gringo

(redireccionado de gringos)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con gringos: gabacho, guero, M-19

gringo, a

1. adj./ s. Amér. Central y Merid. Extranjero, en especial el de origen norteamericano o anglosajón.
2. Méx. despectivo Norteamericano, de Estados Unidos.
3. adj./ s. m. Amér. Central y Merid. LINGÜÍSTICA Se aplica a la lengua que es extranjera.

gringo, -ga

 
adj.-s. desp. y fam.Díc. del extranjero, esp. inglés.
(Amér.) Estadounidense.
m. Lengua extranjera.

gringo, -ga

('gɾingo, -γa)
abreviación
persona que es nativa de los Estados Unidos En el verano esta ciudad se llena de turistas gringos.

gringo, -ga

('gɾiŋgo, -γa)
sustantivo masculino-femenino
persona de Estados Unidos Este lugar está lleno de gringos.
Sinónimos

gringo

, gringa
sustantivo masculino
2 griego, algarabía.
Lenguaje ininteligible.

gringo:

norteamericanoyanqui,
Traducciones

gringo

gringo

gringo

gringo

gringo

غرينغو

gringo

Gringo

gringo

Gringo

gringo

Gringo

gringo

גרינגו

gringo

Gringo

gringo

/a (LAm)
A. ADJ
1. (= extranjero) → foreign; (= norteamericano) → Yankee, North American
2. (= rubio) → blond(e), fair
3. (arcaico) [idioma] → foreign, unintelligible
B. SM/F
1. (= extranjero) → foreigner; (= norteamericano) → Yankee, North American
2. (Cono Sur) (= italiano) → Italian, wop
3. (= rubio) → blond(e), fair-haired person
C. SM (arcaico) (= lenguaje ininteligible) → gibberish
hablar en gringoto talk double Dutch
GRINGO
The word gringo is a derogatory term used in Latin America to refer to white English-speakers, usually Americans, especially in the context of alleged economic, cultural and political interference in Latin America. One rather fanciful theory traces its origin to the Mexican-American War of 1846-48 and the song "Green Grow the Rushes-oh", supposedly sung by the American troops. According to another theory it is a corruption of griego or "Greek", in the sense of anything foreign and unintelligible, as in the English expression "it's all Greek to me".
Ejemplos ?
Tuvo que confesar, riéndose, a sus nuevos amigos, los italianos, que el ferrocarril es una linda invención, y que los gringos que viajan en él no son mala gente.
Tres mil fusiles y cartuchos se han ya distribuido a los jóvenes voluntarios que se inquietaron poco por los rebeldes pero desean la muerte de todos los Gringos.
No desean decir nada sobre el resultado de su misión, pero, por lo que no dicen, yo creo entender que los rebeldes aceptarían la alianza con los federales para cazar a los Gringos, si se les rinde a ellos la ciudad; si no, se unirán a los Gringos para capturar la ciudad.
-No ve, hombre, a qué extremo hemos llegado. Los gringos tienen que defender a los servidores de la patria. Vea, amigo; aquí ande usté me ve, ¿sabe?, yo soy el cabo Morante, y pregúntele a cualquiera de los que estuvieron en la guerra, si llevo al cuete esta cintita y esta otra...
Dispués vino Ceverino allí rayamos los pingos; que día de matar gringos si era lansiar a lo fino: ricuerda cuando se vino aquel batallon a un flanco que cargaba quepi blanco, ahí si jue berenjenal y vieron que el nacional no había sido ni era manco.
Yo escribí ese mismo día un artículo nacionalista exaltando las cualidades de inventiva de nuestra raza; porque «el compadre Juandinacio» retiró dos o tres varas de cañería por inútiles. «Cosas de los gringos» -dijo con aire despreciativo-.
Y lo que está pasando es que México se está convirtiendo nomás en donde nacen y un rato, y otro rato se mueren, los que trabajan para la riqueza de los extranjeros principalmente de los gringos ricos.
De moda estuvo ser vivanquista en los primeros tiempos del Directorio, y castillista antes de la Palma, y pradista cuando la guerra con la madrastra, y baltista en el interregno de Canseco, y pardista cuando Dios fue servido, y huascarista cuando los gringos vinieron en pos de triunfo barato y se hallaron con la horma de su zapato...
—Señores, dijo a su vez Cabrera: —Brindo porque nuestros puñales se hundan sin asco en el corazon de todos los gringos El año de 1840 y siguiente se apostrofaba con esta frase á todos estrangeros de cualquier nacion y condicion que fuera, y Rosas aplaudia y reia con todos los pulmones cuando veia esto.
—Nada de eso: asi atado diganos el paraje, que hemos de dar con él. Estos gringos suelen esconder las onzas y patacones hasta en las letrinas.
La Associated Press pone en boca suya las palabras que yo dije al salir del Habana Hilton hoy, y dice: “Si mandan a desembarcar marinos, habrá 200 000 gringos muertos en las calles de Cuba” (RISAS).
Mueran los gringos! Es el alboroto que regresa hacia nosotros. Esta vez, el valor de los meseros se tambalea. Nos imploran que nos retiremos.