos me dan cuidado", señalando a Bruto y Casio.
Ese joven psicólogo, “Mozart de la Psicología”, era Lev Semionovich Vigotsky, muerto prematuramente en los años treinta de su vida y del siglo XX, pero con una impresionante obra que hoy una selección española apenas de la misma, abarca ya cinco gruesos tomos y la completa rusa, seis.
El libro mencionado arriba viene a ser, en medio de una vasta y sorprendente obra escrita en poco tiempo, (seis gruesos tomos forman su obra completa apenas publicada en Rusia; no en balde algún autor le ha llamado el Mozart de la psicología), el punto culminante y póstumo de su enorme esfuerzo investigador.
Muy bien hechos, de muy hermosos cuerpos y muy buenas caras. Los cabellos gruesos casi como sedas de cola de caballos, y cortos. Los cabellos traen por encima de las cejas, salvo unos pocos detrás que traen largos, que jamás cortan.
Donde había que entrar era en aquel zaguán enorme, enlosado de piedra, en cuyo fondo se veía el torno monástico, la enorme puerta, de gruesos cuarterones y, encima de la puerta, un relieve en piedra, enyesado: la Virgen de la Angustia, con su divino Hijo sobre el regazo, muerto.
Y meciéndose en ella suavemente, cruzadas las piernas, entornados los párpados y las manos sobre el incipiente abdomen, pronto hubiérase quedado dormido nuestro protagonista a no penetrar en la estancia Rosario la Caperusa, mal sujeto el negrísimo pelo, que caíale en partidas bandas sobre la curva frente y en encrespados bucles sobre la nuca; luciendo, erguida, la figura escultural, atensada la chaquetilla sobre el provocativo seno, relampagueantes los magníficos ojos y mordiéndose los gruesos y encendidos labios con la más bella dentadura que ha engarzado en humanas encías Santa y Pródiga madre Naturaleza.
Era Esteban un muchacho de diecinueve a veinte años, fornido, con la cabeza pequeña y hundida entre los hombros, los ojos pequeños y azules, la mirada incierta y torpe como la de los albinos, la nariz roma, los labios gruesos y entreabiertos, la frente alzada, la tez blanca, pero ennegrecida por el sol, y el cabello, que le caía parte sobre los ojos y parte alrededor de la cara, en guedejas ásperas y rojas semejantes a las crines de un rocín colorado.
Lagos tranquilos, surcados por embarcaciones diminutas, ofrecían los placeres del baño y del paseo, y en las barquillas remaban, en vez de hombres, simios amaestrados y esclavas de torso rudo, de gruesos labios rientes, forzudas y solícitas.
Su ciclópea boca de hinchados y gruesos labios dejaba ver una dentadura podrida; el espeluznante gris de sus ojos refulgía furibundo; los resoplidos que daba por su aplastada nariz eran nauseabundos.
Hemos tenido ante los ojos algunos de los documentos textados y a través de los trazos irregulares y gruesos que enmarañaban la escritura, sentimos con fruición patriótica que se adivina la emoción jubilosa vibrando en los corazones de los encargados de esta faena simbólica y augural, sin precedentes en su significado profundo de democracia directa.
Cogía a uno de sus perros y lo arrancaba del suelo a dos manos, trenzando a gruesos manojos el juego de sus músculos lumbares y trazando con las ágiles muñecas, fisóideas crispaturas en el aire.