gibelino

gibelino, a

1. adj./ s. HISTORIA Que era partidario de los emperadores alemanes en la Italia medieval.
2. adj. HISTORIA De los partidarios de dichos emperadores alemanes.

gibelino, -na

 
adj.-s. hist. Partidario, en Italia y durante la Edad Media, del predominio de los emperadores de Alemania sobre el del papado.
Ejemplos ?
1283), con el apoyo del gibelino Cangrande della Scala, que tenía altas expectativas para la ciudad y que le proporcionó la infantería y la caballería, contando con el apoyo de su yerno Guillermo Azzone Castelbarcos, tuvo éxito en derrocar a Rinaldo Bonacolsi el 16 de agosto de 1328, y reemplazarlo como capitán general, con el derecho de nombrar a su sucesor.
En 1270 fue nombrado podestá o magistrado a cargo de la ciudad de Castelfranco Emilia, pero cuando en 1274 vence el partido güelfo, Guinizelli, que era gibelino, tuvo que marchar al exilio, refugiándose con su mujer e hijo en Monselice, donde murió pocos años después.
Construido entre 1136 y 1149, los baluartes estaban en Ibelín (Yibneh) a 20 kilómetros al noroeste de Ascalón, Blanchegarde (Tell es-Safi) a 15 millas al este-noreste, Gibelino (Bait Jibrin) a 18 millas al este, y en Gaza a 12 millas al sur-suroeste.
Su segundo hijo, Simone, tomó por esposa a una hija de Pietro Visconti. Pero el depuesto Mateo Visconti se dedicó a intentar recuperar su trono por todos los medios liderando al partido gibelino.
Guillermo formó parte del séquito del rey Carlos de Anjou y participó activamente en la política güelfa. En 1264 contribuyó a la invasión de Lombardía, lo que le granjeó el odio del jefe gibelino de la región, Oberto Pelavicino.
En efecto, el partido gibelino inicia una revuelta cuando conoce el resultado de la elección, obligando al pontífice a reclamar ayuda al rey de Nápoles, Ladislao quien sofoca la rebelión obteniendo de Inocencio el compromiso de que en las negociaciones para acabar con el cisma, quedarían reconocidos sus derechos al reino napolitano que le disputaba Luis de Anjou.
Este hecho forzó a Margarita a nombrar a su primo, el traicionero Gilberto de Gravina, catapán de Apulia y de Campania y a enviarlo fuera de Sicilia, a la península italiana, para prepararse contra la invasión proveniente de las ambiciones territoriales del emperador gibelino Federico I Barbarroja.
El mismo año murió el emperador y Enrique de Brabante dio su apoyo a Otón IV de Brunswick, elegido rey de Romanos por la fracción güelfa frente al gibelino Felipe de Suabia, hermano de Enrique VI.
Al final en 1098, el papa Urbano II consiguió que los ciudadanos de Arles revocaran su decisión de rechazar a Gibelino. El 29 de marzo de 1102 preside, ya como arzobispo de Arles, la asamblea que ratifica el vínculo del monasterio de San Román de la Aguja a la Abadía de Psalmodia.
Del mismo modo, en 1105, el testamento de Raimundo IV de Tolosa ordena a sus herederos restablecer a Gibelino, Arzobispo de Arles, todo lo que le había sido usurpado en Arlés, Argence, Fourques, Albaron y Fos.
Por último, en 1106, el Arzobispo de Arles Gibelino dota a la Abadía de Montmajour de las iglesias de Notre-Dame y San Román, en el valle de Mouriès de un censo anual en septiembre.
A finales de 1107, Gibelino dejó Arles para ir a Palestina como Legado Papal de Pascual II. Fue enviado para resolver una disputa sobre el Patriarcado de Jerusalén, por entonces ocupado por Eremaro de Thérouanne, y decidió ocupar él mismo el puesto en 1108.