gladiador

(redireccionado de gladiadores)
También se encuentra en: Sinónimos.

gladiador

(Del lat. gladiator < gladius, espada.)
s. m. HISTORIA Persona que luchaba a muerte con otra o con un animal en los juegos públicos romanos de la antigüedad.
NOTA: También se escribe: gladiator

gladiador

 
m. Luchador profesional en los juegos públicos romanos.

gladiador

(glaðja'ðoɾ)
sustantivo masculino
hombre que combatía contra otro o contra una fiera en el circo romano Los gladiadores luchaban a muerte.
Sinónimos

gladiador

sustantivo masculino

gladiador:

bestiariopúgil, circense, luchador,
Traducciones

gladiador

gladiator

gladiador

gladiatore

gladiador

Gladiator

gladiador

gladiator

gladiador

Gladiator

gladiador

Гладиатор

gladiador

斗士

gladiador

鬥士

gladiador

Gladiator

gladiador

Gladiator

gladiador

גלדיאטור

gladiador

剣闘士

gladiador

검투사

gladiador

Gladiator

gladiador

SMgladiator
Ejemplos ?
No, no es la miseria de los hogares proletarios atestados de hijos, quien podrá dar fuerza a los miembros anémicos, hierro a la sangre, potencia al cerebro, energía a la voluntad, valor al corazón, de los modernos gladiadores preparados para dar la batalla decisiva en el combate encarnizado de las reivindicaciones sociales.
La que hay entre los fortísimos gladiadores, que unos sufriendo las heridas están firmes, y otros volviendo los ojos al pueblo, que clama, dan indicios de su poco valor; no mereciendo que por ellos se interceda.
Un día salió a flote el triste clamor: -¡Qué acabe el azote de Blasfe, el Terror! Capítulo III Clarinete y Flaquincillo subieron a un globo un día en búsqueda de la gloria, gladiadores de alegría.
Consta que en una cueva que en él había se escondieron ochenta y cuatro gladiadores de la conjuración de Espartaco, y que en tiempo de Augusto era una apacible colina cubierta de viñedos y de árboles frutales.
De otros pretores esperan dádivas, espectáculos y juegos de gladiadores; de ti, como heredero y decendiente del cuchillo de los tiranos, esperan alcanzar la libertad.
Éste no sólo ofreció de asistirle en él, sino que luego habló a otro que se llamaba Bruto Albino, que aunque no era noble, ni virtuoso, ni valiente, porque era poderoso por la multitud de gladiadores que para los espectáculos juntaba, le pareció a propósito reducirle a la conjura.
Después de recorrer sucesivamente los honores que correspondían a su nacimiento y sus talentos, fue elevado a la magistratura quinquenal y para celebrar este acontecimiento con el debido esplendor prometió dar, durante tres días, luchas de gladiadores.
Su munificencia no se limitó aquí, sino que aspirando a la más elevada, gloria y reputación, encontrábase entonces en Tesalia con el exclusivo objeto de adquirir las fieras más hermosas y los gladiadores más reputados.
Aun más; me parece que los vicios peculiares de esta ciudad se engendran en el vientre de la madre, el aprecio que se hace de los histriones y la pasión por los gladiadores y luchadores a caballo, en cuyas diversiones, ocupado y poseído el ánimo, ¿cuánto lugar deja para las buenas artes?
Otro, lucía brodequines dorados, traje de seda y valiosos adornos, una cabellera postiza cargaba su cabeza, y su paso era majestuoso; parecía una mujer. Otro, calzado con botines, fieramente armado con un lazo, el casco y la espada, parecía salir del circo de gladiadores.
—Mi querido Octavien —dijo Max, que durante esta breve conversación se había detenido ante una inscripción trazada en rojo en la muralla exterior—, ¿quieres ver combates de gladiadores?
Aquí están los carteles: Combate y caza para el 5 de las nonas de abril, se alzarán los mástiles, veinte pares de gladiadores lucharán en las nonas, y si temes por la lozanía de tu tez, tranquilízate, tenderán los toldos, y a menos que prefieras ir al anfiteatro temprano, estos se cortarán el cuello por la mañana: matutini erunt; no se puede ser más complaciente.