gibelino

(redireccionado de gibelinos)

gibelino, a

1. adj./ s. HISTORIA Que era partidario de los emperadores alemanes en la Italia medieval.
2. adj. HISTORIA De los partidarios de dichos emperadores alemanes.

gibelino, -na

 
adj.-s. hist. Partidario, en Italia y durante la Edad Media, del predominio de los emperadores de Alemania sobre el del papado.
Ejemplos ?
Los gibelinos, que defendían a la familia de Waiblingen, que apoyaba a Federico II, fueron en su versión italiana defensores del Imperio en su enfrentamiento con el Papado.
La lucha dividió Italia entre güelfos (por los Welfen de Baviera) que apoyaban al Papa y gibelinos (por el castillo Hohenstaufen de Waiblingen) o defensores del poder imperial.
Fue uno de los dirigentes del partido güelfo, enfrentado al de los gibelinos, y autor de poemas líricos intensos, por momentos herméticos, que ejercieron fascinación entre sus contemporáneos y continuaron fascinando en el siglo XX, entre otros al poeta vanguardista estadounidense Ezra Pound.
En Italia hubo también luchas entre Güelfos y Gibelinos, pero con una ideología política diferente a la alemana, siendo luchas entre familias italianas.
En el 1237 cae bajo la tiranía de Ezzelino y Alberico da Romano. Con la muerte de ambos volvió la libertad, aunque pronto se vio envuelta en las luchas entre gibelinos y güelfos.
Se procedió a nombrar a un nuevo emperador, eligiendo los Güelfos a Ricardo de Cornualles y los Gibelinos a Alfonso X de Castilla.
El 10 de junio de 1215, una comitiva de Gibelinos comandados por Fulco del Cassello comenzó la construcción de una fortaleza sobre la roca de Mónaco.
Recobran fuerza nuestros vicios nacionales y castizos todos, la falta de lo que los ingleses llaman sympathy, la incapacidad de comprender y sentir al prójimo como es, y rige nuestras relaciones de bandería, de güelfos y gibelinos, aquel absurdo de qui non et mecum, contra me est .
El reino de Sicilia pasó a ser un feudo del papado y Clemente IV, preocupado por los avances gibelinos, buscó ayuda en Carlos I de Anjou, el hermano pequeño de su aliado el rey Luis IX de Francia, a quien concedió el reino a cambio de expulsar a Manfredo de sus feudos papales del sur de Italia.
La idea de dominio universal marcó una época, durante gran parte del medievo, dividiendo a la sociedad en dos bandos: güelfos y gibelinos.
Subsistía, sin embargo, el mensaje primitivo de Jesucristo, apoyado por interpretaciones legitimistas como la de San Francisco de Asís o tomadas como heréticas (las de Prisciliano, los Albigenses, John Wycliff, Jan Hus y otros), hasta que un lento proceso de secularización en Europa, fundado en esos precedentes y acelerado con el Humanismo del Renacimiento y de la Reforma, fue separando cada vez más a la Iglesia del Estado, incluso ya en la Edad Media con la querella de las Investiduras que enfrentó a papas y reyes cristianos entre 1073 y 1122 y cuando los gibelinos tomaron posición contra la asunción de un poder excesivo por parte del Papa y su intromisión en los asuntos políticos y económicos.
Manfredo organizó entonces una coalición con la Italia central y norte contra el poder papal. Así, junto a los gibelinos de Siena derrotó a los güelfos de Florencia el 4 de septiembre de 1260.