grasiento

(redireccionado de grasientas)
También se encuentra en: Sinónimos.

grasiento, a

1. adj. Que tiene grasa o exceso de ella ese jabón deja la piel grasienta. grasoso
2. Que está sucio de grasa llegó con las manos grasientas del motor del coche. graso
NOTA: También se escribe: crasiento

grasiento, -ta

 
adj. Lleno de grasa.

grasiento, -ta

(gɾa'sjento, -ta)
abreviación
que está impregnado de grasa Cambió una rueda en el camino y llegó con las manos grasientas.
Sinónimos

grasiento

, grasienta

grasiento:

graso
Traducciones

grasiento

grasso, untuoso, oleoso

grasiento

دَسِم

grasiento

mastný

grasiento

fedtet

grasiento

fettig

grasiento

rasvainen

grasiento

gras

grasiento

mastan

grasiento

脂を含んだ

grasiento

기름투성이의

grasiento

vet

grasiento

fettet

grasiento

tłusty

grasiento

gorduroso

grasiento

жирный

grasiento

fett

grasiento

เป็นไขมันลื่น

grasiento

yağlı

grasiento

nhờn

grasiento

油腻的, 油腻

grasiento

油膩

grasiento

ADJ
1. [guiso, pelo] → greasy
2. (= sucio) → greasy

grasiento-a

, grasoso-a
a. fatty, greasy;
degeneración ______ degeneration.

grasiento -ta

adj greasy, oily
Ejemplos ?
Le creo. Y miraba con repugnancia aquellas manos, cuyas palmas eran rojizas y grasientas. Restos, tal vez, de la limpieza reciente de que hablaba; pero a Yáñez le parecian impregnadas de grasa humana, del zumo de aquel centenar que formaba su lista.
Y, al día siguiente, muy temprano, José, haciéndose preceder del niño Jesús, caminó unas doce millas fuera de la ciudad, y ambos encontraron en la llanura al niño, que había sucumbido al ardor de los rayos solares, como si hubiese sido quemado por el fuegó. Su cuerpo estaba ennegrecido, sus ropas grasientas, y desunidas sus articulaciones.
¿Por qué destila bálsamos el mísero cantueso que vive en las estériles calvicies de aquel teso paupérrimo vivir? ¿Por qué las pomposísimas peonías fastuosas producen esas fétidas grasientas grandes rosas de enfático vestir?
De once a dos de la tarde se apeñuscaban en torno de las grasientas mesas de marmol, para chupar conchas de almejas podridas o jugar a los naipes entre vasos de vino.
La princesa, cuya naturaleza lasciva se despertó deprisa, en cuanto percibió las musculosas proporciones de los miembros del mujik se inflamó de deseo, a pesar del aspecto sucio de aquél y sus vestiduras de campesino confeccionadas con pieles grasientas.
Golpeó el gong, y un muchachito morisco, descalzo, corrió sobre las esteras hacia la mesa, recibió el duro "assani", presto como un galgo le trajo el vuelto, y pronto Fernando se encontró bajo las techadas callejuelas caminando al lado de su misterioso compañero, que, a pesar de gastar una magnífica chilaba, no se recataba de pasar al lado de grasientas tiendas donde hervían pescado día y noche, y puestos de té verde, donde en amontonamiento bestial se hacinaban piojosos campesinos descalzos.
Una neblina, ligera al principio, luego densa y húmeda, empezó a confundir los contornos de los troncos, a velar el ramaje entre gasas grasientas.
Rebuja por aquí, ojea por más allá, dimos con un espejo de gran cajón, y en éste una cata de cabellos de todos colores, enredados y como en bucles unos, otros trenzados y asegurados con cáñamo, otros lacios y flechudos, cuáles en ondas rizosas y bien pergeñadas, el cual "pelerío" se hacinaba entre grasientas y desdentadas peinetas desportilladas y horquillas nada bonitas y perfumadas.
Cuando uno es muchacho padece de raras aprensiones: cree que tiene que hacer el gusto a los demás, y no el propio. Obedecí a la harpía, y comprendiendo que me envenenaba, comí de aquellas porquerías grasientas.
Mistress Micawber se calzó sus guantes oscuros y tomó un aire de languidez elegante. Traddles se restregó con sus manos grasientas los cabellos, que se erizaron completamente, y miró al mantel, confuso.
El olor de las tenacillas, con aquellas manos grasientas que le tocaban la cabeza, no tardaba en dejarla sin sentido y se quedaba un poco dormida bajo el peinador.
Otras veces para buscar el contraste, envuelto en oscuro ulster que oculta el vestido, recorro el horror de los barrios pobres, llenos de seres degradados y oscuros, poblados de mendigos y donde la bruma otoñal ahoga la escasa luz rojiza de los faroles de petróleo, para entrever, tras de las grasientas vidrieras de algún tienducho lleno de restos de cosas que fueron...