gobernabilidad

Búsquedas relacionadas con gobernabilidad: gobernanza

gobernabilidad

(goβeɾnaβili'ðað)
sustantivo femenino
cualidad de lo que se puede gobernar La gobernabilidad de la nación se vio dificultada por las revueltas sociales.
Traducciones

gobernabilidad

SFgovernability
llegar a un pacto de gobernabilidadto form a government with the support of minority parties
Ejemplos ?
Yo, Pedro Carmona Estanga, en mi condición de Presidente de la República de Venezuela, juro ante Dios Topoderoso, ante la patria y ante todos los venezolanos reestablecer la efectiva vigencia de la Constitución de la República de Venezuela de 1999 como norma fundamental de nuestro ordenamiento jurídico y restituir el Estado de Derecho, la gobernabilidad y la garantía del ejercicio de las libertades ciudadanas, así como al respeto a la vida, la justicia, la igualdad, la solidaridad y la responsabilidad social.
Artículo 27 Los programas y actividades se dirigirán a promover la gobernabilidad, la buena gestión, los valores democráticos y el fortalecimiento de la institucionalidad política y de las organizaciones de la sociedad civil.
Pese a los aspectos positivos descritos, continúa incrementándose la percepción de una crisis de la justicia que pone en peligro la gobernabilidad.
Informe del Secretario General establece que continúa incrementándose la percepción de una crisis de la justicia que pone en peligro la gobernabilidad.
En lo correspondiente al tercer punto: En adelante, si la participación de otras fuerzas resulta necesaria para poder conseguir la gobernabilidad y la estabilidad de las instituciones de cada lugar desde un punto de vista de defensa de la Nación Vasca, intentaremos encontrar las fórmulas de gobernabilidad más adecuadas.
En efecto, el Pueblo de Guinea Ecuatorial accedió a la Independencia Nacional, con la aspiración suprema de vivir en paz, en la unidad y en justicia; estos objetivos que constituyen la máxima de nuestra entidad estatal resumen el porvenir de la Nación, porque a través de ellos podemos alcanzar la democracia nacional, que es el ejercicio de la voluntad libre y soberana del Pueblo; a través de ellos podemos garantizarla dignidad de nuestros ciudadanos y el disfrute de sus derechos fundamentales e inalienables; en fin, a través de esta máxima, podemos alcanzar la buena gobernabilidad de la Nación, el desarrollo económico, la prosperidad y el bienestar de todos.
Una garantía de que la lucha contra la corrupción y la impunidad será implacable, fortalecerá las instituciones sobre la base de eliminar toda posible sospecha sobre ellas. Rechazamos de plano la identificación entre gobernabilidad e impunidad que algunos pretenden.
Medidas de la trascendencia del Pacto Fiscal y el de Gobernabilidad, a las que se ha referido el Presidente de la República en diversas ocasiones, requieren de la comprensión, participación y apoyo de amplios sectores sociales que aún están marginados.
Los valores democráticos deben regir nuestra convivencia y para que ellos se alcancen se requiere una entrega ordenada del poder político a autoridades revestidas de plena e indiscutible legalidad democrática; un marco político-económico-social que garantice tanto la gobernabilidad del país como las condiciones básicas para el esfuerzo colectivo que los desafíos de hoy y del futuro plantean; y, también, el retorno de las Fuerzas Armadas a sus indispensables funciones permanentes, respetando plenamente sus valores, dignidad y requerimientos institucionales.
Desarrollar e implementar un modelo más representativo y proporcional sin perjuicio de la gobernabilidad y en el que no se discrimine a ninguna fuerza política ni voluntad social.
Una ejecución acelerada de los acuerdos permitirá mejorar significativamente la calidad de vida de la población, modernizar las instituciones estatales y fortalecer la gobernabilidad.
Se espera que los partidos políticos, que han comprometido su apoyo a las recomendaciones de la Comisión Preparatoria del Pacto Fiscal, y los sectores más influyentes del país, reconozcan que la toma de decisiones para superar el estancamiento tributario no puede dilatarse más sin graves consecuencias para el desarrollo social e institucional y, por ende, para la gobernabilidad.