grito

(redireccionado de gritos)
También se encuentra en: Sinónimos.

grito

1. s. m. Sonido, palabra o expresión proferidos con fuerza y violencia dio un grito al quemarse. voz
2. GEOLOGÍA Chirrido de los hielos de los mares glaciales al quebrarse por la presión a la que están sometidos.
3. a grito herido, limpio o pelado loc. adv. Gritando, dando voces la llamaba a grito pelado.
4. estar en un grito coloquial Quejarse de dolor mientras le curaban, la pobre estaba en un grito.
5. pedir a gritos coloquial Necesitar mucho una cosa la casa pide a gritos que se pinte.
6. poner el grito en el cielo coloquial Mostrar indignación o enfado puso el grito en el cielo al ver la minifalda que llevaba.
7. ser una cosa el último grito coloquial Estar muy de moda los zapatos con plataforma son el último grito.

grito

 
m. Efecto de gritar.
Manifestación vehemente de un sentimiento general.
Expresión pronunciada en voz muy alta.
Estar en un grito. loc. Quejarse por un dolor incesante.
Poner el grito en el cielo. loc. fig. y fam.Clamar en voz alta, quejándose con vehemencia.

grito

('gɾito)
sustantivo masculino
sonido de la voz emitido fuertemente Nos despertó con sus gritos.
con voz muy alta La madre llamaba a los niños a grito pelado.
lamentarse y quejase de un dolor continuo Le dieron un calmante porque estaba en un solo grito
necesitar algo en gran manera Estos niños piden a gritos la presencia del padre.
protestar por algo con indignación Cuando vio el desorden puso el grito en el cielo.
que es muy novedoso que está en boga Esta campera es el último grito de la moda.
Sinónimos

grito

sustantivo masculino
voz, clamor, chillido, alarido.
Alarido es un grito muy fuerte, de terror, de dolor o de rabia.
«Se grita para llamar a alguno, para expresar aplauso y alegría; pero el clamor indica peligro, petición esforzada, aflicción o desgracia.»
José Joaquín de Mora

poner el grito en el cielo locución (col.)indignarse, irritarse, enojarse, enfurecerse.

grito:

clamoraullido, quejido, rugido, queja, alarido, chillido, bramido, lamento,
Traducciones

grito

krio

grito

grito, choro

grito

výkřik

grito

råb, skrig

grito

huuto, itku

grito

krik, povik, vrisak

grito

叫び, 泣き叫ぶ声, 金切り声

grito

고함, 비명, 울음 소리

grito

gråt, rop, skrik

grito

rop, skrik

grito

เสียงกรีดร้อง, เสียงร้อง, การตะโกน

grito

tiếng hét, tiếng kêu lớn

grito

SM
1. (= voz alta) → shout; (= chillido) → scream; [de animal] → cry, sound
a gritosat the top of one's voice
¡no des esos gritos!stop shouting like that!
llorar a gritosto weep and wail
pegar o lanzar un gritoto cry out
gritos de protestashouts of protest
poner el grito en el cieloto scream blue murder
pedir algo a gritos esa chica está pidiendo un corte de pelo a gritosshe badly needs a haircut
a grito peladoat the top of one's voice
es el último gritoit's the very latest, it's the latest thing
es el último grito del lujoit's the last word in luxury
a voz en gritoat the top of one's voice
2. (= abucheo) → jeer
3. (LAm) → proclamation
el grito de Dolores the proclamation of Mexican independence (1810)
grito de independenciaproclamation of independence

grito

m. scream, cry; pop.
estar en un ___to be in great pain.

grito

m cry; — de auxilio or socorro cry for help
Ejemplos ?
Inmediatamente entraron los esclavos de Critón y a la fuerza se llevaron a Xantipa que lanzaba desgarradores gritos y se golpeaba furiosamente el rostro.
Llueve, como granizo, espeso manto de flechas desde el alto del baluarte. Meten los gritos en el cielo espanto, que dan la nuestra y la contraria parte.
El mar duerme, y no importuna con sus gritos salvajes de reproche; ¡y sueña que se besa con la luna en el tálamo negro de la noche!
Oímos los gritos que nos exhortan a amar a nuestros enemigos: habían de obedecerse en amar los del cuerpo, y obedecémoslos en amar los del alma.
Ese hombre aún no ha llamado a su hijo. Aunque su corazón clama par él a gritos, su boca continúa muda. Sabe bien que el solo acto de pronunciar su nombre, de llamarlo en voz alta, será la confesión de su muerte.
Ya han pasado los famosos cuarenta días, y la ansiedad, la manía de persecuciones y los horribles gritos que esperaban de mí pasaron también para siempre.
Y en efecto, el animal acosado por los gritos y sobre todo por dos picanas agudas que le espoleaban la cola, sintiendo flojo el lazo, arremetió bufando a la puerta, lanzando a entre ambos lados una rojiza y fosfórica mirada.
Lanzó gritos inarticulados, indescriptibles, que hacían pensar en los chillidos de un mono y en los cloqueos de un ganso, sonido atroz, sin alma –maldito lenguaje del demonio–.
Un minuto después habían despertado mis compañeros. Mil gritos, mil sollozos, mil blasfemias llenaron los ámbitos de la prisión. Todo hombre que va a morir suele aferrarse a una idea cualquiera y no abandonarla más.
El niño lanzó una exclamación de asombro, dio media vuelta y escapó sin saber qué dirección tomaba, llamando a su madre con gritos inarticulados, llorando, tropezando, con su tierna piel cruelmente desgarrada por las zarzas, su corazoncito palpitando de terror, sin aliento, enceguecido por las lágrimas, perdido en el bosque.
Sois unos imbéciles..., ¡unos canallas! ¡Dejar a ese hombre, para que se fuera, como se fue, dando gritos por los caminos reales!...
En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea, siempre que ese, nuestro grito de guerra, haya llegado hasta un oído receptivo, y otra mano se tienda para empuñar nuestras armas, y otros hombres se apresten a entonar los cantos luctuosos con tableteo de ametralladoras y nuevos gritos de guerra y de victoria.