Ejemplos ?
Poco después, la puerta se abrió por segunda vez y alguien entró diciendo: "Buenas noches, mujercita mía.» Un instante después descorrieron las cortinas y ella oyó un grito ahogado.
En aquel momento, un grito ahogado, inarmónico, uno que tenía algo de chasquido resonante detrás de él, precedido de algunas exclamaciones de sorpresa, le hizo volver la cabeza, y -¡Joseíto!
sin saber en qué momento de mi historia precisada se ha corrido el escenario que enredaba mis vaivenes y mis alas... y al cerrarlo, a pesar que no quería, un grito ahogado entre los sueños ha resuelto el vaticinio de los hechos que más hablan.
Además, podría servir para reducir el tamaño de una fuerza enemiga. Bajando de su atalaya, Grignr se vió sorprendido por un débil grito ahogado de desesperación horrorizada.
Creo que iba a perder el sentido y dejarme caer del caballo, cuando un grito ahogado por la distancia me hizo detener mi cabalgadura, y mirando hacia atrás vi venir a mi tía que había montado y me seguía.
Como en mi anterior visita hecha a la aldea, estaban sentadas aquella noche, en las puertas de las casas, grupos de mujeres vestidas de blanco; los mismos perfumes deliciosos embalsamaban el aire, y la luna, como entonces, se levantaba clara y serena tras del cercano monte. Al pasar por una estrecha y solitaria callejuela, oí un grito de mujer, grito ahogado y temeroso.
Una vez vuelven a entrar en casa, todos acusan a Woods del crimen a pesar de negar su implicación, de pronto sucede un apagón, una vez a oscuras todos oyen un grito ahogado, en cuanto vuelve la luz contemplan horrorizados el cuerpo sin vida del actor, el cual ha sido apuñalado.
En 1810 los meses previos al estallido del pueblo de Dolores, existía entre los indios el deseo de recuperar sus tierras; los criollos ansiaban el poder; la independencia fue criolla por excelencia, pues solo aprovecharon el grito ahogado de los despojados, de muchos años de dominación hispana y con la promesa de restituirles sus antigua propiedades, muchos de nuestros naturales debieron sumarse a la lucha con la ilusión de un futuro más halagador que su pasado.
Cuando por fin llegan al piso de arriba del todo, Leon ordena a su mujer ir a recoger los enseres perdidos en el piso de abajo. Tranquilamente, comienza a subir al ático, cuando se oye un grito ahogado que le impide continuar con la escalada.
La obra se estrenó el 8 de mayo de 1956 y según la leyenda el público dio un grito ahogado al ver una tabla de planchar sobre un escenario londinense.