gigantesco

(redireccionado de gigantescos)
También se encuentra en: Sinónimos.

gigantesco, a

(Del fr. gigantesque < ital. gigantesco.)
1. adj. De los gigantes.
2. Que es muy grande la secuoia es un árbol gigantesco; han realizado una obra gigantesca. ciclópeo, enorme

gigantesco, -ca

 
adj. Concerniente a los gigantes.
fig.Excesivo o muy sobresaliente en su línea.

gigantesco, -ca

(xiγan'tesko, -ka)
abreviación
que es muy grande en tamaño una colección de libros gigantesca
Traducciones

gigantesco

giant, gigantic, mammoth

gigantesco

riesig, gigantisch

gigantesco

gigantesco, gigante

gigantesco

جَسِيم

gigantesco

obrovský

gigantesco

kæmpestor

gigantesco

jättiläismäinen

gigantesco

géant

gigantesco

divovski

gigantesco

巨大な

gigantesco

거대한

gigantesco

gigantisch

gigantesco

kjempestor

gigantesco

olbrzymi

gigantesco

gigante

gigantesco

jätte-

gigantesco

สูงใหญ่

gigantesco

dev gibi

gigantesco

khổng lồ

gigantesco

庞大的, 巨人

gigantesco

гигант

gigantesco

巨人

gigantesco

ענק

gigantesco

ADJgigantic, giant antes de s
Ejemplos ?
El cráneo, desnudo y horrible, recordaba el de esos gigantescos moros que se incorporan chorreando sangre bajo el caballo del Apóstol.
Fray Ambrosio, pálido de cólera, levantó los brazos escuetos, gigantescos, amenazadores: Sobre su cabeza siempre temblona, bailoteaban las manos de rancio pergamino: —¡Calla, lengua de escorpión!...
Yo no comprendía la preferencia de Bruck, porque siempre me agrada encontrar vida e indicios de ella. Los fósiles me hacían soñar con paisajes antediluvianos, con animalazos gigantescos, medio lagartos y medio peces.
Sus rayos doraban el aire, reverberando en las pintorescas fachadas, en los muros, en las esbeltas torres y en las graciosas cúpulas y gigantescos cimborrios de casas, alcázares y templos.
CAPÍTULO XV EL público esperaba a lo largo de la pared, colocado simétricamente entre unas barandillas. En la esquina de las calles vecinas, gigantescos carteles anunciaban en caracteres barrocos: Lucía de Lammermoor..
A la señora Homais le gustaban mucho estos panecillos pesados, en forma de turbante, que se comen en la Cuaresma con mantequilla salada: última muestra de los alimentos góticos que se remonta tal vez al siglo de las cruzadas y de los cuales se llenaban antaño los robustos normandos, creyendo ver sobre la mesa, a la luz de las antorchas amarillas, entre los jarros de hipocrás y los gigantescos embutidos, cabezas de sarracenos que devorar.
Como no escaseaban en aquella parte del mundo las buenas almas, pudieron avanzar, no sin trabajos, en su cautelosa marcha, y al fin llegaron a la vera de una ciudad grandísima, de gigantescos muros y colosales monumentos, cuya vista lejana recreaba y suspendía el ánimo de los pobres viandantes.
El general Díaz contempló un momento el majestuoso paisaje que se extiende al pie del antiguo castillo, y luego, sonriendo ligeramente, se internó por una galería, rozando a su paso una cortina de florones rojos y geranios rosa, amorosamente enlazados, al jardín interior, en cuyo centro una pila rodeada de palmeras y flores, lanzaba plumas de agua, de la misma fuente en que Moctezuma apagó su sed bajo los gigantescos cipreses que aún levantan sus ramas alrededor de las rocas que pisábamos.
Para nosotros poder exportar a Mercosur, por ejemplo vehículos, tractores, aquí que tenemos fábricas ya de vehículos, y no sólo las del Estado, privadas, fábricas de tractores, no sólo las públicas, también privadas. La fábrica de camiones gigantescos allá en Barinas, etc.
En el antiguo Egipto, donde los pobres fellahs construyeron a fuerza de látigo y palo gigantescos monumentos al servilismo y al orgullo, que la erosión de los vientos no ha podido destruir en el transcurso de miles de años, la mujer tuvo privilegios extraordinarios: estipulaba libremente las cláusulas de los contratos matrimoniales; podía obtener el divorcio con sólo manifestar su deseo de no continuar unida a su marido y no pocas veces obligaban a éste a la servidumbre, exactamente como ahora exigen muchos maridos que llevan el título de civilizados, la servidumbre de la mujer.
Enfurecido por su derrota, hambriento de triunfo, se echó sobre los hombres gigantescos que habían sido creados en la tierra y los devoró a todos, menos a siete gigantes que se refugiaron en la enorme gruta de una montaña.
De ahora en adelante esconderemos todos los CHALCHIHUITES de la tierra y padecerán gigantescos trabajos los toltecas, seguidores de este presuntuoso HUEMAC.