grajilla

(redireccionado de grajillas)

grajilla

s. f. ZOOLOGÍA Ave paseriforme de la familia de los córvidos, de mediano tamaño, color negro, cogote y auriculares grises, que suele vivir en grupos más o menos numerosos.
NOTA: Nombre científico: (Corvus monedula.)

grajilla

 
f. zool. Ave del orden paseriformes (Corvus monedula); parecida a la corneja, de la que se distingue por su pico más corto y por ser de menor tamaño.
Traducciones

grajilla

Dohle

grajilla

jackdaw, daw

grajilla

галка

grajilla

SFjackdaw
Ejemplos ?
Una parte de las grajillas occidentales pasan el invierno en los parques urbanos, como también lo hacen otros córvidos como el grajo, el cuervo común (C.
— Las alcantarillas. — El redil. — El palomar. — Las dos grajillas. — El carro con tiro. — Excursión al Puerto Globo. VIII El escarpe.
Un estudio realizado en 2000 reveló que la distancia genética entre las grajillas y los demás miembros de Corvus fue mayor que en el resto del género.
El gorrión chillón y las grajillas, que anidan también en la pared, sobrevuelan estos parajes que de noche se llenan con los sonidos que producen los murciélagos, los mochuelos, el búho real y el cárabo.
Entre las aves carroñeras destacan los buitres leonados. También hay cuervos, cornejas, chovas piquirojas, grajillas, urracas, rabilargos y arrendajos.
La belleza del paisaje es realzada por la fauna diversificada: osos, corzos, lobos, gamuzas, ciervos, jabalíes salvajes, conejos, varias especies de águilas, perdices, grajillas y la trucha pelagonia macedónica.
Aunque generalmente desconfían de los seres humanos en el campo y los bosques, las grajillas occidentales son mucho menos cautelosas en las zonas urbanas.
En su libro King Solomon's Ring (El anillo del Rey Salomón), Konrad Lorenz describió y analizó las complejas interacciones sociales en una bandada de grajillas occidentales en los alrededores de su casa en Altenberg, Austria.
cornix); las poblaciones que fueron medidas en tres parques urbanos de Varsovia muestran incrementos de octubre a diciembre, posiblemente debido a las grajillas occidentales que emigran allí desde las zonas más al norte.
Las grajillas occidentales practican el reparto activo de alimentos —donde la iniciativa para la transferencia reside con el donante— con un número de individuos, independientemente de su sexo o parentesco.
Las grajillas occidentales muestran niveles de entrega activa mucho más altos que los que fueron documentados para otras especies, incluyendo los chimpancés.
Así, John Mason Neale menciona que un «sacristán dio permiso a un empleado a llevarse, para uso propio, todo lo que las grajillas habían puesto en la torre: y una vez se llevó a casa dos carretadas de buena leña, además de una gran cantidad de basura que tiró».