grosero

(redireccionado de grosera)
También se encuentra en: Sinónimos.

grosero, a

1. adj./ s. vulgar Que se comporta de manera descortés, desconsiderada o irrespetuosa por falta de delicadeza o educación es un grosero, me ha visto y ni siquiera me ha saludado. desconsiderado, descortés, incorrecto, soez, atento, considerado
2. adj. Que está hecho sin cuidado o refinamiento, o con materiales de poca calidad las cortinas son de tela grosera. basto, burdo, ordinario elegante, fino, refinado

grosero, -ra

 
adj. Basto, grueso, ordinario.
adj.-s. Descortés.

grosero, -ra

(gɾo'seɾo, -ɾa)
abreviación
1. que es vulgar, burdo e irrespetuoso Su comportamiento grosero avergonzó a sus padres.
2. que está hecho con materiales ordinarios, de baja calidad Es una tela grosera para un vestido de fiesta.
Sinónimos

grosero

, grosera
adjetivo
3 áspero, rudo, agreste. fino, liso.
Tratándose de cosas. Ejemplos: una tela grosera; un utensilio grosero para llevar paquetes.
4 malsonante.
Tratándose especialmente de una palabra o de una expresión.

grosero:

cerrilincorrecto, basto, insolente, chabacano, ordinario, burdo, impertinente, tosco, desconsiderado, descarado, soez, maleducado, descortés, obsceno, vulgar, procaz, irrreverente, desatento, rudo,
Traducciones

grosero

impoli

grosero

rude

grosero

فظ

grosero

Rude

grosero

груб

grosero

Rude

grosero

ADJ (= descortés) → rude; (= ordinario) → coarse, vulgar; (= tosco) → rough, loutish; (= indecente) → indelicate

grosero-a

a. gross, coarse.
Ejemplos ?
Mas antes sin el yelmo ni coraza, cubierto sólo del jubón vilmente, fue conducido a ella en un raza de carreta grosera y eminente, que tiraban con gran pausa dos vacas de largo ayuno escuálidas y flacas.
-(¡Llévete el mismo Satanás, grosera!) -Como los trae de Castilla por mayor la tendera, que es amiga mía, da muchos más por cuatro cuartos que en las otras tiendas...
Las antiguas barbaries que subsisten, Sólo cambian de nombre con la edad; La esclavitud y aun el tormento existen Y es mentira grosera la igualdad.
Se hundió para siempre aquella tiranía insoportable que, empuñando el lápiz rojo, o el bastón de doradas borlas, o la vara grosera del polizonte, refrenaba en la Prensa los ímpetus de una pluma vehemente y en la calle las expansiones fuertes de las masas.
Zaleas de cabra cubrían sus torsos, por encima de túnicas de lana grosera, sujetas a la cintura con cuerdas de cáñamo; se apoyaban en rudas cachavas, y sus pies, callosos y negros, iban desnudos.
No sentía ya temor ni vergüenza; lo único que sentía era un deseo violento de volver al comedor y darle un par de bofetadas a aquella señora grosera, malévola, altiva, pagada de sí.
Con esto le condujo a un pabelloncito en que había azadas, palas, almocafres y otros útiles de jardinería, y una cama grosera, pero limpia; y despidiéndose de él y ofreciendo volver a verle con frecuencia, le dejó que se entregase a un sueño reparador.
Pero llegó a notar este fanático personaje que el círculo de curiosos que siempre le envolvía era cada vez más estrecho; que entre los espectadores, antes mudos como estatuas, había muchos que se permitían sus apartes intencionados y con presunciones de graciosos; que los que este título llevaban entre los convecinos, a trueque de conquistarse sus carcajadas, faltaban aliquando al de Madrid, siempre digno y prudente, con una grosera impertinencia...
Al señalar las grandes realizaciones del gobierno de Allende termina el párrafo con esta frase: "La reanudación de relaciones diplomáticas y comerciales con los países socialistas, que permitió mejorar con independencia el intercambio mercantil". Grosera mentira, ya muchas veces repetida, pues esta reanudación se hizo en nuestro gobierno.
Esa es una grosera mentira y considero un insulto y una canallada el afirmar que mi carta a Rumor fue acordada con un personero del Gobierno Militar.
Una idea espantosa cruzó por su mente: recordó que a los de su raza los habían acusado más de una vez de misteriosos crímenes; recordó vagamente la aterradora historia del Niño Crucificado, que ella hasta entonces había creído una grosera calumnia inventada por el vulgo para apostrofar y zaherir a los hebreos.
Algunos hace falta que cenen contigo porque son dignos, otros por que lo sean; pero si nada de servil les ha transmitido la convivencia con gente grosera, se lo borrará el trato con gente noble.