Ejemplos ?
Estimo que el Poder Legislativo, representado genuinamente en estos momentos por la Comisión Permanente...
Y si hay un valor moral verdaderamente puro en la vida de México, sobre todo en la segunda mitad de su vida independiente, es que cada vez que hay una tesis genuinamente patriótica el pueblo se unifica.
Con lengua, religión, cos- tumbres y hasta instituciones genuinamente españolas, con ur- dimbre que no es de nuestra propiedad exclusiva, mal po- demos aspirai á una originalidad absoluta.
Era, como fundador de »tres nacionalidades (la argentina, la chilena y la peruana), »por sus grandes planes de campaña continental, por sus com- binaciones estratégicas y por sus victorias, el primer capitán »del Nuevo Mundo. De todos los sud-americanos, hasta entonces » nacidos, era el más grande y el más genuinamente ameri- ♦cano.
En el aprovechamiento de nuestros recursos petroleros hemos dado muchos pasos adelante, sin género de duda. Durante la presente Administración pudo satisfacerse, con producción genuinamente nacional, la demanda cada día mayor.
Es por ello que a partir de este día, 11 de junio de 2012, y hasta el diciembre próximo, queremos que sea objeto del más amplio y desprejuiciado debate, para que se le agregue, suprima y corrija, para que se le complemente y enriquezca, para que el II Plan Socialista de de la Nación que habrá de regirnos durante el próximo período de Gobierno bolivariano y socialista sea obra genuinamente colectiva, como corresponde en tiempos de revolución.
la figura del bersolari, ese admirable bardo de la Euskalerría genuinamente popular, que con asombrosa agilidad de imaginación y habilidad en versificar riñe torneos de ingenio discurriendo por los temas más dispares Dignos discípulos del inmortal Iparraguirre, también voluntario de Carlos V, que con su voz arrebatadora, subyugaba auditorios de naciones extranjeras, cantando a la amacho maitia, al blanco querube de Euskalerría, a España, “lur hoberikan, ez da Europa Guziyan”, la tierra mejor cual no hay otra en Europa...”.8 Jesús Etayo escribe en El Pensamiento Navarro, 17 de mayo de 1921, el artículo “Ante el cuarto centenario de la herida de Iñigo de Loyola”.
Fuera del sistema Mazziniano que es el sistema de la república en forma de un Estado, no hay ningún otro sistema sino el de la república como una comuna, la república como una federación, una república genuinamente socialista y popular -el sistema del Anarquismo.
Pedimos a los países industrializados: que adopten, preferiblemente antes de que se celebre esa Conferencia, una política de acceso libre de derechos y cupos respecto de virtualmente todas las exportaciones de los países menos adelantados; que apliquen sin más demora el programa mejorado de alivio de la deuda de los países pobres muy endeudados y que convengan en cancelar todas las deudas bilaterales oficiales de esos países a cambio de que éstos demuestren su firme determinación de reducir la pobreza; y que concedan una asistencia para el desarrollo más generosa, especialmente a los países que se están esforzando genuinamente por destinar sus recursos a reducir la pobreza.
Lo que se ve ahora en México no es un PRI desgastado, sino lo que se ve es el fortalecimiento de un régimen genuinamente democrático...
Para cualquier país, y ciertamente para el nuestro, será mucho más fácil avanzar en los otros aspectos del desarrollo: el económico y el social, si tenemos genuinamente un sistema democrático.
Pero es una fantasía genuinamente filistea considerar que el capital que produce interés es la forma principal del capital y tratar de convertir una aplicación particular del crédito -una supuesta abolición del interés- en la base de la transformación de la sociedad.