grotesco

(redireccionado de grotescos)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con grotescos: grotesca

grotesco, a

1. adj. Que causa risa o rechazo por resultar ridículo o de mal gusto su vestimenta me parece grotesca. extravagante
2. adj./ s. m. Propio de una gruta artificial. grutesco
3. adj. Que es grosero o irregular. burdo

grotesco, -ca

 
adj. Ridículo y extravagante.
adj.-m. Irregular, grosero y de mal gusto.

grotesco, -ca

(gɾo'tesko, -ka)
abreviación
1. que provoca risa o desprecio por ser excéntrico y desagradable Es una persona muy grotesca para vestirse.
2. que se distingue por poseer elementos irrisorios, ridículos y extravagantes dibujo grotesco
Traducciones

grotesco

grotesk

grotesco

grotesque

grotesco

groteske

grotesco

بشع

grotesco

Groteska

grotesco

гротеска

grotesco

怪诞

grotesco

怪誕

grotesco

grotesk

grotesco

グロテスク

grotesco

ADJ (= ridículo) → grotesque; (= absurdo) → bizarre, absurd
Ejemplos ?
Hasta los canes, a hora semejante, andarían correteando por los sembrados; su oficio era vigilar de noche... De pronto se oyó un pitido de averío que se azora, y unos pollos se refugiaron en la cocina, a trancos grotescos.
Permanecían allí, mudos, sin un gesto, como alejados en el misterio bajo largas cogullas de paño plateado, de una plata mate, de reflejo muerto; pues ya no había ni dominós, ni blusas de seda azul, ni Colombinas, ni Pierrots, ni disfraces grotescos; pero todas aquellas máscaras eran semejantes, enfundadas en el mismo traje verde, de un verde descolorido, como sulfatado de oro, con grandes mangas negras, y todas encapuchadas de verde oscuro con los dos agujeros para los ojos de su cogulla de plata en el vacío de la capucha.
Agregó que “en otros días podía la indignación popular personificar en muñecos trágicos o grotescos a sus enemigos y pasearlos y zarandearlos por calles y plazas hasta que resultasen hechos piltrafas, pero aquellos para nadie se confundían con judas, sino que aparecían individualizados directamente”.
Esta sensación persistía mucho después de que el cerro se hubiera difuminado en un atardecer azul salpicado de lucecitas, y se encendieran los proyectores del palacio de Justicia y los focos rojos del Trust Industrial dándole efectos grotescos a la noche.
Esos tópicos burgueses de la familia y la educación, de la intimidad de las relaciones entre padres e hijos, son tanto más grotescos y descarados cuanto más la gran industria va desgarrando los lazos familiares de los proletarios y convirtiendo a los hijos en simples mercancías y meros instrumentos de trabajo.
iene a mi memoria, envuelto entre los recuerdos de la Chacarita, el de uno de mis condiscípulos, tipo curiosísimo, que en aquellos tiempos felices, ignorantes aún de los encuentros grotescos que nos proporcionaría el mundo, clasificábamos alternativamente con los nombres de El loco Larrea o El loro Larrea.
Se impone un cambio de sistema; en efecto, Gargantúa va a París donde el genial Ponocrates (“hombres activo”) le hace partícipe de los beneficios de una educación completamente diferente. El viaje y la llegada a París no se desarrollan sin incidentes cómicos y grotescos.
menos un señor viejo y calvo, como él, que tenía enfrente y que no decía palabra, ni se reía tampoco con los chistes grotescos de aquella gente.
El traje, la casa, el lenguaje, el ademán; el modo de entender la amistad, el amor y las demás relaciones sociales; las nociones de respeto, honor, patriotismo, derecho, deber; lo que, en una palabra, constituye el ambiente humano, está repleto de contradicciones humillantes, pintarrajeado con los grotescos residuos de un pasado semisalvaje, mutilado en fin de todo lo que signifique unidad y armonía.
La desaparición de Bujía satisfizo a las dos hermanas, que sentían por él aversión y el miedo indefinible que causan a las doncellas absolutamente castas los hombres disolutos, por más grotescos e inofensivos que sean.
Con mueca consternada los miramos pasar, esbeltas sombras tomadas de la mano; giraron y giraron en grupos fantasmales y bailaron allí la lenta zarabanda: ¡Condenados grotescos hicieron arabescos como el viento en la arena!
Terminamos el viaje insistiendo de vez en cuando sobre la cuestión del Tribunal de Doctores y pensando en los tiempos lejanos en los que yo quería ser procurador; perspectiva que Steerforth presentaba bajo una infinidad de aspectos a cual más grotescos, que nos hacían llorar de risa.