granar

(redireccionado de granados)
También se encuentra en: Sinónimos.

granar

v. intr. BOTÁNICA Formarse y crecer el grano de los frutos la cebada ya ha granado.

granar

 
intr. Formarse y crecer el grano de los frutos en algunas plantas.
tr. Convertir en grano [la masa de pólvora].

granar

(gɾa'naɾ)
verbo intransitivo
crecer el grano de ciertas plantas El centeno granó antes este año.

granar


Participio Pasado: granado
Gerundio: granando

Presente Indicativo
yo grano
tú granas
Ud./él/ella grana
nosotros, -as granamos
vosotros, -as granáis
Uds./ellos/ellas granan
Imperfecto
yo granaba
tú granabas
Ud./él/ella granaba
nosotros, -as granábamos
vosotros, -as granabais
Uds./ellos/ellas granaban
Futuro
yo granaré
tú granarás
Ud./él/ella granará
nosotros, -as granaremos
vosotros, -as granaréis
Uds./ellos/ellas granarán
Pretérito
yo grané
tú granaste
Ud./él/ella granó
nosotros, -as granamos
vosotros, -as granasteis
Uds./ellos/ellas granaron
Condicional
yo granaría
tú granarías
Ud./él/ella granaría
nosotros, -as granaríamos
vosotros, -as granaríais
Uds./ellos/ellas granarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo granara
tú granaras
Ud./él/ella granara
nosotros, -as granáramos
vosotros, -as granarais
Uds./ellos/ellas granaran
yo granase
tú granases
Ud./él/ella granase
nosotros, -as granásemos
vosotros, -as granaseis
Uds./ellos/ellas granasen
Presente de Subjuntivo
yo grane
tú granes
Ud./él/ella grane
nosotros, -as granemos
vosotros, -as granéis
Uds./ellos/ellas granen
Futuro de Subjuntivo
yo granare
tú granares
Ud./él/ella granare
nosotros, -as granáremos
vosotros, -as granareis
Uds./ellos/ellas granaren
Imperativo
grana (tú)
grane (Ud./él/ella)
granad (vosotros, -as)
granen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había granado
tú habías granado
Ud./él/ella había granado
nosotros, -as habíamos granado
vosotros, -as habíais granado
Uds./ellos/ellas habían granado
Futuro Perfecto
yo habré granado
tú habrás granado
Ud./él/ella habrá granado
nosotros, -as habremos granado
vosotros, -as habréis granado
Uds./ellos/ellas habrán granado
Pretérito Perfecto
yo he granado
tú has granado
Ud./él/ella ha granado
nosotros, -as hemos granado
vosotros, -as habéis granado
Uds./ellos/ellas han granado
Condicional Anterior
yo habría granado
tú habrías granado
Ud./él/ella habría granado
nosotros, -as habríamos granado
vosotros, -as habríais granado
Uds./ellos/ellas habrían granado
Pretérito Anterior
yo hube granado
tú hubiste granado
Ud./él/ella hubo granado
nosotros, -as hubimos granado
vosotros, -as hubísteis granado
Uds./ellos/ellas hubieron granado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya granado
tú hayas granado
Ud./él/ella haya granado
nosotros, -as hayamos granado
vosotros, -as hayáis granado
Uds./ellos/ellas hayan granado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera granado
tú hubieras granado
Ud./él/ella hubiera granado
nosotros, -as hubiéramos granado
vosotros, -as hubierais granado
Uds./ellos/ellas hubieran granado
Presente Continuo
yo estoy granando
tú estás granando
Ud./él/ella está granando
nosotros, -as estamos granando
vosotros, -as estáis granando
Uds./ellos/ellas están granando
Pretérito Continuo
yo estuve granando
tú estuviste granando
Ud./él/ella estuvo granando
nosotros, -as estuvimos granando
vosotros, -as estuvisteis granando
Uds./ellos/ellas estuvieron granando
Imperfecto Continuo
yo estaba granando
tú estabas granando
Ud./él/ella estaba granando
nosotros, -as estábamos granando
vosotros, -as estabais granando
Uds./ellos/ellas estaban granando
Futuro Continuo
yo estaré granando
tú estarás granando
Ud./él/ella estará granando
nosotros, -as estaremos granando
vosotros, -as estaréis granando
Uds./ellos/ellas estarán granando
Condicional Continuo
yo estaría granando
tú estarías granando
Ud./él/ella estaría granando
nosotros, -as estaríamos granando
vosotros, -as estaríais granando
Uds./ellos/ellas estarían granando
Traducciones

granar

seed

granar

granar

granar

granar

granar

granar

granar

granar

granar

VIto seed, run to seed
Ejemplos ?
Aquella casa con claustros coloniales, portón y enredaderas, el molino de viento y los granados, los grandes libros de la biblioteca -mis libros preferidos: tres tomos con imágenes que hablaban de los reinos de la Naturaleza-.
Sin los otros serviçios muchos e muy granados Dos iaçen el escripto, estos son mas notados: Fizo della un libro de dichos colorados De su virginidat contra tres renegados.
Dada en Bogotá, D.C., a los 17 OCT 2012 LA MINISTRA DE JUSTICIA Y DEL DERECHO, ::::::::: RUTH STELLA CORREA PALACIO EL MINISTRO DE HACIENDA Y CRÉDITO PÚBLICO, ::::::::: MAURICIO CÁRDENAS SANTA MARíA EL MINISTRO DE COMERCIO, INDUSTRIA Y TURISMO, ::::::::: SERGIO DIAZ-GRANADOS GUIDA EL MINISTRO DE TECNOLOGÍAS, DE LA INFORMACIÓN Y LAS COMUNICACIONES, ::::::::: DIEGO MOLANO VEGA
Reyna poderosa de los fechos onrrados Que siempre te trabaias en salvar los errados, Tu me gana, sennora, perdon de los peccados, Que laude digna-mientre los tus bienes granados.
El misterioso restaurador había trabajado muy deprisa, porque las viviendas de alrededor tenían el mismo aspecto reciente y nuevo; todos los pilares tenían sus capiteles; ni una piedra, ni un ladrillo, ni una brizna de estuco, ni una capa de pintura faltaba en las paredes relucientes de las fachadas, y por el intersticio de los peristilos se entreveía, alrededor del estanque de mármol del cavaedium, adelfas rosas y blancas, mirtos y granados.
Sólo el movimiento de su mano extendida sobre la cabeza de Carbón, sólo su sonrisa al decir al negro: «Hijo mío», bastaban para revelar el ardor de la bondad en su alma, y para probar que la sangre de Cristo florecía en ella, como los rojos granados en los oasis del desierto sahariano.
No así la que sestea sus rebaños de cabras en las grutas de las pardas montañas de Judea; la que adorna su sien con las guirnaldas de las campestres flores, y las frutas maduras lleva en las cogidas faldas; la que en el pozo bíblico, a la sombra de las verdes palmeras, llena el ánfora frágil, y al que nombra tierna en el corazón buscan sus ojos; la que gula el tropel de espigaderas por los largos rastrojos; la que lava los pies del peregrino, y al huésped de una noche da la miel blanca y el dorado vino; la que esparce en el templo los aromas, y sobre el ara santa deja en ofrenda trémulas palomas, o el himno dulce de Isaías canta; la que al pie de las lomas, bajo de los granados...
Los rojizos tejados caían oblicuamente, protegiendo con el alero los tragaluces y ventanitas de las buhardillas, y entre la pimpante hojarasca de los castaños, por encima de la copa de los granados manchados de asteriscos escarlatas, se veía un gallo de cinc moviendo su cola torcida a todos los vientos.
Los rosales vertían un perfume potentísimo, agudo, todo el espacio se poblaba de una fragancia roja, fresca como un caudal de agua. Moscardones de alas de cristal revoloteaban en torno de las manchas escarlatas de los granados.
El viento removió el follaje. Erdosain quedó unos segundos mirando la franja de luz que por la ventana entreabierta caía sobre los granados.
¡Un caballo! -exclama, como Ricardo, al apearse bajo los floridos granados de la estación-. Pero, si el gran paladín sabía a qué atenerse al ofrecer su reino por un corcel, yo ignoraba del todo los percances que sobre el lomo de ese noble animal, esperan al peregrino en aquellas magníficas alturas.
7 Porque Jehová tu Dios te introduce en la buena tierra, tierra de arroyos, de aguas, de fuentes, de abismos que brotan por vegas y montes; 8 Tierra de trigo y cebada, y de vides, é higueras, y granados; tierra de olivas, de aceite, y de miel; 9 Tierra en la cual no comerás el pan con escasez, no te faltará nada en ella; tierra que sus piedras son hierro, y de sus montes cortarás metal.